fbpx
20 C
Mexico City
sábado, mayo 18, 2024
- Anuncio -spot_img

Vivir hasta los 120 años se está convirtiendo en una perspectiva imaginable

¿Quieres vivir más? Durante siglos, el intento de detener el envejecimiento fue dominio exclusivo de charlatanes que pregonaban los beneficios del mercurio y el arsénico, o de una variedad de hierbas y píldoras, a menudo con efectos desastrosos. Sin embargo, después de años de comienzos en falso, la idea de un auténtico elixir de longevidad está tomando vuelo. Detrás de esto hay un círculo de científicos fascinados y ambiciosos y de multimillonarios entusiastas e interesados. Cada vez más, se les suma gente corriente que ha llegado a pensar que el comportamiento correcto y las drogas podrían añadir años, tal vez décadas, a sus vidas.


Vivir hasta los 100 años hoy en día no es algo inaudito, pero sigue siendo raro. En Estados Unidos y Gran Bretaña, los centenarios representan alrededor del 0,03% de la población. Si los últimos esfuerzos para prolongar la vida alcanzan su potencial, vivir hasta cumplir 100 años podría convertirse en la norma; llegar a 120 podría convertirse en una aspiración perfectamente razonable.


Lo que es aún más emocionante es que esos años adicionales serían saludables. Los avances que se han logrado en la ampliación de la esperanza de vida hasta ahora se han logrado contrarrestando las causas de muerte, especialmente las enfermedades infecciosas. El proceso de envejecimiento en sí, con los males que lo acompañan, como la demencia, aún no se ha frenado. Esta vez esa es la intención.


La idea, como exponemos en nuestro Technology Quarterly, es manipular procesos biológicos asociados con el envejecimiento que, cuando se amortiguan en animales de laboratorio, parecen prolongar sus vidas. Algunas de ellas nos resultan familiares, como restringir severamente la cantidad de calorías que consume un animal como parte de una dieta que por lo demás sería equilibrada. Vivir una vida tan restringida en calorías es demasiado pedirle a la mayoría de las personas; pero los fármacos que afectan las vías biológicas relevantes parecen producir resultados similares. Uno es la metformina, que ha sido aprobada para su uso contra la diabetes tipo 2; otro es la rapamicina, un inmunosupresor utilizado en trasplantes de órganos. Los primeros en adoptarlos están empezando a sacar estos medicamentos “fuera de etiqueta”, por su cuenta o firmando lo que equivale a contratos de servicios con una nueva clase de empresas de longevidad.


Otro camino es desarrollar fármacos que maten las células ‘senescentes’ para las que el cuerpo ya no tiene uso. Los medios naturales para eliminar estas células, al igual que otros mecanismos de reparación, se debilitan con la edad. Echarles una mano no es sólo cuestión de ordenar. Las células senescentes causan todo tipo de disfunciones en sus vecinas sanas.

Los fármacos ‘senolíticos’ que se dirigen a ellas plantean riesgos evidentes: es difícil eliminar un tipo de célula sin causar molestias a otras. Pero la promesa es clara.


Para los verdaderos creyentes eso es sólo el comienzo. Grupos de investigadores académicos y comerciales están estudiando cómo rejuvenecer células y tejidos cambiando los marcadores ‘epigenéticos’ de los cromosomas, que indican a las células qué genes deben activar. Estos marcadores se acumulan con la edad; Si las quitamos, podríamos producir las células de un cuerpo de 20 años dentro de uno que en realidad tiene 65. Imitar la restricción calórica y eliminar las células senescentes retrasaría el envejecimiento. Los impulsores afirman que el rejuvenecimiento epigenético podría detenerlo o revertirlo.

Un motivo de preocupación es el cerebro de las personas. Reducir el envejecimiento corporal no cambiará el hecho de que el cerebro tiene una capacidad finita y presumiblemente está adaptado por selección natural a la esperanza de vida convencional.

Esto es bastante independiente de las preocupaciones sobre la demencia, que es causada por enfermedades específicas. Por lo tanto, la sociedad tendrá que encontrar formas de adaptarse al envejecimiento normal del cerebro: los centenarios pueden, por ejemplo, encontrarse cada vez más ocupados haciendo a sus asistentes diarios preguntas cuyas antes habrían recordado la respuesta.

Una preocupación aún mayor es que ninguna de estas ideas ha sido probada formalmente todavía en personas. Esto se debe en parte a que las agencias de aprobación de medicamentos aún no reconocen la vejez como una condición tratable, lo que dificulta el registro de ensayos. Por su propia naturaleza, estos ensayos deben seguir a miles de personas durante muchos años, lo que aumenta su costo y complejidad. La falta de pruebas también se debe en parte a que muchas de las propuestas iniciales utilizan moléculas sin patente que son de poco interés para las compañías farmacéuticas. Sin embargo, actualmente se están realizando algunos ensayos. El ensayo Targeting Aging with Metformin (domesticado) seguirá a 3.000 estadounidenses de entre 60 y 70 años para ver si el fármaco realmente ayuda a la supervivencia en general. Estos estudios llevarán necesariamente tiempo. Pero se necesitan más y los gobiernos deberían ayudar a lograrlas.


Cualquier avance que haga que las personas vivan sanamente por más tiempo y aprovechen al máximo lo que el mundo tiene para ofrecer es motivo de alegría. Algunas personas, al observar el interés de los multimillonarios en las nuevas empresas que promueven la longevidad, temen que los beneficios sean capturados principalmente por los ricos, lo que llevará a una clase de Übermenschen longevos que se enseñorean de la gente común y corriente de corta vida. Pero las tecnologías tienen un historial de difusión y abaratamiento a medida que lo hacen. Es difícil imaginar un privilegio que tenga más probabilidades de provocar una rebelión que una clase dominante que acapara tratamientos de edad para escapar del gran nivelador.


El hecho de que muchas personas vivan mucho más tiempo tendría amplias ramificaciones.

Lo más obvio es que la vida laboral se prolongará, como ya lo han hecho a medida que se han alargado las expectativas de vida, y posiblemente incluso más para las mujeres, que perderán menos parte de sus carreras por tener hijos, lo que tal vez reducirá la desigualdad en el lugar de trabajo. Con el tiempo podrían producirse cambios más profundos. Las personas que viven más tiempo pueden preocuparse más por amenazas que están más lejanas, como el estado del mundo en 2100. La longevidad permite la acumulación paciente de capital, un factor en el surgimiento de una clase media. Y las épocas en que el poder político lo ejercen principalmente hombres jóvenes, como en la Edad Media en Europa, tienden a ser más violentas que cuando prevalecen las cabezas mayores y más frías. Las familias abarcarán aún más generaciones y, presumiblemente, redes más grandes de ex, medios hermanos y primos cuartos. ¿Eso los atomizará o los unirá? ¿Un exceso de centenarios marginará a los jóvenes, creará un culto a la juventud, o ambas cosas?

Fuente: https://www.economist.com/leaders/2023/09/28/living-to-120-is-becoming-an-imaginable-prospect?utm_content=ed-picks-article-link-3&etear=nl_special_3&utm_campaign=r.coronavirus-special-edition&utm_medium=email.internal-newsletter.np&utm_source=salesforce-marketing-cloud&utm_term=2/10/2024&utm_id=1852395

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles