fbpx
27.9 C
Mexico City
viernes, mayo 17, 2024
- Anuncio -spot_img

A medida que Occidente se acerca a Vietnam, Hanoi se parece más a Beijing

La filtración a principios de este mes de una supuesta directiva política del Politburó del Partido Comunista de Vietnam sobre seguridad interna ha generado preocupaciones de que las autoridades de Hanoi se estén preparando para aumentar aún más la vigilancia interna y los controles sociales.

El documento, denominado Directiva 24 y que se dice que fue emitido en julio pasado, describe planes integrales para reforzar los controles sobre la formación de sindicatos y mantener una supervisión estricta de los trabajadores, así como de aquellos que viajan o estudian en el extranjero o cooperan con organizaciones internacionales. Los medios de comunicación se utilizarán para ayudar a combatir la desobediencia civil, las opiniones contrarias y las influencias culturales extranjeras.

La Directiva 24 también insta a tener precaución con los inversores extranjeros que podrían ‘esconderse en las sombras’ mientras buscan dominar sectores económicos clave o socavar la independencia, la autonomía económica y la estabilidad política de Vietnam.

Este punto de vista creó un telón de fondo incómodo cuando Estados Unidos envió la semana pasada a Vietnam su delegación empresarial más grande hasta la fecha. El grupo incluía representantes de Boeing, Meta y otras 58 empresas y estaba dirigido por Ted Osius, ex embajador de Estados Unidos en Hanoi.

Publicada por The Project 88, un grupo de defensa de los derechos centrado en Vietnam con sede en los EE. UU., la Directiva 24 resume las preocupaciones arraigadas en los niveles más altos del poder en Hanoi sobre las amenazas percibidas a la seguridad nacional que surgen de ‘fuerzas hostiles y reaccionarias’ a través de los florecientes lazos internacionales de Vietnam. .

A medida que se profundizan las conexiones globales del país, los funcionarios temen que ‘nuevas dificultades y desafíos para la seguridad nacional’ puedan poner en peligro la legitimidad y la supervivencia del régimen.

Pero a pesar del tono severo, la directiva filtrada no parece indicar el comienzo de una nueva represión contra la sociedad civil. Más bien, yo diría que representa una consolidación y continuación de una tendencia preocupante que está en marcha desde la época de Osius.

De hecho, son los aspectos de ‘negocios como de costumbre’ de la directiva los más preocupantes e indicativos de la resistencia de Hanoi a cualquier moderación de su enfoque represivo. Esto, a su vez, indica que los funcionarios vietnamitas tienen poca preocupación por las posibles repercusiones internacionales de sus duras medidas de seguridad.

Esta actitud subraya un dilema crítico para Estados Unidos y sus aliados occidentales. En una era en la que los ideales chocan cada vez más con la realpolitik, ¿cómo deberían las democracias equilibrar las prioridades estratégicas con el imperativo de promover las libertades civiles?

En el caso de Vietnam, las facciones del Partido Comunista con bastiones en las agencias de defensa, seguridad e ideología del país han estado en ascenso desde 2016. Esto ha puesto al país en una trayectoria implacable de controles más estrictos sobre la sociedad civil y el discurso público en los principales medios de comunicación y en ciberespacio.

Las leyes y regulaciones se han utilizado como armas para censurar más estrictamente el contenido en línea y perseguir a los críticos. Las grandes plataformas tecnológicas extranjeras como Facebook han sido intimidadas para que cumplan con las demandas de Hanoi de eliminar publicaciones políticamente sensibles.

El código tributario y otras regulaciones se han utilizado para atacar a activistas y restringir las operaciones de grupos cívicos extranjeros. Destacados activistas medioambientales nacionales como Dang Dinh Bach cumplen ahora penas de prisión por presuntos delitos como la evasión fiscal. Un clima de miedo impregna lo que alguna vez fue una sociedad civil vibrante.

Esta asfixia de las libertades civiles ha persistido a pesar de las promesas de Hanoi de dar espacio a los grupos laborales y ambientalistas en acuerdos internacionales como el Acuerdo Integral y Progresista de Asociación Transpacífico, el Acuerdo de Libre Comercio UE-Vietnam de 2019 y el Acuerdo de Asociación para una Transición Energética Justa con El Grupo de los Siete países se anunció en diciembre de 2022.

La creciente audacia de Vietnam se ha visto reforzada por la creciente importancia geopolítica del país en medio de la intensificada rivalidad entre las grandes potencias entre China y Estados Unidos.

Hace tres semanas, Vietnam elevó sus relaciones bilaterales con Australia a una ‘asociación estratégica integral’ cuando el Primer Ministro Pham Minh Chinh visitó el país con otros líderes de la ASEAN.

Esto puso a Canberra en el mismo plano con Vietnam que alcanzaron a finales del año pasado Estados Unidos y Japón, lo que significa que, junto con India, los cuatro miembros del Quad han alcanzado la cima de la jerarquía diplomática de Hanoi. Sin embargo, bajo su enfoque pragmático de ‘diplomacia de bambú’, Vietnam se ha esforzado por mantener vínculos igualmente sólidos tanto con China como con Rusia.

Por lo tanto, para evitar que Vietnam se incline más hacia Beijing y Moscú, Estados Unidos y sus aliados occidentales han silenciado las críticas al mal trato que Vietnam da a las libertades civiles. Eso le ha dado al régimen más libertad para desviar el escrutinio de sus medidas represivas.

El estatus secundario de los derechos humanos quedó claro durante la visita del presidente estadounidense Joe Biden a Hanoi en septiembre pasado, cuando el foco de su viaje se centró en mejorar la relación bilateral, con Beijing al fondo.

Pero anteponer los intereses estratégicos a las libertades fundamentales amenaza con socavar los principios democráticos sobre los que Washington y sus aliados han evangelizado durante mucho tiempo. En el contexto vietnamita, esto es particularmente irónico ya que al acercarse a Hanoi en nombre de contener la creciente influencia de Beijing, en realidad están respaldando un modelo de gobernanza muy parecido al de China.

Es evidente que Hanoi está aprovechando el enfoque del Partido Comunista Chino a medida que refuerza su control de la esfera pública, especialmente en línea. Si el objetivo de Washington es realmente apoyar a las sociedades libres de Asia a resistir la presión china, debería reflejar el resultado contrario que ha surgido en Vietnam.

Fuente: https://asia.nikkei.com/Opinion/As-West-draws-closer-to-Vietnam-Hanoi-gets-more-like-Beijing?utm_campaign=GL_opinion&utm_medium=email&utm_source=NA_newsletter&utm_content=article_link&del_type=6&pub_date=20240330093000&seq_num=4&si=13636

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles