fbpx
15.5 C
Mexico City
martes, marzo 5, 2024
- Anuncio -spot_img

Trump podría estar imposibilitado para el cargo presidente

Después de tres acusaciones contra el expresidente Donald Trump, la cuarta en Georgia no fue una sorpresa sino una poderosa exposición del alcance de los esfuerzos de Trump por permanecer en el poder a pesar de perder las elecciones presidenciales de 2020.

Los nuevos estudios jurídicos conservadores explican cómo y por qué esas acciones, que fueron observadas por el público durante muchos meses, descalifican a Trump para volver a ocupar la presidencia. Y nuestra lectura de la acusación de Georgia, como abogados veteranos, muestra por qué y cómo se puede poner en práctica esa descalificación.

La clave de todo esto es la Enmienda 14 de la Constitución, que establece que “Ninguna persona podrá… ocupar ningún cargo bajo los Estados Unidos… que, habiendo prestado previamente juramento… para apoyar la Constitución de los Estados Unidos, haya participó en una insurrección o rebelión contra el mismo, o brindó ayuda o consuelo a sus enemigos”. Trump prestó ese juramento en su toma de posesión el 20 de enero de 2017.

Tanto la acusación de Trump en Georgia como su acusación federal en Washington, D.C., citan en gran medida información pública –y algo de material recientemente desenterrado– para explicar exactamente cómo participó en esfuerzos para rebelarse contra la Constitución, y cómo buscó y brindó ayuda y consuelo a otros que también lo hizo.

Los juristas William Baude y Michael Stokes Paulsen, ellos mismos conservadores y miembros de la conservadora Sociedad Federalista, publicaron recientemente un artículo en el que declaran que, según la 14ª Enmienda, las acciones de Trump lo hacen inelegible para ocupar el cargo.

Creemos que la acusación de Georgia proporciona incluso más detalles que la anterior federal sobre cómo las acciones de Trump ya lo han descalificado para el cargo y muestra una manera de mantenerlo fuera de las urnas en 2024.

La descalificación es automática.
Los partidarios de Trump podrían argumentar que descalificarlo sería injusto sin un juicio y una condena por la acusación del 6 de enero, y tal vez por los cargos de Georgia.

Pero Baude y Paulsen, utilizando la interpretación originalista –la teoría interpretativa de la elección de la poderosa Sociedad Federalista y los designados por los tribunales conservadores de Trump, que da pleno significado al texto original y real de la Constitución– demuestran que no se requiere ningún procedimiento legal. Dicen que la descalificación es automática, o lo que en el mundo legal se conoce como “autoejecutable”.

Los recientes comentarios públicos del constitucionalista liberal Laurence Tribe y del jurista conservador y ex juez federal Michael Luttig –quien ha caracterizado los acontecimientos antes, durante y después del 6 de enero como la “guerra declarada a la democracia estadounidense” de Trump– sugieren un consenso bipartidista emergente que apoya a Baude y Paulsen.

Respaldado por la historia
Esto no es una parte teórica de la ley técnica. De hecho, esta disposición de la Decimocuarta Enmienda se utilizó ampliamente después de la Guerra Civil para impedir que ex líderes confederados sirvieran en el gobierno federal, sin ser juzgados o condenados por ningún delito.

Pocos ex confederados fueron acusados ​​de crímenes asociados con la secesión, la rebelión y la guerra abierta contra Estados Unidos. Y la mayoría fueron indultados mediante amplias órdenes emitidas por el presidente Andrew Johnson.

Pero, aunque no tenían condenas relevantes, a los ex confederados se les prohibió ocupar cargos públicos en Estados Unidos.

En diciembre de 1865, varios que no habían sido condenados ni indultados intentaron reclamar escaños en la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Pero el secretario de la Cámara se negó a prestarles juramento. Fue necesaria una ley del Congreso (la Ley de Amnistía de 1872) para restablecer posteriormente sus derechos a ocupar cargos públicos.

No existe ningún requisito en la Constitución de que la inhabilitación se imponga mediante un proceso específico, sólo que se aplique a personas que tomen ciertas acciones contra la Constitución.

Un camino por los estados
Para Estados Unidos en 2023, creemos que la vía más realista para hacer cumplir la prohibición de la 14ª Enmienda de una segunda presidencia de Trump es a través de las autoridades electorales estatales. Ahí es donde entra en juego la acusación de Georgia.

Los funcionarios electorales estatales podrían ellos mismos, o en respuesta a una petición de un ciudadano de ese estado, negarle a Trump un lugar en la boleta electoral de 2024 debido a la descalificación automática de la 14ª Enmienda.

Sin duda, Trump impugnaría la medida en un tribunal federal. Pero el reciente proceso de descalificación contra el ex congresista de Carolina del Norte Madison Cawthorn proporciona una hoja de ruta y un precedente legal vinculante que afirma la 14ª Enmienda como base legal válida para la descalificación de un candidato a un cargo federal.

La acusación de Georgia contra Trump y sus aliados detalla exhaustivamente extensos actos de mentira, manipulación y amenazas contra funcionarios de Georgia, así como un plan fraudulento de electores falsos para subvertir ilegalmente el recuento legítimo de votos presidenciales de Georgia de 2020 y la certificación de electores resultante.

El fracaso de Trump en lograr lo que equivale a un golpe de estado en Georgia y otros estados indecisos preparó el escenario para la violenta insurrección del 6 de enero de 2021, que buscaba lograr el mismo resultado: la instalación fraudulenta de Trump para un segundo mandato.

De hecho, el plan de Georgia está incluido en la acusación federal del fiscal especial Jack Smith como uno de los métodos y medios de “ayuda” a la conspiración federal más amplia del 6 de enero contra Estados Unidos.

Baude y Paulsen reconocen que “la insurrección y la rebelión” se asocian tradicionalmente con una oposición forzada o violenta. Pero consideramos el conjunto más amplio de acciones de Trump y sus aliados para subvertir la Constitución (incluido el recuento de votos de Georgia y el esquema de electores falsos) como parte de un golpe de estado político. Fue una rebelión.

Georgia como referente
Entonces, ¿qué hace que el plan y la acusación de Georgia sean convincentes a los efectos de descalificar a Trump de las elecciones de 2024 en Georgia?

Hay al menos seis aspectos revelados en la última acusación que creemos que justifican que Georgia –bajo la Sección 3 de la Decimocuarta Enmienda posterior a la Guerra Civil– mantenga a Trump fuera de las urnas:

  1. El plan de extorsión fue un intento multifacético de subvertir la propia parte de Georgia del proceso electoral de 2020;
  2. Los funcionarios destinatarios del fallido plan de extorsión fueron elegidos y designados funcionarios de Georgia. …
  3. …cuyas acciones para rechazar la subversión electoral reivindicaron sus propios juramentos de respetar la Constitución y las leyes de los Estados Unidos, así como las de Georgia;
  4. La mayoría de estos funcionarios eran y son republicanos, entre ellos el Secretario de Estado Brad Raffensberger, el Gobernador Brian Kemp y el ex Vicegobernador Geoff Duncan;
  5. Estos funcionarios determinarán colectivamente, en 2024 como en 2020, quién está calificado para estar en la boleta presidencial de Georgia; y
  6. El testimonio de estos funcionarios y la evidencia relacionada son el núcleo de la prueba del caso de extorsión en Georgia contra Trump.

En otras palabras, la evidencia para condenar a Trump en el caso de extorsión en Georgia es la misma evidencia, proveniente de los mismos funcionarios de Georgia, que participarán en determinar si, según la 14ª Enmienda, Trump está calificado para estar en la boleta presidencial de 2024. O no.

Se necesitan pocas o ninguna evidencia o procedimiento adicional. Los funcionarios de Georgia ya poseen esa evidencia, porque gran parte de ella proviene de ellos. No necesitan un juicio para establecer lo que ya saben.

¿Cómo podría Trump evitar que esto suceda? Una fecha de juicio rápida en Atlanta con una absolución de todos los cargos podría ser suficiente, pero esto va en contra de su estrategia de retrasar todos los casos penales pendientes hasta después de las elecciones de 2024.

Sin un juicio preelectoral, probablemente no habrá Trump en las boletas electorales de Georgia de 2024, y no tendrá posibilidades de ganar los votos del colegio electoral de 2024 de Georgia.

Una vez que Georgia lo prohíba, otros estados podrían seguirlo. Eso dejaría a Trump sin posibilidad de aparecer de manera creíble en las boletas electorales en los 50 estados, y no le daría ninguna posibilidad de ganar los votos electorales necesarios para reclamar la Casa Blanca.

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,730SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles