fbpx
30.7 C
Mexico City
viernes, mayo 17, 2024
- Anuncio -spot_img

Japón amplía alinza con Estados Unidos pero ya no es su rehén en defensa y seguridad

Uno de los momentos más escalofriantes en la relación de posguerra entre Estados Unidos y Japón ocurrió en Detroit en 1982. Dos trabajadores automotrices estadounidenses mataron a golpes a un hombre chino-estadounidense, confundiéndolo con un ciudadano japonés al que acusaban de robar empleos estadounidenses. Un juez comprensivo no les dio más que un tirón de orejas. El veredicto reflejó un estado de ánimo que en los años siguientes se extendió al más alto nivel del gobierno. Temeroso de ser superado por Japón como superpotencia económica mundial, Estados Unidos empuñó la palanca. Impuso restricciones comerciales, buscó abrir los mercados internos de Japón y encabezó los esfuerzos internacionales para depreciar el valor del dólar frente al yen. Sólo después del estallido de la burbuja de precios de activos de Japón en la década de 1990 Estados Unidos lo dejó en paz.


Se podría pensar que un nuevo ataque de proteccionismo en Estados Unidos, más recientemente el intento bipartidista de bloquear la adquisición de us Steel por parte de Nippon Steel por 15.000 millones de dólares con el pretexto de salvaguardar los empleos estadounidenses, provocaría una sensación de déjà vu en Japón. Pero es más complicado que eso. En los últimos años una de las asociaciones estratégicas más importantes del mundo ha cambiado. Japón está adoptando reformas favorables al mercado y favorables a los accionistas que durante mucho tiempo han sido cosa de Estados Unidos. Estados Unidos está adoptando el tipo de políticas industriales y proteccionismo que alguna vez definieron a Japón. Esto revela mucho sobre las contradicciones que enfrenta Estados Unidos cuando intenta construir alianzas globales para contrarrestar a China mientras persigue la autarquía empresarial en casa. El enfoque de Japón tiene más sentido.


La transición de Japón en apenas diez años desde que Schumpeter vivió allí a principios de la década de 2010 es notable, y no sólo aspectos de gran alcance como el aumento de las tasas de interés y el auge del mercado de valores. Mientras Japón lucha por compensar los obstáculos económicos de la despoblación, las cosas también están cambiando sobre el terreno. Si se le pregunta a un optimista, varios aspectos de las décadas perdidas de Japón se están desvaneciendo de la vista.


Deflación de Sayonara: no sólo están aumentando los precios, sino que las grandes empresas japonesas acordaron recientemente el mayor aumento salarial en 33 años. Xenofobia de Sayonara: el empleo de inmigrantes, aunque todavía pequeño para los estándares occidentales, está aumentando. Capitalismo acogedor de Sayonara: las empresas, aunque todavía inundadas de efectivo, apuntan a mayores retornos, realizan más adquisiciones y cosechan los beneficios del activismo de los accionistas. “Es endógeno. Esta es la élite de Japón que dice que si no sudamos nuestros activos, no existiremos”, dice Jesper Koll, un veterano observador de Japón. Como de costumbre, Warren Buffett, que compró grandes participaciones en las casas comerciales japonesas en 2020, invirtió con astucia.


También hay varios hisashiburis, o “mucho tiempo sin vernos”. Japón vuelve a ser una potencia comercial, con exportaciones aumentando durante los últimos tres años (gracias en parte a un yen barato). Las ventas de su empresa más valiosa, Toyota, han aumentado considerablemente en Estados Unidos este año; Muchos compradores de automóviles prefieren los modelos híbridos de la empresa a los vehículos eléctricos (VE) de sus rivales.

Japón está disfrutando de un renacimiento industrial, especialmente en productos de alta tecnología como los semiconductores. En febrero, tsmc, el mayor fabricante de chips del mundo, abrió su primera fábrica en Japón, menos de dos años después de que comenzara la construcción. Ha sufrido grandes retrasos al intentar hacer lo mismo en Estados Unidos.


Entonces, ¿qué opina Japón de que Estados Unidos se vuelva japonés, en el viejo sentido malo? El primer golpe a la confianza se produjo en 2017, cuando Donald Trump retiró a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico, un tratado comercial que Estados Unidos, Japón y otros diez países habían elaborado minuciosamente, en parte para contrarrestar a China.

El sucesor de Trump, Joe Biden, redobló su apuesta por una política industrial que dé prioridad a Estados Unidos. Su Ley de Reducción de la Inflación (ira) discriminó a las empresas de Japón y otros lugares que carecían de un tratado de libre comercio con Estados Unidos (más tarde Japón firmó un acuerdo sobre minerales críticos que proporciona a sus vehículos eléctricos algunos de los incentivos fiscales que les habían negado). La oposición de Biden a la fusión siderúrgica transpacífica ha sido una bofetada.

No sólo eran espurios sus argumentos proteccionistas. Llegaron justo cuando los legisladores proponían agregar a Japón a una lista blanca de aliados estratégicos a los que se les permitía eludir las estrictas reglas de inversión extranjera de Estados Unidos.


El Ministerio de Economía de Japón no irá en pie de guerra contra Estados Unidos como lo hizo el Departamento de Comercio contra Japón en los años 1980. A pesar de todo su progreso promercado, no es un modelo de virtud capitalista, ya que implementa una política industrial para promover la energía limpia y la fabricación de chips. La gigantesca economía estadounidense está creciendo rápidamente, por lo que Japón no puede permitirse el lujo de enfadarse demasiado. Sus empresas se han comprometido a invertir miles de millones en Estados Unidos para aprovechar el ira. En cuanto a Nippon Steel, se espera que mantenga la cabeza gacha y que el alboroto de la fusión pase después de las elecciones presidenciales de noviembre. Si la postura de Biden a favor del empleo le ayuda a derrotar a Trump, un proteccionista hasta la médula de sus huesos, Japón suspirará de alivio.

Sin embargo, la relación ya no es unilateral. En el pasado, Estados Unidos no sólo era el mercado de exportación más importante de Japón, sino también un garante de su seguridad bajo la Alianza de Seguridad entre Estados Unidos y Japón, un tratado de defensa. Esa protección sigue siendo vital. Pero en los últimos años, a medida que aumentaron las amenazas de China y Corea del Norte, Japón ha tomado más parte de su defensa en sus propias manos. Ha decidido gastar mucho más en nuevas armas poderosas, como misiles de crucero. Su industria tecnológica espera desempeñar un papel más importante en las cadenas de suministro militar de Occidente. Según se informa, el 10 de abril Biden y el primer ministro de Japón, Kishida Fumio, darán a conocer la mayor mejora del pacto de seguridad en décadas cuando se reúnan en la Casa Blanca.


El consenso de Tokio


Estados Unidos, por su parte, necesita a Japón no sólo como socio militar en Asia. Como dice Peter Tasker, otro observador de Japón desde hace mucho tiempo, Japón es cada vez más visto como el líder “no chino” en la región, y Estados Unidos depende de él como contrapeso económico a China. A medida que más países asiáticos entren en la órbita de Japón, con suerte emularán su recién descubierto pragmatismo procomercio. Ésa, después de todo, es la verdadera manera estadounidense.

Fuente: https://www.economist.com/business/2024/04/02/why-japan-inc-is-no-longer-in-thrall-to-america

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles