fbpx
18.9 C
Mexico City
sábado, junio 15, 2024
- Anuncio -spot_img

La guerra en Oriente Medio podría ser la crisis que finalmente quiebre a la UE

Después de una década tórrida compuesta por breves períodos de crisis intercalados con un suave estancamiento, lo último que necesita la economía europea es más agitación geopolítica. Podría conseguirlo de todos modos.

Con las fuerzas israelíes a punto de entrar en Gaza, un conflicto localizado tiene el potencial de desembocar en una guerra regional. El rey Abdullah de Jordania ha advertido que Oriente Medio está “a punto de caer en el abismo”, y las acciones de los líderes occidentales indican que no está ni mucho menos solo en esta creencia.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, ha estado recorriendo la región tratando desesperadamente de evitar que la guerra se extienda, mientras el presidente Joe Biden viajaba a Israel con planes de una gran cumbre con líderes palestinos, egipcios y jordanos.

Mientras los diplomáticos hablan, los acontecimientos en el terreno siguen moviéndose. La explosión en un hospital de Gaza el martes por la noche provocó la cancelación de esta cumbre prevista.

Un segundo grupo de portaaviones estadounidenses se dirige actualmente hacia Israel, en una muestra de apoyo al país pero también para actuar como elemento disuasorio contra sus enemigos. Como ha dicho Jon Alterman, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, ‘si esto empieza a ir mal, podría ir mal en muchos lugares simultáneamente y muy rápidamente’.

Incluso si el sentido común –y el interés propio– dictaran moderación, nadie tiene pleno control de los acontecimientos. La explosión del hospital Ahli Arab es exactamente el tipo de acontecimiento impredecible que puede conducir a una rápida escalada. El liderazgo de Hezbollah, por poner un ejemplo, tiene buenas razones para evitar una guerra a gran escala, pero de todos modos podría verse arrastrado por soldados de infantería furiosos.

La variable clave, sin embargo, son los patrocinadores de Hezbolá en Teherán. Irán se ha apresurado a amenazar con una escalada. El subcomandante de la Guardia Revolucionaria ha dicho que se producirán más ataques a menos que Israel dé marcha atrás.

No es difícil ver cómo Israel y Estados Unidos podrían verse envueltos en una guerra regional en múltiples frentes, con la perspectiva de que Irán también esté directamente involucrado. Esto sería catastrófico para todos los afectados, pero también para Europa.

La Unión Europea ha tenido una década tórrida. A una contracción brutal durante la Gran Recesión le siguió rápidamente la crisis de la eurozona y dos años más de crecimiento negativo.

Si bien la economía se recuperó en los años siguientes, la situación política se deterioró. La crisis migratoria de 2015 y una serie de ataques terroristas prepararon el escenario para un aumento del populismo en todo el bloque, y el referéndum de 2016 en el que Gran Bretaña votó a favor de abandonar el bloque.

Las enconadas negociaciones de divorcio consumieron capital político y fuerza de voluntad a ambos lados del Canal de la Mancha y concluyeron justo a tiempo para el golpe económico de los confinamientos por el Covid.

A esto, a su vez, le siguió la invasión rusa de Ucrania y la consiguiente espiral de precios de la energía. Ahora, la escalada en Gaza podría hacer que la UE enfrente una repetición simultánea de esta crisis energética y del aumento migratorio de 2015.

A falta de bolas de cristal, los mercados financieros son la mejor herramienta que tenemos para determinar lo que el mundo cree sobre el futuro a corto plazo. El crudo Brent, la referencia mundial para los precios del petróleo, ha aumentado alrededor de un 8 por ciento desde el inicio del conflicto, con un aumento notable tras la explosión en el Hospital Árabe Ahli en Gaza.

La expectativa actual parece ser un período de mayores tensiones, pero no de mayor escalada. Esto sería un lastre irritante para el ya lento crecimiento europeo, pero no una catástrofe.

El problema es la posibilidad de que las cosas se conviertan en una espiral. Si los representantes de Irán se involucraran, los precios de la energía –y la inflación– podrían aumentar rápidamente. Es poco probable que el mecanismo de esta perturbación sea una repetición del embargo petrolero de 1973.

A pesar de los llamados de Irán, la OPEP no ha mostrado interés en reducir la producción. En cambio, el riesgo serían ataques dirigidos a las instalaciones de producción y el transporte marítimo. Teherán tiene forma en esto, con un ataque con aviones no tripulados realizado por los hutíes respaldados por Irán en 2019 que eliminó temporalmente la mitad de la producción de petróleo de Arabia Saudita.

La mayor vulnerabilidad es probablemente el Estrecho de Ormuz. Alrededor del 20 por ciento del consumo mundial total de petróleo fluye a través de este pasaje. Irán ha sido marcadamente agresivo en la zona en los últimos meses, apoderándose de petroleros y obligando a Estados Unidos a desplegar fuerzas adicionales en la región para proteger el transporte marítimo.

En caso de una confrontación directa entre Israel y Teherán, Bloomberg Economics predice que el petróleo podría alcanzar los 150 dólares el barril, con todos los estragos económicos asociados que eso causaría.

La UE no estaría en condiciones de manejar esto. Ya ha sufrido importantes perturbaciones energéticas, reorganizándose y sustituyendo actividades dependientes de Rusia. Hacer frente a un conjunto secundario de perturbaciones resultaría extremadamente difícil, sobre todo teniendo en cuenta la pesada carga de deuda acumulada durante la última década.

Mientras tanto, Estados Unidos, aunque efectivamente independiente desde el punto de vista energético, se enfrentaría a la elección entre vender su producción en el mercado global –permitiendo que los precios internos aumenten– o ceder a los instintos de “Estados Unidos primero” e intentar mantener los precios internos artificialmente bajos.

Biden ya ha vendido la mitad de las reservas estadounidenses de petróleo crudo en respuesta a la invasión de Ucrania, por lo que su margen de maniobra sin restringir las exportaciones no es ilimitado.

Las preocupaciones internas también podrían perturbar la capacidad de la UE para montar una respuesta eficaz. Incluso el nivel actual de conflicto probablemente generará una presión significativa sobre Europa para que admita aún más refugiados. Una escalada importante podría hacer que un gran número de personas busquen migrar a un bloque que ya lucha por gestionar los niveles existentes de migración.

Las tensiones sobre la política sin fronteras de la UE han ido aumentando durante todo el año. Italia ya ha restablecido los controles fronterizos con Eslovenia en previsión de que más solicitantes de asilo huyan del conflicto de Gaza, y el primer ministro sueco respondió al ataque terrorista de Bruselas con un llamamiento a una mayor seguridad.

Las medidas para compartir a los inmigrantes en toda la UE han resultado enormemente impopulares, mientras que los países en primera línea se sienten injustamente agobiados.

Si las cifras que llegan aumentan nuevamente, podría ser un catalizador para una mayor disfunción política. En combinación con otro shock de los precios de la energía, este es precisamente el tipo de circunstancia que da lugar a sentimientos nacionalistas hostiles a la integración política y a los sistemas sin fronteras.

Bajo la presión de una crisis en Oriente Medio, la UE podría encontrar su sueño federal hecho jirones.

Fuente: https://www.telegraph.co.uk/business/2023/10/19/war-middle-east-gaza-israel-oil-prices-eu/?WT.mc_id=e_DM220962&WT.tsrc=email&etype=Edi_FPM_New&utmsource=email&utm_medium=Edi_FPM_New20231019&utm_campaign=DM220962

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles