fbpx
15.5 C
Mexico City
martes, marzo 5, 2024
- Anuncio -spot_img

España asume presidencia de Consejo Europeo en medio de crisis política interna

En una era de reequilibrio geopolítico, Europa necesita una postura más cohesionada en los foros internacionales, junto con asociaciones estratégicas más sólidas, para mejorar su influencia global. España puede contribuir a estos objetivos cuando asuma la presidencia del Consejo de la UE el próximo mes, si la política interna no se interpone en el camino.

MADRID – Apenas unas horas después de que el gobernante Partido Socialista de España sufriera importantes reveses en las elecciones regionales y locales, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció que las elecciones parlamentarias, previstas para finales de año, se celebrarán antes, el 23 de julio. la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea el 1 de julio, el momento está lejos de ser ideal.

Un país que ocupa la presidencia del Consejo de la UE tiene seis meses para presidir reuniones, coordinar el trabajo de políticas y garantizar la continuidad, en resumen, para avanzar en la agenda del bloque. Pero la rotación de la presidencia se establece con años de anticipación y surgen eventos intermedios. En consecuencia, la presidencia ha sido ocupada por gobiernos débiles y algunos, por ejemplo, el presidente francés Emmanuel Macron, la utilizan como parte de una campaña electoral nacional. Pero lo extraordinario es convocar elecciones anticipadas un mes antes de asumir el timón del Consejo.
Tampoco será fácil después del turno de España. Hungría está programada para asumir el control en la segunda mitad de 2024, pero el Parlamento Europeo ya está cuestionando la capacidad del país para “cumplir esta tarea de manera creíble” en vista de su “falta de cumplimiento de la ley y los valores de la UE”. Esta es la última manifestación de una división cada vez más profunda entre las democracias liberales de la UE y sus democracias iliberales, en particular Hungría y Polonia (que está previsto que asuma la presidencia del Consejo de la UE en 2025).

Por ahora, sin embargo, son los alborotos políticos en España los que amenazan la agenda del Consejo. Y han llegado en un momento en que la UE está azotada por crisis y una guerra ruge en su patio trasero. Si bien logró mantener las luces encendidas y mantenerse caliente el invierno pasado, la cuestión de la seguridad energética tras el corte abrupto de los hidrocarburos rusos sigue sin resolverse.

Mientras tanto, el mercado único, el corazón palpitante de la UE, muestra signos de tensión a medida que se intensifican los desequilibrios internos. La reciente relajación de las reglas de ayuda estatal, una respuesta a los subsidios incluidos en la Ley de Reducción de la Inflación de Estados Unidos, distorsiona aún más el campo de juego. En este contexto, una presidencia del Consejo desenfocada o improvisada es lo último que necesita Europa.

Aumentando aún más las apuestas, la presidencia de España cubre los últimos seis meses antes de que el Parlamento Europeo entre en modo electoral, un período crucial para atar cabos sueltos y lograr avances en temas vitales. En un momento de profunda incertidumbre política, aprovechar al máximo esta presidencia de “fin de mandato” será prácticamente imposible. El hecho de que hasta ahora Sánchez haya permanecido mayormente en silencio sobre las prioridades de su gobierno para su presidencia, una ruptura notable con las convenciones, refuerza esta evaluación.

Lo que se sabe hasta ahora es que España se centrará en la inteligencia artificial, el refuerzo de la ciberseguridad europea y la transformación digital. Sin embargo, más allá de estos temas, debe otorgar una alta prioridad al avance de la transición hacia la energía limpia, la mejora de la base industrial de la UE y el establecimiento de un “núcleo de poder” a nivel de la UE que sea capaz de promover los intereses a largo plazo del bloque y reforzar su papel como actor estratégico.

La UE ha operado durante mucho tiempo más como un organismo intergubernamental que federal, con los gobiernos miembros, especialmente los más fuertes, dominando la toma de decisiones. Como resultado, no ha logrado establecer una posición unificada en varias áreas clave, particularmente en política exterior, seguridad y defensa.

Se ha hablado mucho sobre el fortalecimiento de las capacidades de defensa comunes de Europa y el logro de la “autonomía estratégica”. Y muchos han pedido alejarse de la unanimidad en política exterior, para mejorar la flexibilidad y decisión de la UE. Pero, más allá del Fondo Europeo para la Paz y las iniciativas de adquisiciones conjuntas, se han tomado pocas medidas concretas.

Si la UE va a ayudar a determinar la dirección de la gobernanza global, debe hacerse un lugar en un orden mundial cambiante. Esto requerirá una acción mucho más concertada, incluida la profundización del compromiso con el Sur Global, sobre todo con América Latina, una región que la UE ha relegado durante mucho tiempo al margen de su política exterior. Junto con África, América Latina es una “región oscilante” que puede inclinar la balanza global hacia el tipo de orden basado en reglas que quiere la UE, o hacia algo completamente distinto.

Esto no pasa desapercibido para los líderes de la UE. En un documento confidencial enviado a los ministros de Relaciones Exteriores el año pasado, el jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, pidió un “salto cualitativo en las relaciones” con América Latina y el Caribe dentro de 18 meses.

Pero lograr ese objetivo requerirá un liderazgo firme, sobre todo porque la región presenta desafíos políticos obvios. América Latina parece haber sido barrida, una vez más, por una “marea rosa”, con gobiernos de izquierda en el poder en 12 países, y la insatisfacción política es generalizada: una receta para la agitación. Mientras tanto, China ha ampliado su influencia en la región, convirtiéndose en el segundo socio comercial más grande de América Latina.

Hay políticas concretas que la UE puede seguir ahora que contrarrestarían la influencia de China y colocarían a Europa en una posición estratégica más sólida en América Latina y más allá. Por ejemplo, la UE debería trabajar para finalizar acuerdos de libre comercio pendientes desde hace mucho tiempo. Cuando los obstáculos para la implementación total son insuperables, los acuerdos pueden dividirse en partes, de modo que puedan ratificarse disposiciones menos polémicas. El Acuerdo Interino de Libre Comercio del año pasado entre la UE y Chile demuestra que esto es posible.

Europa también debe aprovechar al máximo su próxima cumbre con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, que ofrece una importante oportunidad para fortalecer las relaciones. España, que desempeñó un papel clave en los primeros esfuerzos de la UE para forjar una política latinoamericana, debería ayudar a liderar el camino.

Una postura más cohesionada en los foros internacionales, junto con asociaciones estratégicas más sólidas, mejoraría la influencia de Europa en esta era de reequilibrio mundial. España podría hacer una contribución tangible a estos objetivos cuando asuma la presidencia del Consejo de la UE el próximo mes, pero solo si Sánchez puede evitar que la política interna se interponga en el camino.

FUENTE: https://www.project-syndicate.org/commentary/spain-snap-elections-council-of-eu-presidency-by-ana-palacio-2023-06?utm_source=Project%20Syndicate%20Newsletter&utm_campaign=6c92d09c6e-sunday_newsletter_06_11_2023&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-6c92d09c6e-107291189&mc_cid=6c92d09c6e&mc_eid=b85d0eef78&barrier=accesspaylog

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,730SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles