fbpx
22.9 C
Mexico City
martes, mayo 28, 2024
- Anuncio -spot_img

Preocupación global por los déficits fiscales de USA, India, China, Brasil e Italia y su posible impacto en la economía mundial según el FMI

El FMI ha advertido a Estados Unidos que sus enormes déficits fiscales han avivado la inflación y plantean “riesgos significativos” para la economía global.


El Fondo dijo en su Monitor Fiscal de referencia que esperaba que Estados Unidos registrara un déficit fiscal del 7,1 por ciento el próximo año, más de tres veces el promedio del 2 por ciento de otras economías avanzadas.


También generó preocupaciones sobre la deuda del gobierno chino, ya que el país registrará un déficit del 7,6 por ciento en 2025 (más del doble del promedio del 3,7 por ciento para otros mercados emergentes) mientras Beijing enfrenta una demanda débil y una crisis inmobiliaria.


Estados Unidos y China se encuentran entre los cuatro países que el fondo mencionó que “necesitan de manera crítica tomar medidas políticas para abordar los desequilibrios fundamentales entre el gasto y los ingresos”. Los otros fueron el Reino Unido e Italia.


El gasto desenfrenado de Estados Unidos y China en particular podría “tener efectos profundos para la economía global y plantear riesgos significativos para las proyecciones fiscales de referencia en otras economías”, dijo el FMI.

La evaluación se produce en medio de crecientes preocupaciones entre economistas e inversores de que 2025 será un año decisivo para la política fiscal estadounidense.


El presunto candidato presidencial republicano, Donald Trump, se ha comprometido a hacer permanentes sus recortes de impuestos de 2017, una medida que el grupo de expertos Comité para un Presupuesto Federal Responsable espera que cueste 5 billones de dólares durante la próxima década. Los demócratas han sido acusados ​​por republicanos y economistas de hacer muy poco para recortar el “gasto discrecional” en atención sanitaria y seguridad social.


El martes, el economista jefe del FMI, Pierre-Olivier Gourinchas, dijo que la situación fiscal de Estados Unidos era “de especial preocupación”, sugiriendo que podría complicar los intentos de la Reserva Federal de devolver la inflación a su objetivo del 2 por ciento.


‘Esto plantea riesgos a corto plazo para el proceso de desinflación, así como riesgos a largo plazo para la estabilidad fiscal y financiera de la economía global’, dijo. ‘Algo tendrá que dar.’


La carga de la deuda de los gobiernos se ha disparado tras el elevado gasto durante las primeras etapas de la pandemia y los grandes aumentos en los costos de endeudamiento global mientras los bancos centrales han tratado de controlar el peor ataque de inflación en décadas.


La Oficina de Presupuesto del Congreso dijo que la deuda federal de Estados Unidos ascendía a 26,2 billones de dólares, o el 97 por ciento del producto interno bruto, a finales del año pasado. El organismo de control fiscal independiente espera que en 2029 iguale un máximo anterior posterior a la Segunda Guerra Mundial del 116 por ciento.

En otras economías avanzadas, como la eurozona, los déficits fiscales se frenaron durante 2023.


Pero el FMI dijo que Estados Unidos había exhibido “desviaciones fiscales notablemente grandes”, y el déficit fiscal alcanzó el 8,8 por ciento del PIB el año pasado, más del doble de la cifra de déficit del 4,1 por ciento registrada para 2022.


El FMI dijo que el déficit fiscal del país había contribuido con 0,5 puntos porcentuales a la inflación subyacente, una medida de las presiones subyacentes sobre los precios que excluye la energía y los alimentos. Eso significa que las tasas de interés estadounidenses tendrían que permanecer altas por más tiempo para que la inflación regrese al objetivo del 2 por ciento de la Reserva Federal.


La CBO ya cree que la factura por los pagos netos de intereses a los tenedores de deuda estadounidense superará el billón de dólares después de 2026.


El FMI señaló que los “aumentos grandes y repentinos” en los costos de endeudamiento de Estados Unidos generalmente provocan aumentos repentinos en los rendimientos de los bonos gubernamentales en todo el mundo y turbulencias en los tipos de cambio en las economías de mercados emergentes y en desarrollo.


Un análisis del fondo encontró que un aumento de 1 punto porcentual en las tasas estadounidenses condujo a un aumento de 90 puntos básicos en otras economías avanzadas y a un aumento de 1 punto porcentual en los mercados emergentes.


‘Los efectos de contagio de las tasas de interés globales podrían contribuir a condiciones financieras más estrictas, aumentando los riesgos en otros lugares’, dijo el FMI.


Añadió que la deuda del gobierno chino, a diferencia de los bonos del Tesoro estadounidense, tiende a estar en manos del país, por lo que es poco probable que un fuerte aumento afecte a los mercados globales de la misma manera. Pero el fondo argumentó que la dinámica de la deuda del país aún podría pesar sobre sus socios comerciales.


“Una desaceleración del crecimiento mayor de lo esperado en China, potencialmente exacerbada por un ajuste fiscal no intencionado dados los importantes desequilibrios fiscales en los gobiernos locales, podría generar efectos de contagio negativos al resto del mundo a través de niveles más bajos de comercio internacional, financiamiento externo e inversiones.” decía.


El principal funcionario de política fiscal del FMI, Vítor Gaspar, dijo que el poder económico tanto de Estados Unidos como de China significaba que tenían tiempo para controlar sus finanzas. Ambos gobiernos tenían más espacio fiscal que sus homólogos, lo que les daba “más margen de maniobra para corregir y controlar”, dijo.

Fuente: https://www.ft.com/content/0d098011-0ff5-4125-8cbb-5a5b281c9bd0?desktop=true&segmentId=7c8f09b9-9b61-4fbb-9430-9208a9e233c8#myft:notification:daily-email:content

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,860SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles