fbpx
- Anuncio -
Home Actualidad China: empeora la crisis de la deuda (23Trillones US Dlls) y se...

China: empeora la crisis de la deuda (23Trillones US Dlls) y se acerca a la deuda Estadounidense (33 Trillones US Dlls)

0
243
Los lugareños compran en un mercado dominical. El presidente Xi tiene la ambición de duplicar los niveles de ingresos para 2035 y, al mismo tiempo, reducir la brecha entre ricos y pobres. Fotógrafo: Qilai Shen/Bloomberg
- Anuncio -

En 2021, una remota ciudad carbonífera del noreste de China se vio obligada a someterse a una reestructuración financiera sin precedentes. Sus luchas desde entonces son una señal ominosa para el presidente Xi Jinping, ya que otros municipios muy endeudados parecen dispuestos a seguir su ejemplo.


Hegang, una ciudad con casi un millón de habitantes cerca de la frontera con Rusia, tenía una deuda de más del doble de sus ingresos fiscales cuando saltó a los titulares hace casi 18 meses. Era la primera vez que una administración de la ciudad tomaba medidas oficiales de emergencia desde que el Consejo de Estado dio a conocer las reglas en 2016 sobre cómo los gobiernos locales, desde los condados hasta las provincias, deben lidiar con los riesgos de la deuda.


Los residentes de Hegang ahora están sintiendo la peor parte de la represión fiscal. Durante una visita reciente a la ciudad, los lugareños se quejaron de la falta de calefacción interior en las gélidas temperaturas invernales, y los taxistas dijeron que estaban siendo sancionados con más multas de tránsito. Los maestros de escuelas públicas estaban preocupados por los rumores de recortes de empleos, y los barrenderos sufrieron retrasos de dos meses en sus salarios.

Afuera del hospital más grande de la ciudad, una camillero de mediana edad que vestía una bata verde y una máscara dijo que sus empleadores cambiaron unilateralmente su contrato de trabajo de un centro médico administrado por el gobierno a un proveedor externo, reduciendo los beneficios como el pago de horas extras por trabajar en días festivos. Su salario mensual de 1.600 yuanes (228 dólares) se ha retrasado más de 10 días todos los meses desde finales del año pasado.


“Estoy molesta por la situación”, dijo la mujer, que pidió no ser identificada para hablar libremente sobre sus condiciones de trabajo, mientras empujaba una silla de ruedas cargada con cajas de cartón aplastadas hacia un punto de reciclaje al aire libre. “Todo es tan caro. Apenas puedo hacer tres comidas completas al día”.


Hegang representa solo la punta del iceberg de un problema de deuda del gobierno local que está poniendo cada vez más nerviosos a los inversores y que amenaza con ser un lastre para la segunda economía más grande del mundo en los próximos años. Goldman Sachs Group Inc. estima que la deuda total del gobierno de China es de unos 23 billones de dólares, una cifra que incluye los préstamos ocultos de miles de compañías financieras establecidas por provincias y ciudades.

Si bien la posibilidad de un incumplimiento municipal en China es relativamente baja dada la garantía implícita de Beijing sobre la deuda, la mayor preocupación es que los gobiernos locales tendrán que hacer dolorosos recortes de gastos o desviar dinero de proyectos que impulsan el crecimiento para continuar pagando su deuda. Para Xi, lo que está en juego es su ambición de duplicar los niveles de ingresos para 2035 y, al mismo tiempo, reducir la brecha entre ricos y pobres, lo cual es clave para la estabilidad social mientras busca gobernar el Partido Comunista durante la próxima década o más.

“Muchas ciudades se volverán como Hegang dentro de unos años”, dijo Houze Song, economista de MacroPolo, un grupo de expertos estadounidense del Instituto Paulson. Señaló que el envejecimiento y la reducción de la población de China significa que muchas ciudades no tienen la fuerza laboral para sostener un crecimiento económico más rápido y los ingresos fiscales.


“El gobierno central puede mantener las cosas estables a corto plazo pidiendo a los bancos que renueven la deuda de los gobiernos locales”, dijo Song. Sin extensiones de crédito, agregó, “la realidad es que más de dos tercios de las localidades no podrán pagar su deuda a tiempo”.

En la provincia de Heilongjiang, donde se encuentra Hegang, los inversores en bonos ya desconfían de los riesgos. El bono a siete años en circulación de la provincia tuvo un rendimiento promedio de 3,53%, 18,8 puntos básicos más que el promedio nacional, ubicándolo entre los cuatro más caros.


Una reestructuración fiscal puede desencadenarse de una de dos maneras: si los pagos de intereses de los bonos de un municipio superan el 10% de su gasto, o si los líderes locales lo consideran necesario. Yuekai Securities Co., con sede en China, estimó que hasta 17 ciudades tuvieron pagos de intereses de bonos de más del 7% de su gasto presupuestado en 2020, lo que significa que están cerca de superar ese umbral del 10%. Las ciudades se encuentran principalmente en provincias más pobres como Liaoning en el noreste y Mongolia Interior en el norte.

A diferencia de una reestructuración de la deuda corporativa o una quiebra municipal en los EE. UU., una reestructuración fiscal en China no implica que los acreedores deban asumir pérdidas por lo que se les debe.


Los problemas también son evidentes en otras ciudades. Shangqiu, una ciudad de 7,7 millones de habitantes en la provincia central china de Henan, apareció en los titulares recientemente después de casi cerrar su único servicio de autobús. En Wuhan y Guangzhou, los recortes propuestos a los beneficios médicos de los jubilados provocaron raras protestas callejeras a principios de este año. Según los informes, a los funcionarios públicos de ciudades ricas como Shanghái se les está recortando el sueldo. En la provincia de Guizhou, los funcionarios suplicaron a Beijing un rescate.

Diya, un cantante y profesor de música de 33 años que pidió ser identificado por su nombre artístico, se mudó a Hegang hace dos años desde Shanghái, un lugar, dijo, donde ‘incluso si hago mi mejor esfuerzo y trabajo las 24 horas del día, día, no podré ganar suficiente dinero para volverme rico o tener una casa”. Ahora puede permitirse el lujo de poseer tres propiedades en la ciudad, incluida su casa actual, un apartamento sin ascensor de 50 metros cuadrados en el tercer piso por 40.000 yuanes, aproximadamente el 1% del costo de un lugar de tamaño similar en Shanghái.


“Todos mis colegas, amigos y familiares se rieron de mí cuando escucharon que me mudaría a Hegang, porque eso se considera descender a un lugar más bajo”, dijo. “Pero Hegang es un lugar donde no necesitas mucho dinero o ambición para vivir bien. Es como un refugio para mí”.


Los residentes de la ciudad desde hace mucho tiempo solo intentan sobrevivir.

Todos los días, un grupo de trabajadores del carbón envejecidos vestidos con parkas militares desgastadas se reúnen desde el amanecer al costado de una carretera de Hegang. Palas en mano, esperan conseguir trabajo para el día cargando carbón en camiones y trenes. Una de ellas, Zhang, dijo que puede ganar 100 yuanes, o alrededor de $15, en un buen día. Pero la mayoría de las veces, tiene la suerte de recibir solo 10 o 20 yuanes por un trabajo ‘agotador’.


“No tenemos subsidios, ni pensión”, dijo Zhang, de 66 años, quien pidió ser identificada por su apellido. “No me jubilaré a menos que físicamente ya no pueda trabajar”.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here