fbpx
14 C
Mexico City
domingo, julio 14, 2024
- Anuncio -spot_img

Rublo (Ruso) se devalúa frente al dolar estadounidense

El Rublo Ruso ahora vale menos de un centavo solitario: el 14 de agosto se deslizó más allá del valor de 100 por dólar estadounidense. La moneda está en su punto más bajo desde las secuelas inmediatas de la invasión de Ucrania, y se ha convertido en una de las de peor desempeño del mundo este año, superada solo por pares siempre problemáticos como el peso argentino, el bolívar venezolano y la lira turca.


Al final del día, el Banco de Rusia había anunciado que celebraría una reunión de emergencia el 15 de agosto. Se espera que los funcionarios aumenten las tasas de interés. Fue la primera vez que los políticos tuvieron que luchar desde las primeras etapas de la invasión. ¿Por qué se ha derrumbado la moneda y qué significa para la capacidad de Vladimir Putin para hacer la guerra?

A menudo, los colapsos de las divisas son provocados por inversionistas internacionales nerviosos o por la huida del capital nacional. Sin embargo, la cotización del rublo, especialmente frente al dólar, sigue siendo escasa. Las sanciones y los controles de capital han dejado a Rusia aislada del sistema financiero internacional. Por lo tanto, en lugar de reflejar las opiniones agregadas de miles de especuladores, el comportamiento del rublo refleja el modelo económico de libro de texto, actuando como un barómetro del flujo relativo de exportaciones fuera del país (que generan divisas), frente a las importaciones (que deben ser pagado con estas ganancias).


Desde que el grupo g 7 de grandes países ricos impuso un tope de 60 dólares al precio del petróleo ruso en diciembre, el valor de las exportaciones se ha desplomado. Las ganancias de Rusia fueron un 15% más bajas en términos de dólares de enero a julio que durante el mismo período del año pasado, un hecho que solo se explica en parte por un precio mundial del petróleo más bajo. Las importaciones han aumentado a medida que el gobierno prosigue su guerra y compra los bienes para hacerlo. En los primeros siete meses del año, el superávit de cuenta corriente de Rusia, una medida de cuántas más divisas recibe el país de las que gasta, cayó un 86%, a 25.000 millones de dólares.


Por un lado, esto sugiere que el tope del precio del petróleo está teniendo un impacto. Los intentos de eludir la política, a través de sibilancias que implican el costo del envío o la transferencia de cargamentos en ‘flotas oscuras’, no compensan el verse obligado a vender algo de petróleo con descuento. Sin embargo, por otro lado, sugiere que Rusia está encontrando formas de continuar importando bienes. Las exportaciones alemanas a los vecinos más amistosos de Rusia, por ejemplo, se han disparado sospechosamente.


Una moneda barata eleva el valor en rublos de los ingresos petroleros del gobierno, pero también eleva el costo de las importaciones. En junio, Andrei Belousov, viceprimer ministro de Rusia, dijo que el valor en ese momento de 80-90 rublos por dólar era lo mejor para el presupuesto del país, los exportadores y los importadores. Cuando el rublo era mucho más fuerte el año pasado, gracias a los ingresos del petróleo, el gobierno ruso estaba feliz de promocionarlo como evidencia de que las sanciones occidentales estaban fallando. Esa confianza ahora ha sido reemplazada por la preocupación. El 14 de agosto, Maxim Oreshkin, asesor de Putin, escribió una columna en la que destacaba la importancia de un rublo fuerte y culpaba al banco central de la caída de la moneda.


No está claro que el Banco de Rusia pueda hacer mucho a corto plazo. El aislamiento del país significa que es poco probable que las tasas de interés más altas tienten al “dinero especulativo” (fondos especulativos que buscan rendimientos a corto plazo). En cambio, la atención se centrará en la capital rusa que ahora corre el riesgo de huir. El fortalecimiento de los controles de capital, introducido en 2022 y debilitado un poco este año, podría detener el flujo, pero tomaría tiempo para tener un impacto.


La intervención directa en los mercados de divisas es otra opción. El banco central ya ha reducido las compras de moneda extranjera. Bajo una regla presupuestaria, Rusia solía comprar otras monedas a cambio de rublos si tenía un superávit de ingresos por petróleo y gas, para acumular reservas. El 9 de agosto se abandonó esta regla. Según cifras oficiales, el país tenía reservas de divisas por valor de 587.000 millones de dólares a principios de agosto, lo que sugiere que el banco central tiene el poder de fuego para apuntalar el valor del rublo si así lo desea. El problema es que unos 300.000 millones de dólares de estas reservas están congelados por Occidente.


Eso deja al gobierno con una opción. Podría recortar el gasto, incluso en sus fuerzas armadas, para reducir las importaciones. Alternativamente, y con toda probabilidad, la economía civil soportará el dolor. El aumento de la inflación y las tasas de interés más altas debilitarán el poder adquisitivo de los rusos comunes y corrientes, obligándolos a comprar menos productos extranjeros. Por lo tanto, el destino de la economía de Rusia no será decidido por los juicios de los financieros internacionales, sino por la profundidad de la agresión de Putin. Es una situación mucho más infeliz en la que estar atrapado.

Fuente: https://www.economist.com/finance-and-economics/2023/08/14/russia-will-struggle-to-cope-with-a-sinking-rouble?utm_content=article-link-1&etear=nl_today_1&utm_campaign=r.the-economist-today&utm_medium=email.internal-newsletter.np&utm_source=salesforce-marketing-cloud&utm_term=8/14/2023&utm_id=1724095

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,610SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles