fbpx
18.8 C
Mexico City
lunes, abril 22, 2024
- Anuncio -spot_img

Acciones bursátiles se desploman este 2023

Nada de lo contenido en esta columna debe interpretarse como un consejo de inversión, pero me gustaría compartir un secreto muy útil.

Intente acercarse a un nuevo sector de la misma manera que un vendedor en corto pensaría en una nueva acción promocionada: como una oportunidad de arbitraje.

Los cortos buscan empresas y apuestan a que el precio bajará, no subirá. Así que busque temas donde prevalezca el pensamiento grupal y donde la sabiduría recibida no sea cuestionada. No todas las rocas tienen un gusano debajo, pero es muy divertido descubrir la brecha entre la fantasía y la realidad.

El año pasado fue de los cortos y de los escépticos. Fue una leyenda retirada de las ventas en corto de Wall Street, Marc Cohodes, quien desde su granja en la región vinícola de California comenzó en mayo pasado a hacer preguntas sobre FTX, la compañía fundada por Sam Bankman-Fried.

El tambaleante fundador de 29 años acababa de atraer a Bill Clinton y Tony Blair a las Bahamas, patrocinaba equipos deportivos y había invertido millones de dólares en buenas causas, apuntando quirúrgicamente a los nerds de los think tanks y a los académicos políticos; en otras palabras, los hijos influyentes de los reguladores a los que necesitaba cortejar.

La espectacular caída de FTX y Bankman-Fried ha reivindicado a Cohodes.

Los vendedores en corto que apostaron a que las acciones tecnológicas estaban sobrevaluadas finalmente sacaron provecho, beneficiándose de una de las burbujas más grandes de la historia.

Tal como había predicho aquí en el verano de 2021, cuando las tasas de interés comenzaron a subir, los modelos de flujo de efectivo descontado utilizados para proyectar el valor a largo plazo de las empresas de alto crecimiento comenzaron a parecer muy poco saludables. Por el contrario, las empresas con activos reales y déficit de pensiones se beneficiaron del aumento de la inflación.

“En un mundo donde la tasa libre de riesgo es cercana a cero, los errores en tales modelos explotan”, advirtieron los analistas de Bernstein hace seis años. Y así resultó ser.

Softbank, un despilfarrador en serie del dinero de otras personas al invertir en empresas tremendamente sobrevaluadas como WeWork y Klarna, que consideraba startups de alto impacto que “cambiaron las reglas del juego”, registró una pérdida trimestral de 23 mil millones de dólares. Pero la caída de Softbank no debería haber sido una sorpresa cuando descubrimos que una vez había donado 300 millones de dólares a una startup que paseaba perros.

Entonces, ¿qué pistas nos esperan en 2023? Me centraría en lo que Liz Truss una vez promocionó en un discurso cuando elogió a los “luchadores por la libertad que viajan en Uber, comen Deliveroo y usan Airbnb”.

Lo siento, Liz, aunque a todos nos encanta una limonada gratis, estos nunca fueron los emprendedores que pensabas que eran. No existirían sin la impresión incontinente de dinero por parte de los bancos centrales y sin esas tasas de interés artificialmente bajas.

Encontraron una escapatoria y la llamaron revolución. Recientemente, afuera de mi McDonalds local, conté 21 mensajeros en bicicleta. Algunos te entregarán un paquete de patatas fritas o chicles. Quizás en algún lugar de la “economía del delivery” surja una empresa de servicios modestamente rentable, pero Deliveroo y Just Eat tal vez no lo sean. Su deuda se vuelve más cara cada año.

Los productos falsos o sustitutos son otra buena oportunidad de arbitraje. Al igual que los coches eléctricos, la demanda de carne sucedánea de origen vegetal se ha estancado. Oatly elabora una emulsión aceitosa que vende como alternativa a la leche. El precio de sus acciones alcanzó un máximo de casi 29 dólares por acción en junio de 2021; la semana pasada bajó a 1,56 dólares.

Beyond Meat, un modelo emblemático, redujo su pronóstico de ventas y recortó su personal. Este año espero que la carne cultivada en laboratorio también obtenga su inspección técnica real. Aunque el sector ha atraído inversiones de grandes como Richard Branson y Bill Gates, está creando un producto que nadie quiere realmente.

¿Sabías que las células cultivadas en tinas deben colocarse dentro de pequeñas máquinas de ejercicio para un entrenamiento prolongado, para que se parezcan al músculo natural? Eso no es barato y bien podrías criar una vaca.

La tecnología de conducción autónoma actual es tan falsa que se ganó un nombre: “autonolavado”. Y tenga en cuenta que gran parte de la “inteligencia artificial” actual también es bastante falsa. Los algoritmos inteligentes ahora están generando océanos de efluentes textuales o visuales, pero notoriamente no están cumpliendo su promesa de mejorar la automatización del mundo real.

¿Y qué pasa con las criptomonedas? Además de la espectacular caída del intercambio FTX de Bankman-Fried, una de las pocas puertas de enlace a través de las cuales se puede convertir dinero ficticio en dinero fiduciario, hubo muchas otras víctimas.

Se expusieron algunos de los experimentos más salvajes en finanzas descentralizadas o “de-fi”, como las monedas estables algorítmicas, que no están respaldadas por nada. Siguió un ‘invierno’ criptográfico.

De-Fi sigue siendo una extraña industria financiera en la sombra que es excepcionalmente difícil de regular y extremadamente difícil de gravar. Si los reguladores pueden consolarse, el dinero tiende a permanecer dentro del mundo defi, saltando de un esquema a otro, en lugar de entrar y salir.

Por supuesto, ser un escéptico natural no es una receta garantizada para hacerse rico. Hay momentos en los que todo el mundo puede tener razón –como cuando se elige una tendencia a largo plazo como la digitalización y los servicios móviles– y, sin embargo, todo el mundo también puede perder su dinero, simplemente porque llegó demasiado pronto.

Y durante la próxima década los subsidios verdes gubernamentales seguirán distorsionando el sector de la innovación, retrasando el inevitable día en que una innovación deba pasar la prueba del mercado.

A menos que el átomo de hidrógeno crezca en los próximos años y, por lo tanto, sea más fácil de almacenar y transmitir, eso incluye prácticamente todas las iniciativas de hidrógeno de las que se oye hablar hoy en día. Hay una razón por la que nunca antes habíamos tenido una economía del hidrógeno.

Ya sea que sea optimista o bajista sobre el año que viene, espero que disfrute de un 2023 pacífico y próspero.

Fuente: https://www.telegraph.co.uk/business/2023/01/02/hyped-up-stocks-will-come-crashing-2023/?WT.mc_id=e_DM196395&WT.tsrc=email&etype=Edi_Inv_New&utmsource=email&utm_medium=Edi_Inv_New20230828&utm_campaign=DM196395

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,790SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles