fbpx
16.8 C
Mexico City
lunes, julio 22, 2024
- Anuncio -spot_img

La fiesta del Pacífico de Putin se acaba si Kim Jong Un es el invitado de honor

La idea de que el líder norcoreano Kim Jong Un pueda ser el invitado principal del Foro Económico Oriental que comienza el domingo en las afueras de Vladivostok señala el fracaso de los planes del presidente ruso Vladimir Putin para el desarrollo del Lejano Oriente ruso.
Hace diez años, Putin declaró que el desarrollo de las regiones orientales de Rusia sería una ‘prioridad nacional para todo el siglo XXI’. Su intención era aprovechar el desplazamiento del poder económico global hacia el Pacífico integrando el Lejano Oriente ruso con las economías asiáticas.


Este ‘giro hacia el Este’ se volvió aún más importante después de que la toma de Crimea por parte de Rusia en 2014 dejó a Moscú aislado de sus socios comerciales occidentales.
Desatendido durante mucho tiempo, el Lejano Oriente ruso sufre de falta de infraestructura clave y escasez de inversión. Al reconocer que no podía permitirse los miles de millones necesarios para transformar la región, los dirigentes rusos han dado prioridad a la atracción de inversión extranjera.
Es por eso que en 2015 se inauguró el Foro Económico Oriental (EEF). Este deslumbrante evento se lleva a cabo cada septiembre en la isla Russky, un antiguo puesto militar en el Mar de Japón. Los asistentes son bombardeados con presentaciones sobre los beneficios de invertir en las zonas económicas especiales del Lejano Oriente ruso. El evento culmina con una sesión plenaria en la que Putin sube al escenario junto a invitados de honor.
Durante un tiempo, la estrategia de Putin funcionó a las mil maravillas. Como primer ministro de Japón, el fallecido Shinzo Abe fue un entusiasta partidario del EEF y asistió todos los años entre 2016 y 2019. Abrazó la misión de Putin de desarrollar el Lejano Oriente ruso y dijo a los asistentes al foro en 2016: ‘Estoy firmemente convencido de que el brillo de Vladivostok iluminará incluso los confines más lejanos del Océano Pacífico’.
Abe acompañó su retórica con un plan de cooperación económica de ocho puntos, que incluía el objetivo de desarrollar industrias y bases exportadoras en el Lejano Oriente ruso. Se añadió a su gabinete un ministro de cooperación económica con Rusia.
Otros líderes extranjeros compartieron el entusiasmo de Abe. La entonces presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, asistió al EEF en 2016 y su sucesora, Moon Jae-in, estuvo allí en 2017.
Compitiendo con Abe en efusividad, Moon describió el Lejano Oriente ruso como ‘una plataforma para la cooperación dinámica que liderará la era de la Cuenca del Pacífico’. Trató de superar a Japón al anunciar un plan de ‘nueve puentes’ de cooperación.
El primer ministro indio, Narendra Modi, se unió al partido en 2019. Elogió a los dirigentes rusos por sus planes de desarrollo: ‘Al transformar una tierra helada en un macizo de flores, se ha preparado la base para un futuro dorado’. Ofreció mil millones de dólares en préstamos.
¡Qué diferencia hace una guerra!
Antes del foro de este año, los organizadores hicieron todo lo posible para fingir que nada había cambiado. Yury Trutnev, enviado de Putin al Distrito Federal del Lejano Oriente, ha afirmado que asistirán miles de delegados de decenas de países.
Sin embargo, los dirigentes rusos no pueden ocultar que, al invadir Ucrania, han torpedeado sus propios planes para el desarrollo del Lejano Oriente. Moscú ha recategorizado a Japón y Corea del Sur como ‘países hostiles’ en lugar de socios económicos. Los planes de cooperación han sido sustituidos por listas de sanciones.
India sigue dispuesta a importar energía rusa barata, pero no hay perspectivas de que haga grandes inversiones en un país desestabilizado por una ruinosa guerra de elección.
En ninguna parte el cambio es más evidente que en la lista de dignatarios extranjeros que visitan Vladivostok. En la EEF del año pasado, el líder extranjero más destacado fue Min Aung Hlaing, jefe de la junta militar de Myanmar.
Al hablar esta vez de la aparición de Kim Jong Un, la EEF ahora parece más una galería de delincuentes de los peores regímenes del mundo que el Davos de Asia Oriental que aspiraba a ser.
El homenaje a Kim es particularmente embarazoso. La Unión Soviética jugó un papel decisivo en la fundación del Estado norcoreano en 1948 y Josef Stalin seleccionó a Kim Il Sung, el abuelo de Kim Jong Un, como primer líder del régimen. Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética siguió siendo el principal patrocinador de Corea del Norte y le proporcionó materias primas a precios favorables.
Ahora Rusia se encuentra en la posición de suplicante. Los recursos del ejército ruso están tan agotados como resultado de la guerra en Ucrania que Putin se ve obligado a rogarle a Kim Jong Un proyectiles de artillería y misiles antitanques.
Esto todavía deja a China. A pesar de la guerra, el comercio entre Rusia y China alcanzó un volumen récord de 190 mil millones de dólares en 2022. Aumentó otro 39% en el primer trimestre de 2023 en comparación con el año anterior.
Sin embargo, incluso Beijing se ha enfriado con respecto al FEE. El presidente Xi Jinping asistió en 2018, pero ni él ni el primer ministro chino han regresado. En cambio, esta vez China estará representada en el foro por el viceprimer ministro Zhang Guoqing.
Al igual que en sus relaciones con los países en desarrollo, China ha decidido que, si bien da la bienvenida a las importaciones de materias primas del Lejano Oriente ruso, no ve ningún beneficio en ayudar a lograr la ambición del gobierno ruso de transformar la región en un centro para exportar productos procesados.
No había nada inevitable en este fracaso. Los primeros años del EEF demostraron un interés real de otros países asiáticos en el desarrollo del Lejano Oriente ruso. Sin embargo, en lugar de cumplir su promesa de hacer del desarrollo regional una prioridad nacional, Putin eligió el camino del aventurerismo a lo largo de las fronteras sudoccidentales de Rusia.
En lugar del brillante futuro alguna vez prometido, el Lejano Oriente ruso se ha quedado con una economía estancada, una población en declive y la amistad de tiranos extranjeros.

Fuente: https://asia.nikkei.com/Opinion/Putin-s-Pacific-party-is-over-if-Kim-Jong-Un-is-guest-of-honor

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,720SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles