fbpx
20 C
Mexico City
sábado, mayo 25, 2024
- Anuncio -spot_img

La ola de gasto insostenible de Putin

Después de que Rusia invadió Ucrania en 2022, su economía parecía destinada a sufrir, ya que una coalición de aliados de Ucrania, liderada por Estados Unidos, impuso un programa sin precedentes de sanciones. Muchas figuras, incluida la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, y el enviado de sanciones de la UE, David O’Sullivan, predijeron que esto obligaría al presidente ruso Vladimir Putin a elegir entre la guerra y una economía tambaleante. Pero la economía de Rusia ha desafiado estas predicciones. Gracias al gasto récord del estado, la economía rusa crecerá más rápido que la economía global en 2023. Mientras se pronostica que esta última crecerá un tres por ciento según el FMI, se predice que la primera crecerá un 3.5 por ciento según el gobierno ruso. Cuando se conozcan las cifras exactas, es probable que el crecimiento económico de Rusia en 2023 resulte haber superado el tres por ciento, y Putin sin duda se jactará de esto en discursos previos a las elecciones presidenciales de esta primavera.

Sin embargo, en lugar de señalar una salud económica, estas cifras son sintomáticas de un sobrecalentamiento. Los problemas de la economía rusa, de hecho, son tales que Putin enfrenta un trilema imposible. Sus desafíos son triples: debe financiar su guerra en curso contra Ucrania, mantener los estándares de vida de su población y salvaguardar la estabilidad macroeconómica. Lograr los primeros dos objetivos requerirá un mayor gasto, lo que alimentará la inflación y evitará el logro del tercer objetivo. Los altos ingresos por petróleo y gas, la hábil gestión financiera de las autoridades rusas y el laxo cumplimiento de las restricciones occidentales han desempeñado un papel en el crecimiento económico de Rusia, pero ocultan desequilibrios crecientes en la economía.

Antes de las elecciones rusas, es poco probable que Putin mencione que más de un tercio del crecimiento de Rusia se debe a la guerra, con industrias relacionadas con la defensa floreciendo a tasas de crecimiento de dos dígitos. Las industrias civiles, que también están involucradas en la producción de productos para el frente, como calzado, ropa y medicamentos, quedan ligeramente rezagadas. El brillante panorama económico de Rusia en 2023 oculta compensaciones peligrosas realizadas en busca de ganancias a corto plazo. Incluso si el liderazgo financiero de Moscú tiene éxito en enfriar la economía para fines de 2024, los problemas importantes causados por la guerra son inevitables. Estos incluyen el descontento por la salud pública subfinanciada, la escasez creciente de herramientas y equipos debido al régimen de sanciones cada vez más estricto y las grandes dislocaciones causadas por la inversión masiva en la industria de defensa. Las generaciones futuras pagarán un alto precio por el estado actual de las cosas, aunque por ahora esto es lo último en la mente del Kremlin.

ARADOS CONVERTIDOS EN ESPADAS
La guerra ha cambiado notablemente la economía rusa. Moscú ha tenido que ajustar su política para financiar su conflicto armado contra Kiev, manteniendo su aparato militar y su fuerza policial e integrando los territorios que ha anexado a Ucrania. Estas prioridades han requerido importantes compromisos de gasto que colectivamente amenazan la estabilidad económica de Rusia. El Kremlin gastará el seis por ciento del PIB (más del ocho por ciento si se combina con el gasto en seguridad nacional) en la guerra en 2024. Esto es más que el 3,8 por ciento del PIB que Estados Unidos gastó durante la guerra de Irak, aunque se queda corto. de las prodigiosas sumas que la Unión Soviética asignó durante los años de estancamiento y su invasión de Afganistán (18 por ciento del PIB).

El gasto militar incluso ha eclipsado el gasto social (actualmente menos del cinco por ciento del PIB) por primera vez en la historia postsoviética de Rusia. Este giro hacia una economía militarizada amenaza las necesidades sociales y de desarrollo. Las cuatro regiones anexadas de Ucrania ya han recibido el equivalente a 18.000 millones de dólares, y en 2024 se espera que se transfieran casi 5.000 millones de dólares del presupuesto federal a los presupuestos regionales. Ninguna otra región de Rusia recibe este nivel de inversión, lo que sólo aumenta la desigualdad interregional. En lugar de restaurar viviendas en ruinas en Rusia, el Kremlin prefiere gastar dinero en la construcción de casas y carreteras en territorios anexados, para reemplazar las casas y carreteras que las tropas rusas destruyeron durante su brutal invasión.

La industria rusa se ha transformado y los sectores de defensa ahora eclipsan a las industrias civiles. Las empresas del sector de defensa están operando ahora a un ritmo frenético y, como consecuencia, es probable que cualquier aumento de la demanda obligue a subir los precios debido a la incapacidad del sector para aumentar la oferta. El sector militar está recibiendo una cantidad desproporcionadamente alta de gasto gubernamental y también está desviando mano de obra de la fuerza laboral civil, lo que lleva a una tasa de desempleo anormalmente baja del 2,9 por ciento. Antes de la guerra, la tasa de desempleo de Rusia normalmente se situaba entre el cuatro y el cinco por ciento. Los sectores militar y público emplean ahora a 850.000 personas más que a finales de 2022-23. La invasión de Ucrania también provocó que unos 500.000 rusos emigraran en 2022, lo que provocó escasez de especialistas calificados y trabajadores manuales.

Mientras tanto, los niveles de vida han aumentado en toda Rusia y el porcentaje de rusos que viven por debajo del umbral de pobreza ha caído al 9,8 por ciento, el más bajo desde 1992. Naturalmente, existen variaciones regionales y áreas que han enviado un número significativo de sus hombres a luchar. En Ucrania (incluidos el Krai de Altai, la República de Altai, Buriatia, Chechenia y Daguestán) se ha observado el crecimiento más rápido de los ingresos de los grupos de bajos ingresos. Se puede esperar que este relativo aumento de la prosperidad continúe a medida que Moscú desembolse fondos a las familias de los fallecidos y heridos.

En general, el Kremlin desea mantener una ilusión de normalidad e incluso de mayor prosperidad para sus ciudadanos. Las distorsiones en el mercado laboral han hecho subir los salarios en la industria militar, así como en la manufactura civil, debido a la necesidad de competir para atraer trabajadores de plantas militares bien remuneradas. Mientras tanto, Moscú está haciendo pagos elevados a soldados y personas movilizadas para luchar en Ucrania, lo que está impulsando el consumo. Al mismo tiempo, gracias a una oferta de crédito barato, el gobierno está otorgando hipotecas subsidiadas que, por el momento, protegen a las familias de la realidad económica.

LAS COSAS RARA VEZ SON LO QUE PARECE
La interacción entre el gasto militar, la escasez de mano de obra y el aumento de los salarios ha creado una ilusión de prosperidad que es poco probable que dure. Las opciones de Moscú para hacer frente a la creciente escasez de mano de obra son desagradables. Puede instituir una producción ininterrumpida, fomentar la contratación de mujeres y adolescentes en profesiones tradicionalmente dominadas por hombres, o tratar de encontrar más inmigrantes para cubrir el creciente número de vacantes. Pero estos cambios propuestos sólo empeorarían la situación.

Debido a la escasez de mano de obra, las empresas rusas ya se ven obligadas a pagar salarios más altos a los trabajadores que les quedan o a robar trabajadores para obtener más dinero de sus competidores u otros sectores. Los salarios aumentaron en 2023 más que el promedio nacional en las regiones de Nizhny Novgorod, Novosibirsk, Samara, Sverdlovsk y Tula, donde se concentra un gran número de empresas de defensa. Como consecuencia, la fuerza laboral en otras regiones y la industria manufacturera civil se han visto desplazadas por trabajadores que buscan salarios altos, exacerbando la escasez de mano de obra en la producción no militar y elevando los salarios y los costos.

La economía de guerra de Rusia también ha traído cambios en la composición de la clase media rusa, tradicionalmente compuesta por especialistas educados, empresarios y profesionales de TI. Sin embargo, cada vez más los rusos de clase media se están convirtiendo en soldados y agentes de policía y, por tanto, en dependientes del Estado. Este cambio se debe a la movilización bélica y la expansión de los organismos encargados de hacer cumplir la ley, en particular el Servicio Federal de Seguridad. Este cambio conlleva riesgos económicos, ya que obliga al gobierno a seguir realizando pagos costosos a estos grupos incluso cuando se enfrentan a desafíos presupuestarios. Estos pagos son una bomba de tiempo económica: los salarios altos son extremadamente difíciles de reducir, y hacerlo para el pilar principal del gobierno de Putin –el ejército y las fuerzas de seguridad– no es una opción.

Los aumentos de los salarios y los pagos estatales han estimulado el consumo ruso. En particular, las ventas minoristas crecieron un 10,5 por ciento en noviembre de 2023 a pesar de la inflación. La directiva de Putin de asegurar la disponibilidad de bienes de consumo ha llevado a mayores importaciones de estos bienes, desalentando la producción nacional. No puede aumentar la producción nacional sin provocar aumentos de precios o escasez. Esto sería peligroso: los rusos ya están sintiendo la presión y las quejas sobre los altos precios encabezan la lista de quejas ante las autoridades regionales y federales.

Fuente: https://www.foreignaffairs.com/russian-federation/putins-unsustainable-spending-spree?utm_medium=newsletters&utm_source=fatoday&utm_campaign=Putin%E2%80%99s%20Unsustainable%20Spending%20Spree&utm_content=20240108&utm_term=FA%20Today%20-%20112017

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,850SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles