fbpx
18.4 C
Mexico City
lunes, abril 22, 2024
- Anuncio -spot_img

Las empresas taiwanesas en el condado más rico de China están de moda: ¿se quedarán o se irán?

Aproximadamente a una hora en auto al oeste de Shanghai, el condado más próspero de China, Kunshan, ha albergado un complejo de Foxconn en su región norte durante 30 años.

Y en ese tiempo, el fabricante taiwanés de productos electrónicos ha contratado a cientos de miles de trabajadores jóvenes de zonas rurales cercanas para ensamblar una amplia gama de productos, desde cables para iPhone hasta fundas para MacBook para Apple.


Sin embargo, desde principios de año han proliferado los rumores sobre el traslado de la planta del condado a Vietnam. Aún así, las conversaciones no han disuadido a nuevos trabajadores de ingresar a la línea de montaje, ni han impedido que los reclutadores soliciten implacablemente trabajadores por 26 yuanes (3,57 dólares estadounidenses) por hora en una sofocante noche de verano en agosto.


“Siento que [la planta] no podrá retirarse en uno o dos años”, dijo al Post un trabajador de la línea de montaje de enchufes para iPhone en la puerta de la fábrica. ‘Se necesitarían al menos algunos años’.


Pero en el condado de 2 millones de habitantes en la provincia sureña de Jiangsu, esos rumores sobre la retirada de los fabricantes taiwaneses –y no sólo Foxconn– han resultado inevitablemente preocupantes para muchos lugareños.


Kunshan, el condado más rico de China durante los últimos 17 años, experimentó un auge a medida que fluyó el dinero de Taiwán. En total, el 30 por ciento del producto interno bruto (PIB) del condado, el 50 por ciento de la producción industrial, el 60 por ciento de la inversión extranjera y el 70 por ciento El ciento de sus importaciones y exportaciones están directamente vinculadas a empresas financiadas por Taiwán. En 2020, había más de 5.300 empresas taiwanesas y alrededor de 100.000 taiwaneses en Kunshan, según el portavoz del partido People’s Daily.

La especulación también ha ensombrecido los asuntos a través del Estrecho. En las últimas tres décadas, el fortalecimiento de los vínculos económicos ha sido durante mucho tiempo la piedra angular de las relaciones pacíficas entre el continente y la isla autónoma que Beijing considera una provincia separatista que eventualmente deberá reunirse con el continente (por la fuerza, si es necesario).


Esto ha hecho que algunos se pregunten si una era está llegando a su fin.

No hay datos oficiales disponibles sobre cuántas empresas taiwanesas han abandonado el condado este año, pero varios empresarios confirmaron que la gente se está yendo, y otros al menos están explorando oportunidades de negocios fuera no sólo de la ciudad sino también del país.


Cada vez es más difícil convocar a personas a reuniones periódicas en la comunidad empresarial taiwanesa en muchas ciudades de Kunshan, dijeron los propietarios de las fábricas al Post.


“Cuando terminaron los confinamientos por el Covid-19 el año pasado, no fue nada difícil reunir a la gente para una cena de 30 mesas. Pero ahora, por mucho que lo intentemos, son como máximo 20 mesas”, dijo el proveedor taiwanés de materiales de construcción Adam Chang, quien también es presidente de una asociación empresarial local.


En público, funcionarios tanto de Beijing como de Kunshan han negado con vehemencia que haya habido una salida de empresas taiwanesas. En mayo, Ma Xiaoguang, portavoz de la Oficina de Asuntos de Taiwán del Consejo de Estado, refutó informes de los medios taiwaneses que decían que un tercio de las empresas taiwanesas en la ciudad de Suzhou –que administra Kunshan– se habían ido, y que la mayoría de las dos restantes. los tercios habían transferido parte de su capacidad de producción.

Ma calificó los informes como falsos y respondió que la ciudad tenía 98 empresas taiwanesas recién establecidas con un capital utilizado de 612 millones de dólares en el primer trimestre, aumentos respectivos del 6,5 por ciento y del 96 por ciento en comparación con el año anterior.


Pero son las pérdidas –cualesquiera que sean– lo que más preocupa a los locales.
Un fabricante de equipos para revestimiento de pisos de apellido Chen estuvo entre los que abandonaron Kunshan a principios de este año. El nativo de Taichung, Taiwán, de 28 años, reubicó sus instalaciones en la ciudad continental de Huzhou, provincia de Zhejiang, porque el municipio donde había estado operando en Kunshan, cerca del sitio turístico de Zhouzhuang, famoso por sus canales, decidió girar hacia su creciente industria turística y al mismo tiempo reforzar los controles sobre los fabricantes.


‘Algunas de las fábricas permanecen aquí, pero los patrones se han ido’, dijo Chen, añadiendo que los jóvenes taiwaneses siguen viniendo a trabajar al continente desde que Beijing alivió las restricciones fronterizas en enero, pero eso no parece compensar el número de los que se van.


Esto es lo opuesto a la tendencia observada hace tres décadas, cuando el continente vio la llegada de multitudes de empresas taiwanesas, muchas de ellas de tamaño pequeño, a medida que la política de apertura de Beijing, los costos más bajos y un entorno cultural similar hicieron que el continente fuera muy atractivo.

Pero hoy en día, las preocupaciones geopolíticas están teniendo una mayor influencia en las decisiones de las empresas taiwanesas sobre la reubicación de sus operaciones fuera del continente.


A pesar de los crecientes costos laborales y de la tierra, en general se sigue considerando a China como la “fábrica del mundo”, incluso cuando otros países han dado un paso al frente para desafiar esa posición. La cadena de suministro de China y su vasta red de infraestructura le otorgan ventajas de fabricación sobre las alternativas regionales, pero los fabricantes taiwaneses se han visto cada vez más presionados por clientes extranjeros para trasladar la producción a otros lugares, como Vietnam y Tailandia, desde 2018. Fue entonces cuando el ex presidente estadounidense Donald Trump comenzó a presionar a las empresas estadounidenses para que se desvincularan de China e inició una guerra comercial con Beijing al imponer altos aranceles a las importaciones chinas.


Sin embargo, durante los últimos tres años de la pandemia, la creciente demanda mundial de productos electrónicos ofreció un poco de respiro a los fabricantes, en términos de transferencias de capacidad industrial al exterior.


Pero cuando terminó la pandemia, la tendencia se aceleró a una escala mucho más amplia, ya que “eliminar el riesgo” de China volvió a convertirse en la prioridad de la administración del presidente Joe Biden, que ha tratado de asegurar las cadenas de suministro de productos electrónicos críticos por motivos de seguridad nacional y diversificar las cadenas de suministro centradas en China hacia otros países bajo la estrategia “China más uno”.


El éxodo de empresas taiwanesas destaca –en comparación con otras empresas extranjeras o empresas privadas en China– porque están muy concentradas en el sector electrónico centrado en la exportación, dijo Peter Tu, un fabricante de maquinaria con sede en Kunshan.

‘Aquellos con productos finales exportados a Estados Unidos deben ir a Vietnam’, dijo el nativo de Tainan. “Esa es la petición de sus clientes. Si no van, no recibirán más pedidos.
“Así que, a pesar de todos los inconvenientes de una reubicación, todavía tienen que irse, sólo para sobrevivir”.


El proceso parece haber cobrado ya un precio en las exportaciones de China. Según datos oficiales de aduanas, las exportaciones de los fabricantes extranjeros disminuyeron un 15,5 por ciento, año tras año, en los primeros siete meses de 2023, en comparación con una caída general del 9 por ciento entre todos los exportadores.


La caída se debió principalmente a la disminución de los envíos del llamado comercio de procesamiento, que implica importar todas o algunas materias primas y reexportar los productos terminados después de su procesamiento o ensamblaje por empresas dentro del país, siendo los productos electrónicos como los teléfonos inteligentes los principales. productos exportados bajo la categoría.


En Kunshan, el asentamiento de grandes fabricantes de productos electrónicos taiwaneses como Foxconn –que también opera una segunda planta en el sur de Kunshan– ha generado y alimentado miles de pequeñas plantas auxiliares electrónicas y mecánicas en toda la cadena de suministro de la isla durante décadas.


Pero ahora, si los grandes están considerando una salida, los más pequeños no tienen más remedio que seguirlos, dijeron varios empresarios al Post.

Además de los importadores estadounidenses, cada vez más clientes de otros países dicen que están exigiendo a los exportadores taiwaneses que construyan una cadena de suministro alternativa lejos de China continental, por temor a una creciente incertidumbre en medio de las tensiones entre Estados Unidos y China, posibles interrupciones por futuros bloqueos y porque de crecientes tensiones a través del estrecho.


Desde principios de año, otros propietarios de fábricas taiwanesas en Kunshan le han hecho frecuentemente la misma pregunta al fabricante de pistolas engrasadoras Ray Kuo: “¿Debería ir al Sudeste Asiático?”


Pero mudarse al sudeste asiático no está exento de desafíos, como puede atestiguar Kuo. Una infraestructura deficiente, un suministro de energía inestable, diferentes culturas e idiomas y el aumento de los costos operativos podrían servir para compensar los beneficios de una mano de obra y una tierra más baratas.


En 2018, en el apogeo de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, Kuo invirtió apresuradamente 4 millones de yuanes en una nueva planta en Tailandia, ya que las exportaciones a Estados Unidos representaban alrededor de un tercio de los ingresos totales de su empresa. Pero no tuvo en cuenta los crecientes costos operativos en Tailandia y perdió 5 millones de yuanes en cuatro años antes de verse obligado a reinvertir en sus instalaciones originales de Kunshan a fines del año pasado.


El principal problema era la incompleta cadena de suministro de Tailandia, afirmó. Su planta allí todavía necesitaba importar piezas y materias primas de China continental, lo que generó costos de envío, aranceles e impuestos adicionales que aumentaron los gastos en más de un 20 por ciento.

‘Pero los clientes no aceptarían que se subieran los precios en un 20 por ciento’, dijo Kuo. “Por lo tanto, tenemos que seguir fabricando en China y lo que podemos hacer es mejorar nuestro servicio y nuestros productos. Aunque algunos clientes se quejan, todavía nos hacen pedidos. Si cambian a otros proveedores, tampoco podremos detenerlos. Lo que podemos hacer es explorar nuevos mercados de exportación y al mismo tiempo ampliar nuestra participación en el mercado interno”.


Si bien Kuo todavía tiene margen de maniobra para aprovechar otras oportunidades de negocio, las plantas auxiliares cuyos principales clientes ya han trasladado sus bases de producción al sudeste asiático se enfrentan a la realidad de que permanecer en el continente significa pérdida de pedidos, mientras que el traslado también supondría un gasto considerable. él dijo.


Y mantener múltiples bases no siempre es una opción viable para las empresas más pequeñas, ya que significa que muchos costos se duplican, sin garantía de que los ingresos se dupliquen, añadió.


“Nadie está dispuesto a irse; todos son obligados por sus clientes”, dijo Kuo, quien se mudó de Taichung a Kunshan hace 20 años. “Es como si no vas, estás esperando la muerte. Pero si vas, estás cortejando a la muerte.


“Todo esto se debe a los conflictos entre [China y Estados Unidos]. Nosotros, los empresarios taiwaneses, somos completamente víctimas”.

Cinco de los propietarios de fábricas taiwanesas con sede en Kunshan que hablaron con el Post dijeron que esperaban que sus ingresos disminuyeran al menos un 40 por ciento este año, y uno esperaba que sus pares en la región probablemente enfrentaran caídas similares.


Además de la salida de capitales del continente, la entrada de dinero nuevo también se está desacelerando. Según datos publicados por la Comisión de Inversiones del Ministerio de Asuntos Económicos de Taiwán, las nuevas inversiones en China por parte de empresas taiwanesas disminuyeron un 4,78 por ciento en los primeros siete meses del año a 2.010 millones de dólares.


Actualmente, un consenso entre la comunidad de Kunshan es que la mayoría de los jóvenes taiwaneses son propietarios de fábricas de segunda generación – o “changerdai” – que han estado viviendo en el continente desde la infancia, mientras que aquellos que crecieron en Taiwán son cada vez más desconectados del continente y, por lo tanto, están menos dispuestos a trasladarse allí en comparación con la generación anterior.

Incluso entre los changerdai, aquellos que están dispuestos a hacerse cargo de las plantas de sus padres en el continente no son la mayoría, ya que muchos prefieren seguir una carrera profesional diferente.


Mientras tanto, ante la reducción de las ganancias en un contexto de desaceleración global, una asombrosa recuperación económica pospandemia en China y crecientes tensiones geopolíticas, se ha adelantado una ola de jubilaciones. Muchos de los miembros de la generación mayor, que están entrando en los sesenta y han dedicado la mitad de sus vidas a las plantas continentales, simplemente están cerrando o vendiendo sus activos y regresando a Taiwán.


‘Esta ola de jubilaciones anticipadas se debe principalmente a las tensiones entre Estados Unidos y China’, dijo Kuo, el fabricante de pistolas engrasadoras. ‘Porque para muchas personas de cincuenta o sesenta años, aunque todavía pueden mantener las operaciones normales de una planta existente, es demasiado arriesgado empezar de nuevo en el Sudeste Asiático si sus hijos no quieren ayudar’.


Los tres años de estrictos controles contra el coronavirus, que restringieron los viajes de negocios normales, también aceleraron la tendencia, añadió.

En cuanto a las crecientes tensiones militares en el Estrecho de Taiwán que siguieron a las visitas de alto nivel de funcionarios estadounidenses a Taiwán desde agosto pasado, algunos empresarios dijeron que en realidad no influyen en sus decisiones comerciales.
‘No hay ningún impacto real en nuestro comportamiento, pero todavía tiene algunas implicaciones psicológicas’, dijo Chen, con sede en Huzhou.


Es probable que las relaciones a través del Estrecho se compliquen aún más con las elecciones presidenciales de Taiwán a principios del próximo año, y muchos observan cómo le va en las urnas al candidato del Partido Democrático Progresista, de tendencia independentista, William Lai Ching-te.


‘¿Cómo es posible que los empresarios taiwaneses aumenten sus inversiones si la sensación de crisis en el Estrecho de Taiwán es tan inminente’, se preguntó Kuo. “No nos sentiremos seguros incluso si retiramos nuestros activos a Taiwán, si hay una guerra en el estrecho. Básicamente no tendríamos adónde ir más que saltar al mar”.


‘Mientras podamos mantener la paz a través del estrecho, todos tendrán la confianza para invertir más, pero en las actuales circunstancias inestables, todos están preocupados’.

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,790SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles