fbpx
20.6 C
Mexico City
miércoles, abril 24, 2024
- Anuncio -spot_img

Libros impresos y bibliotecas continúan siendo esenciales en cualquier educación

Las bibliotecas y archivos académicos desempeñan un papel vital: preservar y brindar acceso a información y textos que enriquecen la educación. Pero esta misión enfrenta desafíos en una era cada vez más digital en la que los estudiantes dependen más de los recursos en línea.


Los libros y medios físicos permiten la propiedad absoluta. Una vez adquiridas, las bibliotecas pueden compartir, preservar y reformatear libremente sus colecciones. Pero las ofertas digitales, como los libros electrónicos y las revistas en línea, normalmente solo ofrecen licencias limitadas, lo que puede poner en peligro el acceso a la educación a largo plazo.


Cuando los estudiantes buscan un libro electrónico o un artículo en línea, es posible que no se den cuenta de que el texto completo a menudo tiene licencia, no propiedad, de la biblioteca de su universidad. Los editores imponen restricciones para permitir descargas, impresiones, uso compartido entre usuarios o incluso acceso a páginas a lo largo del tiempo. El acceso depende de los pagos continuos a los proveedores. Si los presupuestos se reducen, las suscripciones caducan y la disponibilidad desaparece.

A diferencia de los libros físicos que permanecen en los estantes de las bibliotecas, el contenido digital puede desaparecer instantáneamente. Y el alojamiento remoto significa que ni siquiera los bibliotecarios pueden conservar ni migrar textos a nuevos formatos para acceder a ellos en el futuro. Nuestro papel como administradores del conocimiento se ve perturbado.


Esto también afecta el acceso a publicaciones nacidas en formato digital, como contenido web o blogs. Sin un archivado proactivo, los textos en línea simplemente desaparecen cuando los servidores se desconectan o los sitios se cierran. Las bibliotecas del Reino Unido que desean recopilar y preservar obras digitales en desaparición a menudo se ven obstaculizadas por la ley de derechos de autor y los costos prohibitivos de las licencias.


Mientras que los medios físicos pueden prestarse y reutilizarse libremente, las licencias digitales impiden que las bibliotecas cumplan plenamente sus fines educativos. También transfiere un poder excesivo a los editores motivados más por las ganancias que por el acceso público. Campañas como #ebookSOS están trabajando para crear conciencia sobre cómo los altos precios y las licencias restrictivas de los libros electrónicos académicos limitan el acceso a la información, no solo en el Reino Unido sino a nivel mundial.


Algunos se oponen argumentando que la conveniencia del acceso digital compensa desventajas como las restricciones o la impermanencia. Pero los estudios muestran que los libros electrónicos limitan la absorción y la retención en comparación con los textos físicos. Y los estudiantes continúan informando que prefieren la versión impresa para lectura y estudio prolongados.


Los libros físicos también evitan problemas como la fatiga visual digital o los costos de los dispositivos que exacerban las desigualdades educativas. Finalmente, las investigaciones indican que nuestras mentes comprenden mejor conceptos complejos cuando participan en múltiples modalidades de aprendizaje: auditivo, visual y táctil. Los medios físicos permiten mejor esta experiencia multifacética.


A pesar de esto, las presiones presupuestarias empujan cada vez más a las bibliotecas hacia modelos exclusivamente digitales. Y los editores siguen reduciendo los términos de las licencias con la esperanza de maximizar los ingresos. Esto traslada la carga de los costos educativos a los estudiantes y las bibliotecas en forma de tarifas recurrentes de suscripción y plataforma.


El resultado es que los estudiantes se vuelven dependientes de recursos que funcionalmente podrían desaparecer de la noche a la mañana debido a decisiones corporativas. Esto no favorece el papel de la academia como administradora del conocimiento generacional.


Lo que está en riesgo va más allá de los libros de texto. Las fuentes primarias, los libros raros y las colecciones especiales ofrecen ventanas únicas al conocimiento y la historia. Pero sólo una pequeña fracción de los fondos especializados de las universidades del Reino Unido están digitalizados, si es que lo están.


Las restricciones de acceso físico debido a Covid pusieron esto de relieve. Sin acceso in situ, muchos recursos raros eran funcionalmente inexistentes para los estudiantes e investigadores remotos. Cuando Internet Archive permitió que se tomaran prestados digitalmente escaneos de libros impresos durante la pandemia, los editores demandaron para detener este acceso. Esto revela cómo los intereses motivados por las ganancias a menudo limitan el acceso público a la información en lugar de ampliarlo.

Incluso la digitalización de obras huérfanas (cuando se desconoce el titular de los derechos) plantea desafíos en torno a la preservación, los derechos y los costos de reformateo. Una peculiaridad particular de la ley de derechos de autor del Reino Unido significa que las obras huérfanas inéditas están protegidas colectivamente por derechos de autor hasta el 31 de diciembre de 2039 y, por lo tanto, ni siquiera pueden exhibirse, y mucho menos digitalizarse. Las estimaciones sobre la escala de estas obras alcanzan los cientos de millones, algunas de ellas con cientos de años de antigüedad, lo que dificulta el acceso a vastos tesoros de recursos culturales únicos.


Las bibliotecas deben considerar modelos innovadores que equilibren la conveniencia y las restricciones. Algunas posibilidades incluyen:


– Disposiciones sobre derechos de autor que permiten el cambio de formato de textos digitales con fines de archivo.
– Revisar los términos de las licencias para la educación para facilitar el intercambio y la preservación.
– Exenciones de bibliotecas a la gestión de derechos digitales (DRM) y límites de derechos de autor en archivos digitales.
– Financiación pública para digitalizar obras impresas raras y colecciones especiales.
– Políticas que requieren acceso heredado continuo a recursos académicos descontinuados.
– Subsidiar bibliotecas para mantener colecciones impresas accesibles a la comunidad.
– Asociaciones interbibliotecas para preservar equivalentes impresos de recursos digitales críticos.


Las bibliotecas académicas también están explorando modelos digitales alternativos, como los recursos educativos abiertos (REA). Pero la impresión sigue desempeñando un papel irreemplazable para una lectura profunda y un acceso fiable a largo plazo.


La clave es utilizar los puntos fuertes de cada formato en un modelo combinado. La impresión proporciona permanencia y propiedad. Lo digital permite el descubrimiento y la accesibilidad. Debemos evitar una prisa acrítica por digitalizar cada texto antes de garantizar que los términos de las licencias sirvan al mandato central de la academia: la preservación y transmisión del conocimiento.


Con el marco adecuado, las bibliotecas académicas pueden cumplir esta misión. Pueden aprovechar los recursos digitales para su capacidad de búsqueda y al mismo tiempo mantener equivalentes impresos para garantizar el acceso continuo. Esto sirve mejor a la próxima generación de académicos, brindando conveniencia tecnológica sin conceder disponibilidad permanente al control corporativo.


Pero lograr el equilibrio adecuado requiere abogar por políticas centradas en la educación y el acceso. La academia debe defender las ofertas digitales en términos razonables, sin maximizar las ganancias de los editores. De lo contrario, corremos el riesgo de una erosión digital del conocimiento confiado a bibliotecas y archivos.


El acceso inclusivo a la información permite la movilidad social, el descubrimiento y el crecimiento. Pero la conveniencia no debe prevalecer sobre la permanencia. Las bibliotecas y las universidades sirven a la sociedad, no a los accionistas. Con políticas digitales con mentalidad pública, la academia británica puede aprovechar el potencial de la tecnología y al mismo tiempo salvaguardar la disponibilidad duradera del conocimiento. Esto promete un patrimonio intelectual más rico, de libre acceso para todos aquellos que buscan su crecimiento personal.

Fuente: https://www.timeshighereducation.com/blog/printed-page-remains-essential-scholars-and-students?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=na-weekly&spMailingID=27126963&spUserID=MTAxNzcwNzE2OTIxMAS2&spJobID=2310466829&spReportId=MjMxMDQ2NjgyOQS2

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,790SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles