fbpx
15.5 C
Mexico City
domingo, marzo 3, 2024
- Anuncio -spot_img

Militarización de ayuda humanitaria para ONU es una intervención difícil con Rusia y China.

Cómo evitar que China y Rusia manipulen el dinero de ayuda

Hoy, el Consejo de Seguridad de la ONU renovó una resolución que permite que se entregue ayuda humanitaria a millones de sirios sin el permiso del presidente sirio Bashar al-Assad. En las semanas previas a la votación, diplomáticos, trabajadores humanitarios y millones de sirios temían que Rusia utilizara su veto en el Consejo de Seguridad para bloquear la ayuda transfronteriza. Tenían buenas razones para estar preocupados. Moscú, uno de los partidarios más cercanos de Assad, ha argumentado durante mucho tiempo que la misión humanitaria viola la soberanía de Siria, y previamente ha vetado el uso de otros puntos de cruce para la entrega de ayuda a Siria. Esta vez se evita la crisis, al menos durante los próximos seis meses. Pero la incertidumbre sobre el destino de la resolución ha expuesto la dificultad de brindar ayuda humanitaria durante una era de competencia entre grandes potencias.

En los últimos años, Rusia y China se han mostrado más dispuestas a utilizar su fuerza diplomática y su poder de veto en el Consejo de Seguridad para permitir que los gobiernos priven a su propio pueblo de la ayuda humanitaria. Este verano, Rusia y China ayudaron a Etiopía a retrasar las reuniones del Consejo de Seguridad para discutir la declaración de hambruna en Tigray, según Mark Lowcock , ex subsecretario general de asuntos humanitarios y coordinador de ayuda de emergencia. La hambruna aún no se ha declarado oficialmente en el norte de Etiopía, aunque se estima que casi medio millón de niños están desnutridos en Tigray.

Para justificar la limitación o el bloqueo de la ayuda, China y Rusia argumentan que la soberanía es inviolable incluso cuando los regímenes opresores están realizando una guerra de asedio contra su propio pueblo. Por supuesto, la suya es una aplicación muy inconsistente del derecho internacional, especialmente dada la guerra de agresión de Rusia en Ucrania . Al politizar y armar la ayuda humanitaria, China y Rusia están expandiendo su influencia a expensas de la estabilidad internacional, las normas humanitarias y los derechos humanos.

Si los gobiernos opresivos pueden manipular la ayuda humanitaria para procesar sus propios conflictos internos, la comunidad internacional pierde una herramienta esencial para aliviar el sufrimiento y gestionar las crisis. Estados Unidos y sus aliados deben encontrar formas de minimizar el impacto de la competencia de las grandes potencias en las crisis humanitarias, en Siria y más allá. Una forma sería sacar algunos de los debates sobre la ayuda humanitaria fuera de un Consejo de Seguridad polarizado.

LA ÚLTIMA VIDA

La militarización de la ayuda humanitaria no es un fenómeno nuevo, pero sus resultados en Siria son particularmente agudos y trágicos. Después de que estallara una revolución en Siria en 2011, el régimen de Assad negó sistemáticamente la asistencia humanitaria a grandes sectores de su población, buscando forzar la rendición de las comunidades bajo el control de la oposición o eliminarlas por completo. En respuesta, el Consejo de Seguridad adoptó por unanimidad la Resolución 2165 en 2014. Esta resolución permitió a las agencias de la ONU financiar, entregar y coordinar ayuda a través de cuatro cruces fronterizos a áreas que las fuerzas de Assad no controlaban, sin el consentimiento del régimen . Como resultado, las agencias de ayuda llegaron a millones de personas que de otro modo no habrían recibido ayuda..

En los últimos años, sin embargo, Rusia , el aliado indispensable de Assad , ha utilizado su influencia en el Consejo de Seguridad para reducir el mandato de la resolución a un solo cruce entre Siria y Turquía. Incluso con estas restricciones, la ayuda de la ONU llega a 4,5 millones de personas atrapadas en el noroeste de Siria, en su mayoría sobrevivientes de los asedios de Assad y las campañas de bombardeos de Rusia. Aún así, los esfuerzos de Moscú han asegurado que la gran mayoría de la ayuda de la ONU se canalice a través de Damasco, lo que le da al régimen de Assad más control sobre la entrega de la ayuda. Este control ha permitido a Assadretener la ayuda de ciertas áreas y canalizarla a sus aliados. También le permite dar forma a la narrativa del conflicto mismo. Lo más infame es que el centro de la ONU en Damasco no reveló el asedio del gobierno sirio a la ciudad rebelde de Madaya hasta que imágenes impactantes de niños hambrientos circularon en los medios de comunicación en enero de 2016.

Moscú también ha utilizado la amenaza de su veto para obtener concesiones diplomáticas de otros miembros del Consejo de Seguridad, incluido Estados Unidos. El año pasado, amenazó con cerrar el cruce restante, Bab al-Hawa, para asegurar la aprobación del Consejo de Seguridad para las actividades de recuperación temprana en áreas controladas por el régimen y un mayor apoyo para las operaciones de ayuda entre líneas, donde la asistencia humanitaria se canaliza a través de Damasco a través del frentes en Siria controlada por la oposición. La entrega de ayuda cruzada le da al régimen de Assad más control sobre la ayuda que llega al noroeste de Siria. También tiende a estar mal coordinado y carece de los sólidos mecanismos de seguimiento que rigen la ayuda transfronteriza.

En julio pasado, después de un furioso debate en el Consejo de Seguridad, Rusia impuso su propio borrador de la extensión transfronteriza de la ONU, que dio a los grupos de ayuda solo seis meses para planificar cómo satisfacer las necesidades agudas de los sirios en el noroeste de Siria . Anteriormente, la resolución seguramente se extendería por 12 meses a la vez. Esto daría a los grupos de ayuda la capacidad de contratar trabajadores humanitarios, planificar programas y administrar hospitales, escuelas, instalaciones de agua y entregas de alimentos para atender a millones de personas que dependen de esa ayuda. Dado que la resolución expiraba el 10 de enero, el Consejo de Seguridad tuvo que votar una vez más si prorrogar el mandato de la ONU por otros seis meses .

El breve plazo de seis meses y la incertidumbre diplomática han impedido que los organismos de la ONU y las organizaciones no gubernamentales puedan planificar una respuesta humanitaria eficaz. Por ejemplo, no pueden contratar para puestos que pueden o no ser financiados. El impacto sobre el terreno ha sido tangible. El Foro de ONG del Noroeste de Siria informó el año pasado que se habían eliminado más de 8.500 empleos no gubernamentales en el noroeste de Siria y que se habían suspendido más de 400 actividades médicas, educativas, de protección y de instalaciones de agua y saneamiento. La conclusión es que la mera amenaza de un veto ruso ya ha atrofiado la respuesta humanitaria.

Para Rusia, ese es probablemente el punto. El régimen sirio y Rusia no pudieron retomar rápidamente el noroeste de Siria por la fuerza. Se enfrentarían a una insurgencia extendida y expandida , complicada por la presencia de tropas turcas . Pero al limitar la ayuda a la región mientras la bombardean esporádicamente, pueden contener a la oposición y debilitar a la población civil. Cortar la ayuda transfronteriza por completo apretaría aún más la soga. Millones de siriospagar un precio terrible. Muchos intentarían huir a Turquía u otros países vecinos, que en gran medida han cerrado sus puertas a los refugiados sirios. Los resultados podrían desestabilizar una región ya frágil, lo que provocaría un sufrimiento adicional por el cual los donantes estadounidenses y europeos pagarían la factura. Estados Unidos, Alemania y el Reino Unido ya han sido los donantes más generosos de ayuda humanitaria en todo el mundo durante la última década y tendrán dificultades para mantener esos niveles.

Peor aún, los efectos nocivos del deterioro de la situación humanitaria en Siria podrían extenderse fácilmente más allá de la región. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan , que se enfrenta a elecciones a finales de este año , probablemente respondería a una nueva ola de refugiados sirios impulsando el flujo hacia Europa. El último gran movimiento de refugiados y migrantes sirios , en 2015-16, afianzó las divisiones dentro de las sociedades europeas, elevó a los partidos de extrema derecha y desafió las concepciones europeas de los derechos humanos. Putin seguramente se regocijaría de ver a Europa enfrentar una situación así nuevamente .

¿SE NECESITA PERMISO?

Lo que Assad y Putin están tratando de hacer en Siria no es nuevo. En 2008, el gobierno militar de Myanmar, por temor a la interferencia externa de gobiernos extranjeros, prohibió la entrada al país de trabajadores humanitarios internacionales después de que el ciclón Nargis dejó casi 140.000 muertos y otros 2,4 millones en peligro. Hoy, la junta militar de Myanmar está impidiendo que la ayuda llegue a varias áreas de minorías étnicas, ya sea entregada internamente o por medios transfronterizos. En la región de Tigray de Etiopía, el gobierno federal, con la esperanza de aislar a las fuerzas de la oposición y debilitar a las poblaciones bajo control rebelde, impuso un bloqueo hace dos años a la ayuda y los servicios a millones de civiles. En los últimos dos años, Rusia y China han impedido que el Consejo de Seguridad apruebe resoluciones que denuncien la crisis humanitaria y exijan una acción humanitaria más fuerte tanto en Myanmar como en Etiopía.

Un gobierno opresor no debería poder decidir cuáles de sus ciudadanos reciben ayuda extranjera , sabiendo que Rusia y China lo protegerán en el Consejo de Seguridad. Estados Unidos y sus aliados deben encontrar formas de minimizar la tragedia humana que resulta cuando la competencia entre grandes potencias se desarrolla en las crisis humanitarias. En ciertos casos, eliminar al Consejo de Seguridad de la ecuación sería un primer paso importante.

Incluso antes de la aprobación de la Resolución 2165, varios juristas argumentaron que no se requiere una resolución del Consejo de Seguridad para legalizar la entrega de ayuda transfronteriza frente a la oposición de los gobiernos opresores. El argumento es esencialmente doble. En primer lugar, no existe una regla de derecho internacional que diga, de manera inequívoca, que es ilegal que las agencias humanitarias de la ONU crucen una frontera internacional hacia una parte de un país sobre el cual el gobierno nacional no tiene control territorial para brindar asistencia humanitaria imparcial en plena cooperación. con las autoridades locales y las comunidades locales.

En segundo lugar, la negativa del régimen de Assad a permitir la asistencia humanitaria a las poblaciones necesitadas durante el conflicto sugiere un patrón en el que son necesarias alternativas como la ayuda transfronteriza. La  Asamblea General de la ONU , el  Consejo de Seguridad y el coordinador de socorro de emergencia de la ONU han sugerido implícita o explícitamente que la negativa del gobierno sirio a dar su consentimiento a la asistencia humanitaria en partes de Siria no controladas por el gobierno es arbitraria .. Esto significa, entre otras cosas, que el gobierno sirio ha bloqueado la ayuda de una manera que viola las obligaciones de un estado bajo el derecho internacional. Por ejemplo, a los estados no se les permite matar de hambre a las poblaciones civiles. Tampoco pueden negar la ayuda a los civiles porque se considera que esos civiles apoyan a los enemigos del estado.

Más recientemente, la American Relief Coalition for Siria , un grupo de organizaciones humanitarias dirigidas por la diáspora siria , y los abogados internacionales de Guernica 37, una práctica legal británica que se enfoca en el derecho penal internacional y de derechos humanos, argumentaron que aunque la acción del Consejo de Seguridad dio una base más clara para la ayuda transfronteriza con la Resolución 2165, la situación actual en el terreno hace que la resolución sea solo una de varias justificaciones legales para que continúe dicha ayuda. En resumen, la denegación arbitraria de ayuda por parte del régimen durante todo el conflicto y las estáticas líneas de control en el país respaldan el argumento de que la asistencia humanitaria transfronteriza es legal.  

Nada de esto sugiere que el Consejo de Seguridad deba abstenerse de renovar la ayuda transfronteriza. Incluso una interrupción temporal de la ayuda podría ser catastrófica para la población del noroeste de Siria. La Oficina de Asuntos Jurídicos de la ONU todavía considera que la resolución es un requisito previo para que continúe esta asistencia humanitaria, y las agencias de la ONU claramente todavía se sienten obligadas por esta opinión legal interna. Aunque los otros miembros del Consejo de Seguridad deben continuar con sus esfuerzos diplomáticos para mantener viva la Resolución 2165, el dilema actual persistirá hasta que haya un debate vigoroso y transparente entre la Oficina de Asuntos Legales y numerosos expertos externos que no están de acuerdo con su análisis.

Otros organismos de la ONU tienen un papel importante que desempeñar en el caso de Siria. Como ha argumentado la académica Rebecca Barber , la Asamblea General y sus comités relevantes podrían aprobar una resolución que subraye el imperativo de continuar con la ayuda transfronteriza a la luz de las condiciones en el noroeste de Siria. Tal paso sería una importante demostración de voluntad política mundial y fortalecería el argumento legal de que la acción del Consejo de Seguridad no es necesaria.

En términos más generales, Estados Unidos y sus aliados deberían trabajar para consagrar el derecho a la asistencia humanitaria incluso si un gobierno soberano lo niega arbitrariamente. Esto podría hacerse por medio de una resolución de la Asamblea General o mediante una enmienda a la resolución de 1991 que esencialmente creó el actual sistema humanitario internacional. Dichas enmiendas podrían aclarar cómo y cuándo la ONU puede proporcionar asistencia a civiles en situaciones como las que existen hoy en Siria y Etiopía. Estados Unidos y otros campeones de la arquitectura humanitaria internacional deberían alentar a las naciones de ideas afines a generar apoyo multilateral para este tipo de enfoque.

Actuar ahora es fundamental. Es probable que China y Rusia estén aún más dispuestas a usar su influencia en nombre de los tiranos a medida que la competencia entre las grandes potencias se vuelve más feroz. Su militarización de la ayuda humanitaria es devastadora para millones de civiles y será costosa para Estados Unidos y sus socios. Sin embargo, con la cooperación diplomática y la persistencia, la crisis en Siria podría servir como una oportunidad para que la comunidad internacional aborde el problema de frente y, en el proceso, salve vidas en otras crisis humanitarias, tanto ahora como en el futuro.

Por: Natasha Hall y Hardin Lang

Fuente: https://www.foreignaffairs.com/world/weaponization-humanitarian-aid?utm_medium=newsletters&utm_source=fatoday&utm_campaign=The%20Myth%20of%20Neutrality&utm_content=20230712&utm_term=FA%20Today%20-%20112017

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,720SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles