fbpx
25.7 C
Mexico City
viernes, mayo 17, 2024
- Anuncio -spot_img

Es oficial: el Reino Unido es la segunda nación más miserable del mundo

Bueno, siempre hay alguien más en peor situación, ¿verdad? Aquí estamos mirando a Uzbekistán, el único país que ocupa un lugar inferior al del Reino Unido en un índice global de bienestar mental. Sí, somos más miserables que Moldavia. Más azul que Bielorrusia. Al parecer, incluso Yemen y Ucrania están de mejor humor. Los problemas del primer mundo se han vuelto reales.

Medir el bienestar mental es una tarea complicada. Pero la organización estadounidense sin fines de lucro Sapien Labs ha probado su informe sobre el estado mental del mundo, cuya última edición acaba de publicarse. Utilizando datos de 500.000 encuestados en 71 países, mide cómo el ‘estado interior de las personas afecta su capacidad para funcionar dentro de su contexto de vida’. En otras palabras, bienestar mental en relación con el entorno.

Los resultados sugieren que, a pesar de vivir un desastre humanitario en curso, los yemeníes están funcionando mejor en términos relativos no sólo que los británicos, sino también que los australianos y los irlandeses.

Bien. Perdónanos por no mudarnos al centro de Saná todavía. Las naciones occidentales ricas obtuvieron malos resultados en general, y los investigadores señalaron: ‘Una mayor riqueza y un mayor desarrollo económico no conducen necesariamente a un mayor bienestar mental’.

¿De verdad las cosas son tan malas en Blighty? ¿Nuestro rígido labio superior realmente tiembla? El Informe Mundial sobre la Felicidad, igualmente dudoso pero un poco más confuso, no lo cree así. Ubica al Reino Unido en el puesto 19 en su índice de naciones más alegres, entre la República Checa y Lituania. Aún así, se necesitaría un patriotismo de nivel armamentístico para inspeccionar nuestra tierra y concluir que todo está bien. La Oficina de Estadísticas Nacionales registró una disminución general del bienestar personal en todo el Reino Unido en 2023. Mientras tanto, la organización benéfica Mind advierte sobre una crisis de salud mental en desarrollo, particularmente entre hombres y jóvenes.

No es de extrañar, entonces, que los retiros de bienestar estén en auge. Fui a uno el año pasado en Cornwall, dirigido por el ex profesional de rugby Anthony Mullally. Mullally no es el gurú del bienestar arquetípico. No bebe col rizada ni te abraza por mucho tiempo. De hecho, mide 6 pies 5 pulgadas, tiene un acento Scouse, bíceps abultados, cabello largo color jengibre y la apariencia de un hombre cuyos antepasados ​​llegaron a Inglaterra en una lancha.

Sus retiros tienen como objetivo equipar al tipo de hombres que desconfían congénitamente de la col rizada con las técnicas que necesitan para ‘mantenerse firmes en un mundo caótico’. Debo decir que me ha mantenido más tranquilo.

Pero abundan las tensiones. El dinero es escaso. El sistema de salud está chirriando. El mar está lleno de caca. Nuestros centros urbanos hogarthianos, con sus tiendas tapiadas y personas que duermen en la calle, son una señal más de una nación en dificultades.

“Tenemos que encontrar una nueva identidad”, me dijo recientemente un residente de Ilkeston en la deprimida ciudad de Derbyshire. Alguna vez fue una sala de máquinas de la Revolución Industrial, pero ahora es más conocido por su cajero automático, actualmente la atracción mejor valorada en TripAdvisor. “Típico del humor de Ilkeston”, me dijo otro lugareño. Supongo que es tranquilizador que el sentimiento de picardía de Gran Bretaña siga cojeando.

¿Dónde, podrías preguntarte, salió mal? Elige a tu villano. COVID-19. Putin. Brexit. Los wokerati. Austeridad. Bojo. Ulez. El primer ministro de la lechuga. La coalición anticrecimiento. Blair. La Internet. Mmm. La Internet.

Sumándose a un creciente conjunto de evidencia, Sapien Labs identifica un vínculo (no solo en el Reino Unido, sino a nivel mundial) entre el pobre bienestar mental y la omnipresencia de los teléfonos inteligentes y las comunicaciones en línea. El hecho de que se observe que los jóvenes han sufrido la mayor caída en el bienestar mental parece darle peso a su argumento. Lo mismo ocurre con el hecho de que los países con menor tecnología, como Sri Lanka y Tanzania, se encuentran entre los que registran mejores puntuaciones en bienestar. Los lazos familiares más fuertes en esas naciones también estaban relacionados con una mejor salud mental.

Entonces, Internet tiene mucho de qué responder. Por supuesto, ha facilitado el fenómeno del trabajo a domicilio que silenció nuestras ciudades después de Covid. Envió citas y ventas minoristas en línea, avivó las guerras culturales y nos distrajo, según muestran las investigaciones, de tener relaciones sexuales. No es de extrañar que estemos tristes. ¿Nos ha robado también una banda sonora para estos tiempos tan raros? A principios de los moribundos años noventa, hubo al menos un movimiento musical para levantar a la nación. Pocas posibilidades de un Britpop 2.0 unificador en la era del streaming, con sus audiencias fragmentadas y volubles. No es de extrañar que estemos en medio de la nostalgia de los años 90: cuando los salmonetes regresan, sabes que estás en problemas.

‘Ahora todo está en línea, las tiendas han cerrado’. Es un lamento que he escuchado repetidamente en mis viajes por el país para este periódico. Nuestro sentido de pertenencia, al parecer, ha desaparecido. Estamos a la deriva en el éter digital. Perdidos y solitarios en nuestras pantallas. Acosado por malas noticias.

Quizás esa sea una narrativa demasiado conveniente. Al igual que el informe sobre el estado mental del mundo, sólo cuenta una parte de la historia. Otra narrativa es la de comunidades resilientes en todo el Reino Unido que, como Ilkeston, han dado un paso al frente para iniciar periódicos donde los suyos habían cerrado, cultivar alimentos en espacios comunitarios e incluso apoderarse de oficinas de correos.

También se han unido para salvar nuestros preciados pubs, poniendo estos centros comunitarios en manos de las personas que los utilizan. El Reino Unido ha perdido el seis por ciento de sus pubs en los últimos seis años –razón suficiente para estar triste– según la Asociación Británica de Cervezas y Pubs. En ese mismo período, el número de pubs de propiedad comunitaria se disparó un 63 por ciento. Mi local, Ivy House en Nunhead, un eje de nuestro vecindario, fue el primero en Londres, pero no el último. Incluso el pueblo más remoto de Gran Bretaña, Inverie, ha excavado lo suficientemente profundo como para salvar a su local, The Old Forge, al que sólo se puede llegar caminando 17 millas o tomando un ferry.

Puntos brillantes en medio de la oscuridad. Entonces, ¿qué sigue para los asediados británicos? ¿Una misión de investigación a la República Dominicana? Encabezó el índice de bienestar mental, quizás tenga pistas. Alternativamente, como sugirió sabiamente un residente de Ilkeston, ¿qué tal si convocamos ese tan cacareado espíritu nuestro de Dunkerque y tomamos medidas positivas? ‘Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad’. Que alguien pase las cerillas.

Fuente: https://www.telegraph.co.uk/travel/destinations/europe/united-kingdom/mental-wellness-index-uk-miserable-nation/?WT.mc_id=e_DM290642&WT.tsrc=email&etype=Edi_USD_New&utmsource=email&utm_medium=Edi_USD_New20240309&utm_campaign=DM290642

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles