fbpx
21.1 C
Mexico City
miércoles, abril 24, 2024
- Anuncio -spot_img

El complejo industrial de la policrisis

En el poema de Constantino Cavafis “Esperando a los bárbaros”, los temidos bárbaros nunca aparecen. “Ahora, ¿qué nos va a pasar sin los bárbaros?” pregunta el poema. ‘Esas personas fueron una especie de solución’.

Parece que nos hemos vuelto adictos a los “bárbaros” útiles. Desde terroristas y narcotraficantes hasta traficantes de personas e incluso refugiados, nuestra política gira cada vez más en torno a amenazas simplificadas y soluciones simplistas. Así, por ejemplo, los republicanos en el Congreso dicen a los demócratas que no apoyarán más ayuda militar para Ucrania a menos que se haga algo radical para frenar el flujo de inmigrantes y solicitantes de asilo en la frontera sur de Estados Unidos.


En estos debates se pierde una apreciación del juego más amplio que se está jugando. La “guerra contra el terrorismo”, la “guerra contra las drogas” y la lucha contra la migración irregular exhiben un patrón que llamamos “demoledora”: un estado de disfunción funcional en el que la supuesta amenaza empeora a medida que los políticos, contratistas y autoridades explotan para sus propios fines.


Un anuncio personal falso, pegado con cinta adhesiva en una pared del Pentágono al final de la Guerra Fría, captó perfectamente este patrón: “SE BUSCA ENEMIGO: Superpotencia norteamericana madura busca un socio hostil para la carrera armamentista, los conflictos del Tercer Mundo y el antagonismo general. Debe ser lo suficientemente amenazador como para convencer al Congreso de las necesidades financieras militares”.


De una forma u otra, los bárbaros aparecieron en su momento. En 2008 (ajustado a dólares de 2010), el gasto anual en defensa de Estados Unidos había alcanzado los 696.500 millones de dólares, en comparación con un promedio de 517.000 millones de dólares durante la presidencia de Ronald Reagan en los años 1980. La OTAN, en lugar de desaparecer, se estaba expandiendo.


Mientras tanto, la lucha contra los narcotraficantes, los contrabandistas y los migrantes ha sido el regalo que se sigue dando, al menos desde la perspectiva de los contratistas de defensa, los conglomerados de detención y las agencias de seguridad. El presupuesto de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos se ha multiplicado por más de diez en las últimas tres décadas, y los gastos europeos en seguridad fronteriza también se han disparado. La guerra contra el terrorismo ha costado la asombrosa cifra de 8 billones de dólares.

Además de todos los políticos y empresas occidentales que se han beneficiado al exagerar estas amenazas, los estados “socios” engañaron silenciosamente al sistema. Cuando terminó la guerra civil de Guatemala en 1996, oscuras estructuras de contrainsurgencia se sumaron a la guerra contra las drogas, pero pronto se convirtieron en cómplices de las empresas criminales que afirmaban estar combatiendo.


De manera similar, en Libia, Muamar el Gadafi descubrió que podía aliviar su aislamiento internacional amenazando con “volver a Europa negra” y prometiendo frenar el terrorismo internacional que él mismo había sobornado. Muy pronto, muchos otros aprendieron a vender su cooperación en la “lucha contra la migración”, avivando a veces la amenaza de maximizar el precio.


Este es un juego antiguo. En las primeras guerras contra las drogas y el alcohol hace un siglo, los encargados de hacer cumplir la ley a menudo estaban confabulados con las pandillas que se beneficiaban de la prohibición. El doble juego tomó una forma diferente en Vietnam, donde, según un general estadounidense, las fuerzas de Vietnam del Sur mantuvieron la guerra “al nivel apropiado” para prolongar el apoyo estadounidense. En la guerra contra el terrorismo, los señores de la guerra afganos alimentaron las amenazas contra el ocupante extranjero al tiempo que ofrecían remediarlas. Los regímenes de Sri Lanka y Siria utilizaron el mismo pretexto para llevar a cabo venganzas locales.


En cada caso, la amenaza no hizo más que empeorar. Sin embargo, estas “guerras” han demostrado ser notablemente duraderas, porque enfrentarse a una corriente interminable de “bárbaros” puede ser una empresa política y económicamente gratificante.


Jugar con el entorno de la información se ha convertido en una parte clave de este proceso.

Si bien los costos se han acumulado en forma de encarcelamiento masivo, aumento vertiginoso del consumo de drogas, redes de contrabando más fuertes, innumerables muertes en las fronteras y casi un millón de víctimas mortales en la guerra contra el terrorismo, el público está sujeto a un salón de espejos. Al igual que la métrica del “recuento de cadáveres” utilizada por Estados Unidos en Vietnam, estas espeluznantes estadísticas están distorsionadas para parecer evidencia de éxito.


Bajo la influencia de la Nueva Gestión Pública (una escuela de pensamiento que apunta a hacer que la administración pública sea más empresarial), las burocracias preocupadas por el presupuesto compiten cada vez más para demostrar “buenas métricas”. Nuestras guerras no son una excepción. En la guerra contra el terrorismo, los recuentos de insurgentes muertos respaldaron las afirmaciones de “victorias” contra Saddam Hussein, Al Qaeda en Irak y el Estado Islámico. En las guerras contra las drogas, las estadísticas que reflejan la superficie de campos de amapola destruidas o los soldados desplegados indican “éxito”.

Este giro positivo alimenta nuestro asombro colectivo cuando las cosas van espectacularmente mal: cuando Saigón cae en manos del Viet Cong o Kabul en manos de los talibanes.


En el juego político de los bárbaros, el miedo ha sido un amigo fiel. Como sugirió el general Douglas MacArthur en los años cincuenta macartistas: “Siempre ha habido algún mal terrible en casa o alguna potencia extranjera monstruosa que iba a devorarnos” a menos que nos uniéramos detrás del gobierno. Hoy, Donald Trump dice que los inmigrantes están “envenenando la sangre de nuestro país”, mientras que el primer ministro británico, Rishi Sunak, juega su propio juego espeluznante sobre la migración al sugerir que “nuestros enemigos” están utilizando la migración como un “arma” para desestabilizar a Europa.


Hay maneras de salir del desastre. Un paso importante es reconocer los verdaderos costos de nuestras “guerras”. Es alentador que la guerra contra las drogas haya comenzado a dar paso en muchos países a enfoques más centrados en la salud a medida que sus costos y fracasos se han vuelto más evidentes.


En otros lugares, sin embargo, resulta tentador decir que el fracaso se ha convertido en el nuevo éxito. Los políticos compiten para prometer “seguridad” frente a nuevas crisis que se alimentan unas de otras. Al señalar una “policrisis” profundamente desorientadora, Adam Tooze, de la Universidad de Columbia, sugiere sabiamente que ya no es posible una única solución. Sin embargo, nuestra desorientación parece haber aumentado el atractivo de la solución rápida.


Necesitamos superar nuestra obsesión simplista por reducir violentamente la oferta, ya sea luchando contra la migración o librando una guerra contra las drogas o el terrorismo. En cambio, podemos empezar a abordar la demanda. También debemos reconocer cómo el juego de “guerras” interminables está alimentando la policrisis. Basándose en métricas poco fiables y una política de distracción, nuestros líderes siguen jugueteando mientras el mundo arde. Si no podemos poner fin a nuestra adicción a luchar contra bárbaros útiles, es posible que los verdaderos bárbaros seamos nosotros.

Fuente: https://www.project-syndicate.org/commentary/war-on-drugs-terror-illegal-immigration-many-beneficiaries-by-david-keen-and-ruben-andersson-2024-02?utm_source=Project%20Syndicate%20Newsletter&utm_campaign=347274ec1b-sunday_newsletter_02_18_2024&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-347274ec1b-107291189&mc_cid=347274ec1b&mc_eid=b85d0eef78&barrier=accesspay

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,790SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles