fbpx
19.2 C
Mexico City
domingo, abril 21, 2024
- Anuncio -spot_img

México – América latina – COVID-19 ¿dónde estamos ?

Si el impacto de salud pública del COVID-19 en América Latina es seguido por una crisis económica prolongada que deja atrás a muchas personas, la confianza en el gobierno y las instituciones se verá afectada y la política se fracturará aún más. En ese caso, la región aún podría enfrentar una pandemia de inestabilidad y desesperanza.

BOGOTÁ / BUENOS AIRES / LONDRES – Muchas regiones tuvieron un mal desempeño cuando se enfrentaron al COVID-19, pero a América Latina le fue peor que a la mayoría, tanto en términos de vidas como de medios de vida perdidos. A noviembre de 2020, nueve de los 20 países con el mayor número de muertes por COVID-19 per cápita se encontraban en América Latina. El Fondo Monetario Internacional esperaba que la producción de la región cayera un 8,1% en 2020, y solo la eurozona sufría un mayor descenso regional. Como resultado, casi 15 millones más de latinoamericanos vivirán en la pobreza extrema.

La primera explicación que me viene a la mente del bajo rendimiento de la región es un liderazgo deficiente. El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, afirmó inicialmente que la pandemia era un truco de los medios. El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, negó durante semanas que el coronavirus fuera una amenaza y continuó abrazando y estrechando la mano de los simpatizantes, solo para revertir el curso de repente e imponer un estricto bloqueo. Pero incluso en aquellos países que actuaron temprano, las medidas de contención fueron ineficaces para reducir el número de casos de COVID-19. Argentina y Perú, que se cerraron duramente, y Chile y Colombia, que siguieron un enfoque más flexible, finalmente sufrieron resultados de salud igualmente pésimos.

Eso se debió en parte a que el punto de partida de América Latina estaba lejos de ser ideal. Demasiadas personas tenían problemas de salud preexistentes y la prevalencia de arreglos de vida multigeneracionales facilitó el contagio y la infección de las personas en mayor riesgo. Los grandes mercados laborales informales hicieron que los bloqueos fueran difíciles de hacer cumplir. Una alta incidencia de trabajos cara a cara, incluso en ventas minoristas, y la escasez de oportunidades de trabajo remoto (debido a la mala conectividad y la baja alfabetización digital) tampoco ayudaron. La ineficacia del gobierno dejó a los sistemas de salud sin preparación, a pesar de los bloqueos tempranos que pospusieron el pico de contagio.

Nada de esto excusa el hecho de que muchos legisladores hicieron muy poco, demasiado tarde, pero ayuda a explicar por qué diferentes estrategias arrojaron resultados similares. Podría decirse que el desempeño de Uruguay, la única historia de éxito de la región, muestra lo que una combinación de acceso universal a la atención médica, mayor formalidad del mercado laboral y protección social, una capacidad estatal relativamente fuerte y un liderazgo sensato podrían haber brindado para toda América Latina.

CHOQUE ECONÓMICO

COVID-19 infligió un daño económico sustancial a América Latina, sobre todo porque la región sufrió cinco golpes sincrónicos. Aparte del impacto inicial para la salud, las economías se vieron afectadas por una caída en los precios de las materias primas, una enorme caída en los volúmenes de exportación, pérdida de remesas e ingresos por turismo y salidas de capital sin precedentes al comienzo de la crisis. Como resultado, muchas empresas grandes y pequeñas se quedaron sin efectivo y tuvieron que cerrar.

Desde entonces, la rápida recuperación económica de China ha impulsado los precios de las materias primas y las remesas también se han recuperado. Pero el panorama de los flujos de capital sigue siendo desigual: si bien América Latina logró evitar un pánico duradero, las salidas privadas a menudo compensan las entradas de la emisión de bonos gubernamentales en el extranjero. Es probable que México haya tenido un superávit en cuenta corriente en 2020, con América del Sur en su conjunto cerca del equilibrio, lo que sugiere que las condiciones de financiamiento externo siguen siendo estrictas.

Este desempeño de la cuenta corriente también indica que el gasto fiscal anticíclico de los gobiernos latinoamericanos fue insuficiente para compensar la caída del consumo y la inversión privados. Mientras que los gobiernos de las economías avanzadas implementaron una amplia gama de medidas fiscales discrecionales que ascienden al 20% del PIB, el Fondo Monetario Internacional sitúa la cifra correspondiente en América Latina en el 7%. Solo cuatro países (Perú, Brasil, Chile y Bolivia) tenían paquetes por un total de 10% o más del PIB, y esta cifra incluye préstamos e impuestos diferidos, además del gasto público adicional. Algunos países, como México, podrían haber gastado más pero decidieron no hacerlo, mientras que muchos otros carecían de espacio fiscal o no pudieron acceder a los mercados de capital a tasas razonables.

Las perspectivas laborales de América Latina también son desalentadoras. A pesar de los esquemas de licencias del gobierno que aún están financiando suspensiones de empleo temporal y mitigando la destrucción de empleos asalariados, el empleo ha disminuido entre un 10 y un 25% (en Lima, un caso extremo, cayó más del 50% en junio de 2020). En septiembre, la población empleada de la región se había reducido en más de 25,3 millones desde el inicio de la pandemia, y las mujeres y los jóvenes se vieron afectados de manera desproporcionada. Los menores de 24 años han sufrido las mayores pérdidas de empleo, que van desde el 5% en México al 44,4% en Chile.

Además, no habrá “vuelta a la normalidad” después de la pandemia. Es probable que la digitalización deprima la demanda de ocupaciones intensivas en contacto y empuje a las empresas a automatizar y optimizar sus operaciones a expensas de los puestos de trabajo.

ESTRUCTURAS FRÁGILES

En general, el bajo desempeño de América Latina durante la pandemia ha revelado deficiencias generalizadas en la capacidad estatal que se extienden mucho más allá de los obviamente débiles sistemas de salud de la región. Algunos gobiernos carecían de la información necesaria para identificar a los hogares pobres y brindarles ayuda financiera; otros lo tenían, pero solo podían emitir un cheque en lugar de transferir fondos electrónicamente. Las colas resultantes y los grupos de personas fuera de las sucursales bancarias pueden haber contribuido a la propagación del virus. Y mucho después de la reapertura de las escuelas en Europa y Asia, las clases en gran parte de América Latina permanecieron suspendidas debido a las persistentes dificultades logísticas. Esto está agregando costos de conocimientos técnicos permanentes a la destrucción de empleos en curso, particularmente para los hogares de bajos ingresos.

Otra debilidad estructural es el mercado laboral dual de América Latina, que expone de manera desproporcionada a los trabajadores de bajos ingresos a choques de ingresos. Aproximadamente la mitad de los trabajadores de la región son asalariados informales o autónomos sin título universitario; en Bolivia, Nicaragua, Paraguay y Perú, más de dos tercios de los trabajadores son informales. Al no poder beneficiarse de los subsidios salariales y los planes de licencia, muchos de ellos dependían durante los bloqueos de transferencias de efectivo del gobierno que compensaban solo una parte de sus ingresos perdidos.

En contraste, muchos países latinoamericanos ofrecen generosas protecciones laborales a los trabajadores asalariados con salarios altos. Colombia introdujo un subsidio equivalente al 40% del salario mínimo para todos los trabajos formales en empresas que habían experimentado pérdidas de ingresos. El gobierno de Argentina fue más allá, duplicó las indemnizaciones y finalmente prohibió los despidos por completo . Pero dicha protección va a una minoría de empleados formales, mientras que la mayoría de los trabajadores informales e independientes permanecen desprotegidos. Las consecuencias de esto fueron dolorosamente obvias en la primera mitad de 2020, con los ingresos de las personas en la parte superior cayendo mucho menos que los de las personas en la parte inferior.

¿MÁS PROBLEMAS POR DELANTE?

La crisis del COVID-19 es una oportunidad para que los gobiernos latinoamericanos fortalezcan el estado, reforman los mercados laborales disfuncionales y aceleren la búsqueda de un nuevo contrato social. Eso significa repensar la protección social (incluso avanzando hacia la cobertura sanitaria universal), reducir las barreras al empleo formal y mejorar la estabilidad de los ingresos de los trabajadores independientes. Pero los cambios necesarios son políticamente difíciles. La reestructuración de las agencias gubernamentales y las reglas del mercado laboral rápidamente altera las plumas de poderosos intereses creados, razón por la cual los gobiernos de derecha e izquierda se han mantenido hasta ahora en el camino de la menor resistencia.

Con varios países latinoamericanos programados para celebrar elecciones en 2021, la pregunta crucial es si el clima político regional mejorará o empeorará después de la pandemia. Una crisis puede unir a los ciudadanos. Pero la pandemia también ha sembrado muchas divisiones: entre profesionales que pueden trabajar desde casa y trabajadores de fábricas que no pueden; entre ancianos vulnerables y jóvenes sujetos a restricciones gubernamentales; y entre los trabajadores formales que reciben subsidios salariales y los autónomos que han perdido todos sus ingresos.

La curva de contagio de virus en América Latina puede estar aplanándose, pero sus curvas de pobreza y quiebra empresarial continúan aumentando. Si al impacto de la salud pública le sigue una crisis económica prolongada que deja atrás a muchas personas, la confianza en el gobierno y las instituciones se verá afectada y la política se fracturará aún más. COVID-19 aún podría convertirse en una pandemia de inestabilidad y desesperanza.

Fuente: https://www.project-syndicate.org/onpoint/latin-america-covid19-economic-political-crisis-by-mauricio-cardenas-et-al-2021-01?barrier=accesspaylog

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,790SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles