fbpx
23.9 C
Mexico City
martes, junio 18, 2024
- Anuncio -spot_img

¿Se puede controlar el problema de la basura, que genera billones de toneladas en la moda?

Cada año, los consumidores de todo el mundo descartan millones de toneladas de camisetas, jeans y vestidos usados, y los volúmenes no hacen más que crecer.


Gran parte de esto (casi el 80 por ciento en el caso de la Unión Europea) va directamente a la basura, se mezcla con otras formas de desechos y, a menudo, termina en vertederos e incineradoras. El resto fluye a través de contenedores de donaciones y puntos de recogida de textiles hacia un mercado secundario próspero pero controvertido orientado a la exportación. Según grupos de defensa, con poca supervisión de la calidad, grandes volúmenes de ropa vieja simplemente terminan en vertederos.


Ahora, grandes mercados consumidores como la Unión Europea y California están buscando tomar medidas enérgicas contra este problema introduciendo una “responsabilidad extendida del productor” o esquemas EPR que harían que las marcas paguen para cubrir el costo de la gestión de los desechos textiles.


Pero los formuladores de políticas están diseñando regulaciones para un sistema de recolección, clasificación y reciclaje que aún no existe en la escala requerida. Y cuándo una prenda de vestir debe tratarse como basura y cuándo aún debe verse como un bien valioso que puede reutilizarse y revenderse es una cuestión complicada.


¿Cómo funciona el sistema en este momento?


Varios países de Europa han introducido sistemas EPR para textiles este año, anticipando una regulación más amplia a nivel de la UE. Pero Francia ha aplicado una política desde hace más de una década.


El año pasado, el país recogió más de 260.000 toneladas de ropa vieja, zapatos y ropa de hogar, según Refashion, la organización encargada de supervisar el plan francés. Pagó 22,5 millones de euros (23,7 millones de dólares) a centros de clasificación contratados que separan los productos considerados apropiados para la reventa de los destinados a la trituradora para el reciclaje mecánico.


Casi todos los productos clasificados considerados apropiados para la reventa fueron enviados al extranjero, convirtiéndose en parte de un comercio opaco de ropa de segunda mano que, según los grupos de defensa, ha convertido a los países receptores en vertederos de moda rápida. Aproximadamente un tercio de los textiles recolectados a través del programa EPR francés terminan en África.

La fuerte dependencia de la exportación masiva de textiles con poco control sobre la calidad o el destino final de las prendas es una deficiencia del sistema que debería abordarse en la legislación que se debate a nivel europeo, según un documento de posición publicado el mes pasado por París. Buena moda. La asociación francesa de más de 100 actores de la industria incluye importantes empresas de moda como Chanel, Kering y LVMH, el grupo comercial Fédération de la Haute Couture et de la Mode y organizaciones sin fines de lucro como la Fundación Ellen MacArthur.


“Pensamos que era bueno resaltar las lagunas del sistema francés”, dijo Dounia Wone, directora de sostenibilidad del sitio de reventa Vestiaire Collective, que encabezó la investigación y lidera la promoción en Bruselas sobre el tema.


El desafío es que la infraestructura para reciclar textiles a nivel mundial es limitada, mientras que el volumen de residuos crece y su calidad se deteriora. Los esfuerzos de la UE para gestionar los residuos textiles deben incluir normas estrictas y coherentes que garanticen que cualquier prenda que se considere apta para la exportación cumpla las normas de calidad, exigir mayor transparencia y controles para evitar que los residuos simplemente se envíen al extranjero y garantizar que las exportaciones sólo se dirijan a países que consientan recibirlos con capacidad demostrada para comercializar o procesar prendas usadas, según el documento de posición.


Refashion dijo que está de acuerdo con la necesidad de reforzar las auditorías. La organización está preparando su propio documento de posición sobre el tema.


¿Por qué se centra esto ahora?


Abordar los desechos textiles es un gran foco de atención para los responsables políticos de la UE, que han identificado al sector como uno de los más contaminantes del bloque. Las reglas ya acordadas significan que los países miembros necesitarán contar con sistemas para recolectar desechos textiles para 2025. En julio, la Comisión Europea presentó su propuesta para un esquema EPR, que incluye reglas para gestionar los desechos textiles de modo que se dé prioridad a la reutilización y se hagan más Los textiles se reciclan. El mes pasado, el Parlamento Europeo presentó un primer borrador de enmiendas, el siguiente paso para hacer avanzar la propuesta hacia un acuerdo final.


Mientras tanto, California, el estado estadounidense que por sí solo se cuenta entre las economías más grandes del mundo, está consultando sobre una propuesta para su propio proyecto de ley EPR.


Cuándo y cómo los textiles desechados se consideran residuos es un detalle técnico, pero importante. Los productos clasificados como destinados a la reutilización o reventa están sujetos a una supervisión menos estricta y tienen un valor más claro, particularmente en ausencia de una infraestructura de reciclaje madura. Los formuladores de políticas deben esforzarse entre garantizar que los productos aptos para la reutilización lleguen a los mercados apropiados y, al mismo tiempo, controlar el flujo de desechos de una manera que permita el desarrollo de infraestructura de reciclaje y cierre las lagunas existentes.


“El diablo está en esos detalles”, dijo Rachel Kibbe, directora ejecutiva de Circular Services Group, una firma de consultoría y defensa que lidera los esfuerzos de la industria para dar forma a la política EPR en California. “El objetivo general es tener menos desperdicio entre comillas. ¿Pero qué es el desperdicio?”


Si bien el proyecto de ley de California todavía está en proceso de elaboración, muchas de estas consideraciones figuran en la propuesta existente de la UE.

¿Qué pasa con la sobreproducción?


Una sola ley nunca será una solución milagrosa para el problema de los residuos de la moda.


Los esquemas EPR tienen como objetivo crear mecanismos para financiar la recolección, clasificación y reciclaje de textiles, pero los grupos de defensa dicen que deben ir acompañados de pasos adicionales para garantizar que los productos que llegan al mercado tengan una vida útil lo suficientemente larga como para ser aptos para su reutilización y estén diseñados para que puedan ser reciclados: ambos temas en la hoja de ruta de Europa para regular la industria textil.


Las tarifas asociadas con los esquemas EPR también podrían incentivar a las empresas a cambiar la forma en que producen. En su borrador de propuesta, la Comisión Europea estimó que el costo promedio de recolectar y gestionar los desechos de ropa en el bloque ascendería a 12 centavos por artículo, pero se espera que el costo varíe dependiendo del material y la composición de artículos específicos para que los productos que son más Se espera que los productos difíciles de reciclar (por ejemplo, los hechos de fibras mezcladas o con muchos botones o cremalleras) cobren una tarifa más alta.


Aún así, garantizar que los textiles se recopilen, clasifiquen y eliminen de manera responsable es solo una parte de un desafío más amplio para la industria. ‘No responde al problema más importante, que son los volúmenes’, dijo Wone.

Fuente: https://www.businessoffashion.com/articles/sustainability/textile-waste-epr-regulation-secondhand-france/?utm_source=Sailthru&utm_medium=email&utm_campaign=Newsletter%20Weekly%20Roundup:%20Fashion%20Dive:%20Daily%20Dive%2010-14-2023&utm_term=Fashion%20Dive%20Weekender

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles