fbpx
16.8 C
Mexico City
viernes, julio 19, 2024
- Anuncio -spot_img

Guerra Hamas-Israel podría crear caos mundial en el sector petrolero

Es poco probable que la extraña calma que reina en los mercados petroleros mundiales sobreviva al bloqueo de Gaza, y mucho menos a una invasión terrestre israelí y la erradicación total del régimen de Hamás.

La única manera de derrotar a Hamás es la guerra urbana casa por casa, manzana por manzana. ‘Esto podría llevar varios meses’, dijo Alex Plitsas del Atlantic Council.

También supondrá una presión intolerable para el sistema internacional. Como dijo el jueves el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en Jerusalén: “Importa cómo Israel hace esto”.

El suministro de alimentos, agua, energía y combustible a Gaza ya ha sido cortado. El sentimiento callejero árabe se endurecerá a medida que el enclave se convierta en un infierno en la Tierra y las muertes palestinas aumenten a miles, lo que obligará a los gobiernos reacios de todo el Medio Oriente a alinearse detrás de la causa fraternal, cualesquiera que sean sus disputas geopolíticas con Hamás y el Eje de Resistencia de Irán.

El gran acuerdo entre Estados Unidos, Israel y Arabia Saudita ya es letra muerta. Esto tiene grandes implicaciones para el petróleo en un momento en que el mercado del crudo ya está en déficit y los precios están en la banda superior de su rango histórico, impulsados ​​por los recortes de producción de Arabia Saudita y la OPEP de dos millones de barriles por día (b/d), de lo contrario conocido como manipulación de precios por cártel.

Los términos tácitos del acuerdo eran que Saudi Aramco devolvería un millón de b/d como gesto unilateral. Pero esto dependía de que Israel reforzara la Autoridad Palestina en Cisjordania, una de las razones por las que Hamás estaba tan decidido a frustrarlo. El acuerdo es ahora casi impensable.

Sólo se puede suponer que Hamás pretendía provocar una conflagración total decapitando a mujeres y niños en la peor masacre de judíos desde el Holocausto. Ahora los acontecimientos deben seguir el guión de Sófocles con una inquietante inevitabilidad.

Debe existir un alto riesgo de que la imparable cadena de acontecimientos desencadene un ataque del Hezbollah libanés, respaldado por Irán y armado con 150.000 misiles en el norte de la Línea Azul, que a su vez se extienda a Siria. Israel bombardeó los aeropuertos de Damasco y Alepo en un ataque preventivo el jueves. ‘Cuanto más larga sea la guerra, mayor será la probabilidad de que Hezbollah se una a ella’, dijo el doctor Walid Abdel Hay, un analista político jordano.

A estas alturas todo el mundo sabe lo que está en juego: estamos a una escalada de un enfrentamiento entre Irán y las democracias occidentales, que en términos generales apoyan a Israel, como deben hacerlo después del salvajismo del ataque de Hamás.

Lo que comenzó el año pasado como una operación especial rusa de 10 días en Ucrania se está transformando en una guerra mundial en la sombra en tres frentes, con Occidente enfrentando una alianza impía de Rusia, China e Irán, todos operando con cierto grado de colusión.

Hay una inquietante cantidad de rumores políticos en Irán de que a) Estados Unidos está ahora tan estancado con Ucrania y Taiwán que no puede dar un paso al frente en Medio Oriente, y b) que Europa se enfrenta a una crisis de costo de vida de ese tipo. que está efectivamente paralizado. Este tipo de pensamiento es la forma en que ocurren errores de cálculo calamitosos.

Mientras Beijing pide “moderación” a todas las partes en el Levante, los medios controlados por el Estado pasan por alto por completo el carácter del ataque de Hamás. Culpa a Estados Unidos, del mismo modo que repite como un loro la propaganda del Kremlin sobre la guerra en Ucrania.

La liga de autocracias se está volviendo más audaz a medida que Occidente agota sus reservas de municiones y comienza a deshilacharse en múltiples líneas de división. El presunto sabotaje ruso al gasoducto finlandés-estonio cruza esta semana hacia territorio de la OTAN. La lucha nos la están llevando a nosotros.

Este choque de civilizaciones políticas se produce en un momento en que los ratios de deuda soberana del G7 ya se encuentran en niveles récord o cerca de ellos, con déficits fiscales en una trayectoria insostenible. Necesitamos un rearme militar generalizado (del 3 al 4 por ciento del PIB), pero nuestras democracias no están ni remotamente preparadas para lo que esto puede significar.

Hasta ahora, el presidente Joe Biden ha hecho la vista gorda ante la llegada de 700.000 b/d adicionales de crudo iraní a los mercados petroleros mundiales. El alboroto en el Congreso pondrá fin a esto.

Ahora todos pueden ver que ha estado financiando el aventurerismo extranjero del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica. La Ley para dejar de albergar petróleo iraní tiene como objetivo sancionar a cualquier banco, aseguradora o barco, en cualquier parte del mundo, que participe en el transporte ilícito de crudo iraní. Pocos se atreverán a desafiar el largo brazo del Tesoro estadounidense.

No hace falta decir que ningún plan de batalla sobrevive al primer contacto con el enemigo. Irán podría tomar represalias atacando los flujos a través del Estrecho de Ormuz, el punto de estrangulamiento para el 17 por ciento del suministro mundial de crudo y para el gas GNL de Gran Bretaña proveniente de Qatar. También se habla en Irán de reactivar a los aliados hutíes en Yemen para atacar a los petroleros en el Mar Rojo.

La próxima caída de la oferta iraní chocará con un mercado petrolero que ya está ajustado. La reserva estratégica de petróleo de Estados Unidos está en su nivel más bajo en 40 años. Biden ya no puede seguir drenándolo a un ritmo de un millón de b/d –para ganar elecciones y mantener contentos a los conductores– sin agotar el último colchón de emergencia.

Los chinos han estado haciendo lo contrario, añadiendo 500.000 b/d a su reserva estratégica durante varios meses. Esto ha alimentado la especulación sobre el almacenamiento antes de un ataque a Taiwán. Uno también podría preguntarse si Xi Jinping se enteró de algo más.

¿Deberíamos temer una repetición del embargo petrolero árabe de 1973 si se busca una solución cartaginesa en Gaza? No como tal. La intensidad del petróleo en el PIB mundial se ha reducido en un 60 por ciento durante el último medio siglo gracias a la eficiencia energética. En Europa ha disminuido más del 70 por ciento. La mayoría de los estados de la OCDE tienen ahora 90 días de reservas mínimas.

Los Estados del Golfo ya no tienen el dominio absoluto de los años 1970. Estados Unidos es hoy el mayor productor de petróleo del mundo, debido a las maravillas tecnológicas de la extracción de esquisto. Sólo la Cuenca Pérmica produce casi 6 millones de b/d, superando al yacimiento petrolífero de Ghawar en Arabia Saudita. El departamento de energía de Estados Unidos espera que la producción estadounidense alcance un máximo histórico de 13,4 millones de b/d el próximo año.

Sin embargo, reflexionemos sobre lo que podría suceder en una crisis petrolera grave. Algunos en el Congreso presionarían por controles sobre las exportaciones de crudo de Estados Unidos, dejando a Europa en la estacada, tal como presionaron por controles sobre las exportaciones de GNL el año pasado. En ambos partidos prevalecieron mentes más sensatas. Eso no se puede garantizar en un mundo con un petróleo a 200 dólares.

El consenso del mercado es que un embargo petrolero árabe está hoy fuera de discusión. Se supone que tal acción socavaría el futuro a largo plazo de la OPEP a través de tres efectos: aceleraría la eficiencia energética, desencadenaría nuevas oleadas de inversión en fracking de esquisto y aceleraría la transición verde.

No lo encuentro del todo convincente. Independientemente de lo que diga la OPEP (todavía pronostica una demanda de petróleo en auge hasta la década de 2030), en realidad está maximizando los ingresos a corto plazo al intentar llevar los precios a 100 dólares. Ya se está comportando como si supiera que las ventas de automóviles chinos serán en gran medida eléctricos para 2025 y, por lo tanto, que el juego a largo plazo ha terminado.

Los Estados del Golfo claramente no tienen ningún deseo de pelear con Occidente. La mayoría (excepto Qatar) detesta a Hamás y estaría silenciosamente encantado de ver a Israel aniquilar hasta el último cuadro. Pero estas monarquías sobreviven gracias al consentimiento de la opinión pública. Las emociones están tan exaltadas –y seguirán aumentando– que pueden verse obligados a adoptar medidas radicales para evitar una revolucionaria Primavera del Golfo en casa.

La lección para Europa, si necesitamos otra, es que cuanto antes sustituyamos el petróleo y el gas importados de lugares peligrosos por energía local más barata, más seguros estaremos.

Fuente: https://www.telegraph.co.uk/business/2023/10/13/israel-hamas-gaza-world-oil-crisis/?WT.mc_id=e_DM218566&WT.tsrc=email&etype=Edi_USD_New&utmsource=email&utm_medium=Edi_USD_New20231015&utm_campaign=DM218566

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,690SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles