fbpx
25.7 C
Mexico City
viernes, mayo 17, 2024
- Anuncio -spot_img

Elon Musk y el renacimiento absolutista

A los gobernantes siempre les ha resultado difícil aceptar límites a su poder. Cuando el parlamento francés cuestionó los edictos de Luis XIV en 1655, se dice que el rey de Francia y Navarra respondió: “L’état, c’est moi” (“Yo soy el Estado”). La siguiente era de absolutismo en Francia terminó sólo con la Revolución Francesa en 1789.

Al igual que Luis XIV, Elon Musk rechaza las limitaciones legales a su poder. Desafiando un reciente fallo del Tribunal de Cancillería de Delaware que anuló su acuerdo de compensación de 56 mil millones de dólares con Tesla, Musk quiere reincorporar la compañía en Texas, donde espera encontrar tribunales más complacientes.

No es la primera vez que Musk intenta desafiar al tribunal de Delaware, que es el principal foro para resolver la mayoría de las disputas de derecho corporativo en Estados Unidos (porque la mayoría de las empresas se constituyen en Delaware). Su hostilidad hacia la ley y los acuerdos legales vinculantes quedó en plena evidencia hace dos años, cuando intentó escaparse del acuerdo para comprar Twitter. Bajo presión judicial, finalmente completó la transacción.

En el caso Tesla, un accionista pidió al tribunal que revisara un paquete de compensación que ha convertido a Musk en uno de los hombres más ricos del planeta al otorgarle participaciones accionarias en la empresa cuando cumple objetivos de desempeño ambiciosos. Por cada aumento adicional de 50 mil millones de dólares (hasta un total de 650 mil millones de dólares) en la capitalización de mercado, más los objetivos de ingresos y ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA), Musk recibiría la opción de comprar un 1% adicional de las acciones en circulación de la empresa (hasta 20 millones de acciones) a un precio de ejercicio prefijado.

Los tribunales de Delaware suelen ser reacios a revisar las acciones de la junta directiva y nunca se limitan a dictaminar sobre el monto del salario otorgado a los directores o funcionarios. El único límite es el “desperdicio corporativo”, que, como bromeó un ex canciller, es tan raro como el monstruo del Lago Ness.

Los tribunales de Delaware examinarán el proceso de toma de decisiones de una empresa si un demandante ha argumentado que el proceso podría haber estado influenciado por conflictos de intereses. Se supone que los directores actúan como fiduciarios de todos los accionistas. Pero, en última instancia, disfrutan de un margen de maniobra significativo en la gestión de la empresa, siempre y cuando eviten conflictos –o garanticen que se solucionen– y siempre que las transacciones sean justas para la empresa y sus accionistas.

En el caso de Tesla, la junta directiva está claramente en conflicto, porque la mayoría de sus miembros son leales a Musk y deben sus carreras y gran parte de su riqueza a Musk y sus diversas entidades comerciales. El propio consejo parece haberlo entendido, ya que puso el plan de retribución ante los accionistas. Pero esta maniobra puede limpiar la decisión de los conflictos de los miembros de la junta directiva sólo si los accionistas están plenamente informados sobre todos los aspectos relevantes del acuerdo.

Eso no fue el caso aquí. La propuesta que los directores de Tesla hicieron a los accionistas no les informó que el nuevo paquete de compensación difería significativamente de los anteriores; de hecho, ni siquiera alertó a los accionistas sobre el monto de compensación que el paquete podría implicar.

Cumplir con estos requisitos básicos no es una tarea difícil. Estas son las reglas del juego para cualquier empresa que cotice en bolsa. Puede que seas una gran estrella del fútbol, ​​pero no puedes marcar un gol si estás en fuera de juego. En este caso, la junta decidió ponerse totalmente del lado de Musk, y los directores defendieron su abdicación de sus deberes fiduciarios aclamándolo como una superestrella.

Musk y sus lamidos no están solos, por supuesto. En las últimas décadas ha surgido un culto más amplio en torno a la figura del CEO. Muchos son tratados como los reyes de antaño, y cada vez se da más por sentado que sus beneficios y paquetes de compensación deberían equivaler a lo que sea necesario para mantenerlos felices.

A menudo, estos paquetes salariales ni siquiera están relacionados con el desempeño. Más bien, reflejan ganancias inesperadas tras los cambios en los mercados mundiales. Pero si bien el desempeño puede no ser siempre real, el impacto en la desigualdad ciertamente lo es.

Aún así, la mayoría de los directores ejecutivos quieren que se considere que cumplen las reglas y, por lo tanto, cumplirán con una orden judicial si no pueden resolver un caso con un demandante de antemano. El desafío abierto de Musk a la ley es de una calidad diferente, y es muy posible que se salga con la suya. El sistema legal estadounidense ha respaldado durante mucho tiempo la idea de que los actores privados pueden elegir la ley por la que desean regirse sin enfrentar ningún límite a su capacidad para hacer negocios donde quieran.

Esta libertad es comparable a un pasaporte diplomático que abre puertas en todas partes sin necesidad de visa. Al igual que los diplomáticos, las corporaciones son en gran medida inmunes a la jurisdicción local; pero a diferencia de los diplomáticos, es difícil deshacerse de ellos, sobre todo porque pueden demandar a sus gobiernos anfitriones por acciones supuestamente injustas o inequitativas.

Algunos observadores incluso han llamado a las corporaciones legisladores por derecho propio. Debido a que pueden optar por entrar o salir de diferentes sistemas legales dependiendo de sus necesidades –o, como en el caso de Musk, de sus caprichos personales–, en la práctica elaboran las leyes que supuestamente los limitan. La ley es lo que ellos quieran que sea. Siglos después de la desaparición de la monarquía absolutista en gran parte del mundo, sus herederos han regresado, rodeados de legiones de abogados de zapatos blancos, gobernando como líderes supremos de imperios corporativos cuasi soberanos.

Fuente: https://www.project-syndicate.org/commentary/elon-musk-pay-package-modern-ceo-resembles-absolute-monarch-by-katharina-pistor-2024-02?utm_source=Project%20Syndicate%20Newsletter&utm_campaign=347274ec1b-sunday_newsletter_02_18_2024&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-347274ec1b-107291189&mc_cid=347274ec1b

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles