fbpx
18.9 C
Mexico City
lunes, julio 15, 2024
- Anuncio -spot_img

La guerra en Ucrania es una poderosa razón para ampliar (y mejorar) la UE.

Nueve nuevos países, entre ellos Ucrania, compiten por unirse

Tel horror de dos guerras mundiales impulsó a Francia, Alemania Occidental y otros a unirse y crear lo que hoy es la Unión Europea. Setenta años después, la guerra ha regresado al continente. De entre los escombros de Ucrania está surgiendo de nuevo algo parecido al sentimiento que impulsó a los padres fundadores de la ue . Ahora se habla de admitir hasta nueve nuevos miembros, incluida Ucrania. Unirse al club de democracias pacíficas y prósperas más exitoso del mundo colocaría a ese país devastado por la guerra (y a sus compañeros aspirantes a miembros en los Balcanes Occidentales, Georgia y Moldavia) por un camino nuevo y prometedor.

Para la propia ue también sería nada menos que histórico, ya que completaría una gran unión continental y marcaría el final de un proceso que comenzó con la victoria sobre los nazis. Salvo uno o dos futuros solicitantes (quizás algún día incluya a Gran Bretaña), la forma de la ue estaría en términos generales definida. Pero la forma en que funciona la ue tendría que cambiar .

Ampliar la ue de 27 a, digamos, 36 será complicado. Pero después de un largo tiempo en el que la idea de la ampliación estuvo latente (Croacia, el recién llegado más reciente, se unió hace una década), vuelve a estar en la agenda. Líderes de todo el continente, incluidos los aspirantes a nuevos miembros, se reunirán en la ciudad española de Granada el 5 de octubre. Al día siguiente, quienes ya están en el club expondrán qué reformas serán necesarias para mantener el espectáculo funcionando con más (y más diversos) miembros. Seguirá un arduo proceso. Tanto los solicitantes como la máquina de la ue tendrán que cambiar. La fecha discutida de 2030 para completar la ampliación es optimista, pero vale la pena esforzarse por alcanzarla.

Los líderes que estén considerando la configuración futura de la unión deberían recordar que la ampliación ha sido su política más exitosa. Los grandes proyectos como el euro, el mercado único y la regulación de los gigantes tecnológicos son importantes, pero gran parte de su valor proviene del hecho de que su alcance se extiende más allá de Francia y Alemania, hasta Finlandia, Grecia, Eslovaquia y España. Imagínense cuánto menos fuerza habría tenido la ue para ayudar a ucrania si no hubiera abrazado ya a cuatro países que bordean la zona de guerra. Una mayor ampliación podría aumentar el peso geopolítico de Europa, como parece reconocer ahora el presidente de Francia, Emmanuel Macron, alguna vez un escéptico de la expansión.

La ue ya no puede permitirse el lujo de seguir a los nueve posibles miembros dejando que sus solicitudes se prolonguen sin una esperanza realista de que se unan. Dejar a los vecinos europeos en una zona gris abre la puerta a aquellos que desestabilizarían el continente, empezando por Vladimir Putin de Rusia. Esta dinámica malsana ha alimentado la política cínica y a veces disfuncional de los seis países de los Balcanes Occidentales y de los otros tres candidatos. Ninguno de ellos será fácil de integrar. Georgia, Moldavia y Ucrania tienen tropas rusas ocupando porciones de su territorio (al igual que Alemania hasta 1990). Todos los países que actualmente presentan ofertas para unirse son considerados sólo “parcialmente libres” por Freedom House, un grupo de expertos estadounidense. (Turquía, aunque técnicamente todavía es un candidato, está muy lejos de estar lista, por desgracia).

Al embarcarse en esta misión, la ue debería asumir tres compromisos firmes. El primero es un mensaje de esperanza para los solicitantes: siempre que emprendan las reformas necesarias para ser miembros dignos, se les permitirá entrar. En 2003 se hizo una promesa similar a los Balcanes Occidentales, pero pronto se olvidó. Los solicitantes aún deben cumplir los mismos criterios que otros han cumplido para unirse a la ue , en particular defendiendo la democracia. Las condiciones para unirse al euro deberían ser estrictas. Pero a aquellos que hacen un esfuerzo de buena fe se les debe ofrecer más ayuda a medida que avanza su viaje. Algunos beneficios de la membresía podrían otorgarse gradualmente a medida que se arraiguen las reformas económicas, incluido el acceso al mercado único. Al mismo tiempo, debe quedar claro que el destino final es la ue completa.membresía, no un limbo en el exterior.

El segundo compromiso es que las propias reformas internas de la ue no deben retrasar la adhesión de aquellos que están dispuestos a unirse. Sí, la unión tiene que repensar su funcionamiento interno: una ue más grande no será mejor si queda paralizada. Una vez ampliado a 36, ​​sería una tontería permitir que el gobierno de un solo país vete la acción colectiva, como ocurre ahora con los asuntos exteriores y los impuestos. La política agrícola común, que devora un tercio del presupuesto del bloque, necesitará una reforma drástica y un adelgazamiento para detener el flujo de demasiados subsidios a los oligarcas ucranianos que dirigen granjas del tamaño de algunos países de la ue . Permitir la entrada de miembros más pobres alejará los fondos de desarrollo de algunos de sus beneficiarios actuales. Pero la ueno debe mantener la puerta cerrada mientras pone su propia casa en orden.

El último imperativo es aprender de las ampliaciones pasadas. La mayoría de los países que reforman para ingresar a la ue permanecen en el camino correcto y se vuelven más libres y prósperos. Pero un puñado de ellos han tomado un rumbo negativo: Hungría y Polonia han desafiado las normas de la ue que firmaron. Si el club quiere arriesgarse con los recién llegados con un historial inestable de gobierno, debe tener mecanismos para castigar el mal comportamiento. Un buen punto de partida sería facilitar la retención de fondos de la ue a regímenes dudosos. Con razón, esto ha comenzado a suceder.

Creciendo, creciendo, creciendo

La perspectiva de dar la bienvenida a un grupo de recién llegados es desalentadora. Pero Europa, después de pensar mucho, saltó a lo desconocido antes y lo hizo funcionar. Grecia, Portugal y España llegaron aproximadamente una década después de haber derrocado dictaduras desagradables y ahora prosperan como democracias vigorosas. Entre 2004 y 2007, el bloque acogió a una docena de nuevos miembros, la mayoría de los cuales habían estado bajo el yugo soviético. Eso casi duplicó el número de países de la ue y aumentó la población del club en un 27%, casi el doble de lo que se propone ahora. Lo que entonces parecía imposible se recuerda ahora como inevitable y vital.

Más que nada, si Europa quiere contar como una fuerza en el mundo, necesita demostrar que tiene la capacidad de actuar. Retrasar la ampliación porque es demasiado difícil de llevar a cabo debilitaría el continente y, por ende, la unión en su núcleo, sobre todo si a la agresión rusa de hoy le sigue el aislacionismo estadounidense mañana. Por terribles que sean las circunstancias de la guerra, han creado el impulso para una ue que es a la vez más grande y mejor. Europa debe encontrar una manera de construirlo.

Fuente: https://www.economist.com/leaders/2023/09/28/the-war-in-ukraine-is-a-powerful-reason-to-enlarge-and-improve-the-eu?utm_content=article-link-6&etear=nl_sunday_today_6&utm_campaign=r.the-economist-sunday-today&utm_medium=email.internal-newsletter.np&utm_source=salesforce-marketing-cloud&utm_term=10/1/2023&utm_id=1794628

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,630SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles