fbpx
25.7 C
Mexico City
viernes, mayo 17, 2024
- Anuncio -spot_img

Por qué la caída del mercado chino está lejos de ser una crisis

Sin duda, el mercado de valores de China se ha visto golpeado recientemente, lo que ha sacudido la confianza tanto de los consumidores como de los inversores. Pero no deberíamos apresurarnos a clasificar esta fase decepcionante como una crisis. Por supuesto, los inversores deberían actuar con cautela, dado que los consumidores chinos siguen nerviosos por un mercado inmobiliario aún inestable y el alto desempleo juvenil.

Pero en lugar de descartar por completo el potencial de crecimiento del mercado interno de China (un mercado posiblemente demasiado grande para ignorarlo), he aquí algunos puntos a considerar. La constructiva cumbre entre los presidentes Joe Biden y Xi Jinping en California el año pasado logró cierta apariencia de tranquilidad respecto de las tensiones geopolíticas. Y la reciente reunión de Xi en Beijing con ejecutivos de empresas estadounidenses, incluido el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, para discutir temas como la inteligencia artificial, podría ser un buen augurio para la estabilización de las relaciones. Nos ha alentado la inversión privada de China en IA, que ocupa el segundo lugar después de Estados Unidos. China también ha logrado avances impresionantes con las instalaciones de robots industriales, que ahora han superado a las del resto del mundo combinado.

Sus innovadores representan casi la mitad de todas las solicitudes de patentes presentadas a nivel mundial, más que las de Estados Unidos, Japón, Corea del Sur o Alemania. Y entre las medidas recientes que China ha tomado para estabilizar su mercado y restaurar la confianza de los inversores se encuentra un endurecimiento de las reglas relacionadas con las ventas en corto en el mercado. Ya estamos empezando a ver una coordinación alentadora entre la política fiscal y monetaria de China. Tras las medidas del banco central a principios de este año que redujeron el coeficiente de reservas obligatorias (RRR) para las instituciones financieras, en marzo los reguladores observaron un “amplio” margen para nuevos recortes, lo que podría permitir inyectar una liquidez sustancial en la economía. Y este año, se espera que Beijing proporcione al menos 137.000 millones de dólares en financiación de bajo coste para ayudar a los programas de vivienda pública.

El notable desarrollo de China en las últimas décadas dio origen a una población de clase media de 500 millones de personas que ahora han probado la prosperidad. De 2017 a 2021, su mercado de lujo triplicó su tamaño y debería contar con el respaldo de otros 80 millones de personas de ingresos medios que se unirán a las filas de clientes potenciales para fines de esta década. Pero este extraordinario ritmo de crecimiento económico siempre estuvo destinado a tropezar con algunos obstáculos y es importante recordar que China todavía está atravesando una importante transición de un crecimiento impulsado por las exportaciones a un modelo más sostenible impulsado cada vez más por el consumo y los servicios.

Las exportaciones de vehículos de pasajeros de China, y en particular sus ventas de vehículos eléctricos, son otras áreas clave de progreso a observar. El año pasado, China casi superó a Japón como el mayor exportador de automóviles del mundo y en enero, las ventas minoristas nacionales de automóviles de pasajeros también aumentaron un 57 por ciento año tras año. China ha sido la envidia y el temor de los fabricantes mundiales de vehículos eléctricos. Con un gran apoyo gubernamental, los nuevos fabricantes de automóviles chinos han eclipsado a sus rivales extranjeros para desarrollar automóviles eléctricos más rápido y desarrollar nuevas funciones tecnológicas inteligentes. En parte debido a los crecientes problemas demográficos de China, ha habido mucha fanfarria sobre si la India es “la próxima China”.

La población más joven de la India cambió de lugar con China en abril de 2023 para convertirse en la nación más grande del mundo. En septiembre del año pasado, el PMI manufacturero y de servicios de la India, que ya llevaba mucho tiempo en modo de expansión, se fortaleció a un máximo de 13 años, lo que indica un aumento sustancial de los nuevos pedidos comerciales y una mejora de la confianza empresarial. El año pasado también se lograron notables avances tecnológicos y de infraestructura. Sin embargo, también debemos tener en cuenta que la India es una economía bastante diferente de la de China, con sus propios méritos y desafíos. A diferencia de China, India es una democracia ruidosa con barreras al comercio aún altas.

En 2022, India tenía uno de los derechos de importación más altos del mundo, según la Organización Mundial del Comercio. Entonces, tal vez sólo China sea “la próxima China”. Si bien los inversores no esperan una rápida recuperación del mercado chino, algunos ven las valoraciones atractivamente baratas como un atractivo punto de entrada a la segunda economía más grande del mundo.

A finales de febrero, el índice FTSE China RIC Capped cotizaba a una relación precio/beneficio de sólo 9,44 veces y una relación precio/valor contable de 1,15 veces. Más allá, China se ha esforzado en los últimos años por aumentar su influencia en América Latina. Los acuerdos comerciales, la inversión extranjera directa y los préstamos han desempeñado un papel importante en el fortalecimiento de los vínculos con la región.Todo lo cual significa que no se debe pasar por alto el enorme alcance de la influencia global de China.

Fuente: https://www.ft.com/content/399a4f19-5a66-4217-a404-102f2922a7e3?shareType=nongift

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles