fbpx
14 C
Mexico City
domingo, julio 14, 2024
- Anuncio -spot_img

China pasó de manufactura a economía de servicios, ahora tiene un problema “Deflación”, manufactura se deprime y se lleva a los servicios

La segunda economía más grande del mundo se convertirá en un segundo más distante este año.

China tiene un nuevo jefe en el banco central. Pan Gongsheng, quien se convirtió en gobernador del Banco Popular de China el 25 de julio, es un tecnócrata. Su carrera, que incluye un doctorado en economía, investigación en la Universidad de Cambridge y Harvard, y un período como vicegobernador, se parece a la de los banqueros centrales en otros lugares . Pero hereda un problema diferente: muy poca inflación, no demasiada.

Los precios al consumidor de China no aumentaron en absoluto en el año hasta junio. El deflactor del pib del país , una medida amplia del precio de los bienes y servicios, cayó un 1,4% en el segundo trimestre, en comparación con el año anterior. Esa es la mayor caída desde 2009.

La caída de los precios plantea peligros inmediatos para los políticos del país. Pueden erosionar las ganancias, deprimir la confianza y desalentar el endeudamiento y la inversión, lo que solo aumentará la presión deflacionaria. La ausencia de inflación también tiene una implicación menos inmediata, de particular interés para quienes llevan la cuenta en la carrera geopolítica entre China y Estados Unidos. La deflación podría retrasar el surgimiento de China como la economía más grande del mundo.

A pesar de sus dificultades, se espera que la economía de China crezca alrededor de un 5% este año. La de Estados Unidos probablemente crecerá un 2% en el mejor de los casos. Entonces China parecería estar ganando terreno. Pero estos pronósticos excluyen la inflación e ignoran los tipos de cambio. El crecimiento “nominal” de Estados Unidos, antes de ajustarse a la inflación, podría superar el 6%, según el banco Goldman Sachs. El país producirá un 2% más de cosas, cuyo precio podría subir alrededor de un 4%. Por otro lado, se pronostica que el crecimiento nominal de China será solo del 5,5%.

En teoría, la alta inflación en Estados Unidos debería debilitar el dólar. Esto haría que otras economías como China cobraran mayor importancia en términos de dólares. En la práctica, sin embargo, la moneda estadounidense ha sido fuerte. Como resultado, el pib de China , convertido a dólares, podría quedar aún más por detrás del de su rival en 2023, por segundo año consecutivo. La economía del país será del 67% del tamaño de la de Estados Unidos en 2023, según Goldman Sachs, en comparación con el 76% en 2021. Por lo tanto, la segunda economía más grande del mundo será un segundo más distante.

Esta trayectoria es inesperada. Se supone que las economías emergentes como la de China no solo crecerán más rápido que las economías maduras, sino que también se supone que sus precios “se pondrán al día” con los precios más altos que prevalecen en los países ricos. Las economías emergentes comienzan siendo pobres y baratas, luego se vuelven más ricas y más caras, ya sea porque sus precios suben rápidamente o porque sus tipos de cambio se fortalecen. En la década de 1960, por ejemplo, un estadounidense que visitara Italia o Japón habría descubierto que el dólar se estiraba más en estos países que en casa. Los precios de la lira y el yen, cuando se convirtieron a dólares al tipo de cambio del mercado, fueron más bajos que los precios estadounidenses de artículos similares. Dos o tres décadas después, tanto Italia como Japón eran tan caros como Estados Unidos.

La explicación clásica de este fenómeno fue proporcionada por Bela Balassa y Paul Samuelson, dos economistas, en 1964. En las economías de convergencia, la productividad crece rápidamente en industrias, como la manufactura, que intercambian bienes a través de las fronteras. Debido a que la producción por trabajador aumenta rápidamente, las empresas pueden permitirse pagar más a sus trabajadores sin aumentar sus precios, que están sujetos a la competencia global. Mientras tanto, en sectores como los servicios, que no se comercializan mucho a través de las fronteras, la productividad crece más lentamente. No obstante, las empresas de servicios deben competir con las manufactureras por los trabajadores del país. Eso los obliga a aumentar sus salarios para atraer reclutas. Los salarios más altos, a su vez, obligan a estas empresas a subir los precios. Estos aumentos de precios son necesarios porque la productividad no se ha mantenido y son posibles porque los servicios están protegidos de la competencia global.

Los precios de China ahora son en promedio solo el 60% de los precios estadounidenses cuando se comparan artículos similares, según el Banco Mundial. Su cifra se alinea con el índice Big Mac de este periódico, que compara el precio de las hamburguesas en todo el mundo. En China una Big Mac cuesta 24 yuanes, el equivalente a 3,35 dólares. Eso es solo el 63% del costo de una golosina carnosa similar en Estados Unidos.

Los pronosticadores a largo plazo de Goldman Sachs esperan que el nivel de precios de China haya aumentado modestamente, en relación con el de Estados Unidos, a mediados de la próxima década. en ese momento, el pib de China se habrá convertido en el más grande del mundo, proyectan. si, en cambio, los precios se mantienen en su bajo nivel actual, es posible que el pib de China nunca supere al de Estados Unidos. Capital Economics, una empresa de investigación, se adhiere a esta visión más sombría. Cree que el crecimiento por trabajador de China se desacelerará a aproximadamente el mismo ritmo que el de Estados Unidos en la próxima década. Si China ya no se está poniendo al día con Estados Unidos económicamente, argumenta, no hay razón para esperar que sus precios se pongan al día tampoco.

imagen: alberto miranda

Ponerse al día y papas fritas

Esa conclusión puede ser demasiado apresurada. La historia proporciona muchos casos en los que los precios de un país aumentan, en relación con los de Estados Unidos, incluso cuando su pib per cápita no crece más rápido. Por ejemplo, Irlanda, Israel e Italia tuvieron rachas en la década de 1980 cuando el pib per cápita creció más lentamente que el de Estados Unidos, pero sin embargo se volvieron menos baratos, a través de una inflación más rápida o un tipo de cambio fortalecido. Las cifras de Penn World Table sugieren que, en total, 156 países han tenido al menos un período de diez años de convergencia de precios sin convergencia económica desde 1960.

Este patrón es finalmente compatible con la teoría de Balassa y Samuelson. Si un sector manufacturero dinámico fuera compensado por un sector de servicios moribundo, un país podría crecer modestamente en general, pero seguir encareciéndose. El precio de los servicios aumentaría rápidamente, impulsado por la competencia por mano de obra de empresas manufactureras más productivas.

¿Persistirá el bajo precio de China? Eso dependerá no solo de qué tan rápido crezca en relación con Estados Unidos, sino qué tan rápido crezca su fabricación en relación con las industrias locales. Para cerrar la brecha del pib con Estados Unidos, China también tendrá que reducir la brecha de precios.

Fuente: https://www.economist.com/finance-and-economics/2023/07/27/deflation-is-delaying-chinas-rise-to-economic-superiority?utm_campaign=r.finance-newsletter&utm_medium=email.internal-newsletter.np&utm_source=salesforce-marketing-cloud&utm_term=7/27/2023&utm_id=1701813

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,590SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles