fbpx
20 C
Mexico City
viernes, mayo 24, 2024
- Anuncio -spot_img

El hambre de poder de Xi Jinping está dañando la economía de China

A medida que el sistema político chino se vuelve cada vez más cerrado, los eventos públicos fijos siguen siendo una de las pocas ventanas para la toma de decisiones. La reunión anual más importante de este tipo, la del parlamento formal, está en marcha en Beijing. Los máximos dirigentes y miles de delegados asistirán durante una semana. Hasta el momento las señales no son tranquilizadoras. Sugieren que China carece de un plan sólido para hacer frente a su crisis económica y que algunos de sus objetivos se están alejando de la realidad. El poder se está concentrando aún más en manos del presidente Xi Jinping.


Comience con la economía. En un discurso ante la asamblea, el primer ministro de China, Li Qiang, reveló un objetivo de crecimiento del PIB de alrededor del 5% en 2024. También presentó un plan a largo plazo bajo el lema “nuevas fuerzas productivas”. Esto enfatiza el paso de un sector inmobiliario inflado, inversiones financiadas con deuda y manufactura básica a industrias de alta productividad, como la energía verde, la inteligencia artificial y los servicios digitales. En un guiño a una población cada vez menor, China ‘mejorará las políticas para impulsar las tasas de natalidad’. Los gobernantes de China creen que han sido apropiadamente duros con la crisis inmobiliaria, disciplinados al responder a la desaceleración y que tienen una visión coherente.


Pero si miramos más de cerca, la imagen se desmorona. El objetivo del 5% está por encima de la previsión media del 4,6%. Para lograrlo, China necesita más estímulo. Sin embargo, el objetivo de déficit fiscal del 3% para 2024, que se verá incrementado por la emisión de bonos a largo plazo de alrededor del 0,8% del PIB y otros fondos extrapresupuestarios, es demasiado pequeño (especialmente porque las previsiones del gobierno sobre la venta de tierras siguen siendo demasiado optimistas). Li también estableció un techo de facto para la inflación del 3%, en línea con la práctica de los últimos 15 años. Pero a diferencia de antes, China ahora enfrenta una crisis deflacionaria: los precios al consumidor cayeron un 0,8% interanual en enero. China solía fijar objetivos y superarlos. Ahora están adosados ​​del mundo real.


Para revitalizar su economía, China necesita aprovechar el sector privado. Las inversiones privadas representan la mitad del total nacional, pero cayeron un 0,4% en 2023, en gran parte debido a la caída del sector inmobiliario. Li hizo comentarios tranquilizadores sobre la innovación y el “trato nacional” a las empresas extranjeras. Pero con los empresarios sintiéndose poco amados, además de una regulación inestable y una paranoia oficial sobre la seguridad, el gobierno no tiene una buena manera de restaurar la confianza. La inversión multinacional está en su nivel más bajo en 30 años. El descuento de valoración de las acciones chinas en comparación con las estadounidenses ha alcanzado el 54%, una de las peores cifras desde la década de 1990, en una señal de desilusión entre los inversores locales y extranjeros.


En medio de este malestar, la coreografía política sugiere que Xi está cada vez menos dispuesto a compartir el poder, incluso con sus subordinados cuidadosamente elegidos. El discurso de apertura de Li mencionó a su jefe con más frecuencia que los de los primeros ministros anteriores. Rompiendo con una convención que data de los años 1980, a Li no se le permitirá dar una conferencia de prensa en el congreso. Esa había sido la única oportunidad para que la gente común y corriente escuchara a un político de tan alto rango responder a preguntas tan amplias. Ahora incluso este pequeño guiño a la transparencia ha desaparecido, tal vez porque Xi quiere evitar dar la impresión de que cualquier voz cuenta excepto la suya. Mientras tanto, se margina a los tecnócratas y se suprimen los datos poco halagadores. Cuanto menos convincente se vuelve la estrategia económica de China, más intenta Xi ejercer el control.


Aunque la reunión es principalmente un asunto interno, puede afectar las relaciones de China con Estados Unidos. Dado que la carrera por la Casa Blanca es tan impredecible, los gobernantes de China están tratando de no generar controversia. El discurso de Li mencionó el “desarrollo pacífico” de las relaciones con Taiwán y restó importancia a las exportaciones como motor de crecimiento, presumiblemente para evitar provocar a los proteccionistas en el extranjero.


Sin embargo, hubo abundantes indicios de que el régimen de China se ve a sí mismo en una guerra fría de largo plazo. Li instó a una mayor autosuficiencia. El gasto en defensa aumentará un 7% este año, por encima de la mayoría de las previsiones para el pib nominal. El gasto del gobierno central en ciencia se está disparando. Al comenzar la reunión, un barco chino chocó contra uno filipino en el Mar de China Meridional, y China firmó un nuevo acuerdo de defensa con las Maldivas, lo que aumentó las tensiones en el Océano Índico. La política china es más opaca que nunca, pero el mensaje es inequívoco: la economía sigue fallando, el poder se está concentrando y Xi está inquebrantablemente centrado en la contienda con Estados Unidos.

Fuente: https://www.economist.com/leaders/2024/03/06/xi-jinpings-hunger-for-power-is-hurting-chinas-economy

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,850SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles