fbpx
20.6 C
Mexico City
miércoles, abril 24, 2024
- Anuncio -spot_img

Si Trump gana, también lo hará China

Durante los días más oscuros de la Segunda Guerra Mundial, mientras los jóvenes pilotos británicos luchaban valientemente contra la Luftwaffe en el sur de Inglaterra y las fuerzas alemanas se preparaban para invadir las Islas Británicas, el Primer Ministro Winston Churchill asumió la tarea de elevar la moral de sus conciudadanos, ofreciéndoles una vida más brillante. futuro que esperar.

Con este fin, los inspiradores discursos de Churchill en tiempos de guerra incluían ocasionalmente un poema que probablemente encontró en la Escuela Harrow a finales del siglo XIX. El poema, escrito por Arthur Hugh Clough, un académico que había trabajado como asistente de Florence Nightingale, la fundadora de la enfermería moderna, instaba a la gente a rechazar la noción de que luchar por el bien era inútil. Concluía con la frase: ‘Hacia el oeste, mira, la tierra es brillante’.

Churchill, cuya afinidad por Estados Unidos estaba influenciada por su madre nacida en Estados Unidos, afirmó con confianza que Estados Unidos continuaría defendiendo los valores democrático-liberales frente a la amenaza nazi totalitaria. Implícita en esta declaración estaba la esperanza de que, si fuera necesario, Estados Unidos ayudaría al Reino Unido y otras democracias liberales de Europa occidental.

Sin embargo, cuando hoy miramos hacia el oeste, vemos nubes oscuras que bajan en el horizonte. Si el expresidente estadounidense Donald Trump ganara las elecciones presidenciales de noviembre, no hay garantía de que defendería la OTAN o defendería los valores democrático-liberales, como lo hicieron sus predecesores. De manera similar, hay pocas esperanzas de que Ucrania pueda contar con su apoyo, dado que el líder del Partido Republicano prefiere a líderes autoritarios como el presidente ruso Vladimir Putin a los aliados democráticos de Estados Unidos.

Durante muchos años, “Occidente” se ha utilizado como abreviatura de sociedades democráticas liberales en todo el mundo. Históricamente, los presidentes estadounidenses han actuado como líderes de facto de esta alianza, formal e informal, todos unidos por valores y principios compartidos. Pero la creciente posibilidad de que Trump regrese a la Casa Blanca en 2025 pone en duda la estabilidad de esta coalición.

¿Puede la alianza democrática occidental soportar a un presidente estadounidense que no cree en elecciones libres y justas? Trump, que actualmente enfrenta cuatro acusaciones penales y 91 cargos por delitos graves, parece considerar el Estado de derecho como un medio para ajustar cuentas con sus críticos y supuestos enemigos, más que como un pilar fundamental de la gobernanza democrática. Si fuera elegido, no hay duda de que su segundo mandato pondría a Estados Unidos en el camino hacia un gobierno autoritario.

Mientras los modelos de gobernanza occidental y chino compiten por el dominio global, una posible victoria de Trump podría inclinar la balanza hacia este último. En su reciente y revelador libro The Political Thought of Xi Jinping, Steve Tsang y Olivia Cheung sostienen que el presidente de China no propone una alternativa al orden internacional liberal de posguerra. En cambio, la estrategia de Xi se basa en su visión de China como un Estado leninista de partido único gobernado por un único líder: él mismo.

En consecuencia, los intereses políticos internos de Xi eclipsan constantemente cualquier noción de responsabilidad global. Adopta el concepto confuciano del “Mandato del Cielo”, según el cual los gobernantes derivan su legitimidad de la selección divina, y espera que su régimen sea tratado con la misma deferencia concedida a la China imperial en su apogeo.

Además, Xi ha promocionado repetidamente el sistema autoritario de China como un modelo de gobernanza que otros pueden emular. Él cree que cuando a los países, particularmente a los del Sur Global, se les presente una opción, encontrarán el modelo chino más atractivo que la democracia de estilo occidental. Este bien podría ser el caso si Trump gana en noviembre y encabeza una administración plagada de corrupción y caos.

Para que el orden democrático liberal perdure, los países occidentales deben defender los principios que han sustentado su éxito durante casi 80 años de relativa paz y prosperidad. Pero no basta con luchar por estos valores en Ucrania, el este de Asia o el Medio Oriente; también deben ser respetados a nivel interno. Como dijo Adlai Stevenson, dos veces candidato presidencial demócrata y embajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas entre 1961 y 1965: “No podemos ser más fuertes en nuestra política exterior, a pesar de todas las bombas y armas que podamos acumular en nuestros arsenales, que lo que estamos en el espíritu que gobierna dentro del país”.

Trump claramente no comparte este sentimiento, ni tampoco sus colegas republicanos, casi todos los cuales parecen haber abandonado sus principios o, al menos, los ocultado para salvar su propio futuro político. Aquellos de nosotros que vivimos fuera de Estados Unidos y admiramos sus logros y principios fundacionales rezamos para que los estadounidenses tomen la decisión correcta cuando voten en noviembre. Entonces, y sólo entonces, podremos declarar, con la misma confianza que Churchill: ‘Mira, hacia el oeste, la tierra es brillante’.

Fuente: https://www.project-syndicate.org/commentary/second-trump-term-would-cede-us-world-leadership-to-china-by-chris-patten-2024-02?utm_source=Project+Syndicate+Newsletter&utm_campaign=347274ec1b-sunday_newsletter_02_18_2024&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-347274ec1b-107291189&mc_cid=347274ec1b&mc_eid=b85d0eef78

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,790SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles