fbpx
25.7 C
Mexico City
viernes, mayo 17, 2024
- Anuncio -spot_img

Inversores preocupados por el mercado cambiario

Los operadores han aumentado sus apuestas de que el euro podría volver a caer a la paridad con el dólar, ya que una inflación persistentemente alta y un crecimiento resiliente en Estados Unidos aumentan las expectativas de que la Reserva Federal sólo comenzará a recortar las tasas de interés meses después que el Banco Central Europeo.


Los inversores han estado comprando opciones que pagarán si la moneda común cae a 1 dólar o menos. Con base en el precio de estas opciones, los estrategas del Bank of America dicen que los mercados ahora están descontando una probabilidad de más del 10 por ciento de que tal escenario ocurra dentro de los próximos seis meses. A principios de enero, el mercado prácticamente no veía ninguna posibilidad de que esto sucediera.
El euro ya ha caído un 3,5 por ciento frente al dólar desde principios de enero. La paridad requeriría una caída adicional de casi el 6,5 por ciento.


‘Ahora parece que los mercados han tirado la toalla ante los recortes sustanciales de las tasas en Estados Unidos, mientras que los operadores están bastante seguros de que el BCE comenzará a flexibilizar sus tasas en junio’, dijo Francesco Pesole, estratega cambiario de ING.


El coste de apostar a una mayor debilidad del euro en el mercado de opciones ha ‘aumentado de forma bastante espectacular últimamente’, añadió.

Las señales de inflación persistente y crecimiento resiliente en Estados Unidos han llevado a los operadores a reducir sus apuestas sobre qué tan rápido caerán los costos de endeudamiento en la economía más grande del mundo. Los operadores ahora están descontando menos de dos recortes de tasas de interés de un cuarto de punto este año por parte de la Reserva Federal, en comparación con expectativas de más de seis a fines del año pasado.


En cambio, en la eurozona el ritmo anual de inflación cayó al 2,4 por ciento en marzo, cerca del objetivo del 2 por ciento del BCE, mientras que el crecimiento también sigue siendo comparativamente lento. El FMI dijo el martes que la economía estadounidense estaba en camino de crecer un 2,7 por ciento en 2024, más del triple del ritmo de la eurozona.

Los temores de un conflicto cada vez mayor en Medio Oriente y el posible efecto en cadena de los mayores precios del petróleo también han desencadenado advertencias sobre un golpe a la moneda común, ya que Europa depende de las importaciones de energía.


La última vez que el euro cayó a la paridad con el dólar fue en 2022, la primera vez en dos décadas, en medio del shock de los precios de la energía provocado por la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Rusia y durante una enorme corrida alcista del dólar.


“La economía estadounidense todavía no se está debilitando y el riesgo de un aumento de los precios del petróleo ha aumentado. Esto ha aumentado dramáticamente el riesgo de un euro-dólar aún más débil, incluso de una paridad”, dijo Athanasios Vamvakidis, jefe global de estrategia cambiaria del G10 en Bank of America.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, dijo a CNBC el martes que el banco central vigilaría ‘muy de cerca’ los precios del petróleo, pero señaló que la reacción del mercado tras los ataques aéreos de Irán contra Israel el fin de semana pasado había sido hasta ahora ‘relativamente moderada’.


Las señales de escalada en Oriente Medio también podrían hacer subir al dólar, ya que los inversores suelen gravitar hacia la seguridad percibida del dólar en tiempos de tensión.


Deutsche Bank y JPMorgan han advertido que el BCE podría tener que actuar de manera más gradual una vez que comience a reducir los costos de endeudamiento, ya que los diferenciales de tasas de interés podrían causar una debilidad excesiva en la moneda común y correr el riesgo de un nuevo aumento de la inflación al hacer subir el precio de los productos importados.


Pero Jane Foley, jefa de estrategia cambiaria de Rabobank, dijo que el BCE podría no oponerse a un debilitamiento gradual del euro a medida que comienza a centrarse ‘más en los riesgos de crecimiento que en los riesgos de inflación’.


Un tipo de cambio más suave podría ayudar a las exportaciones, dijo Foley, y el impulso al crecimiento sería particularmente bienvenido para los países de la región, como Francia e Italia, que están luchando con crecientes déficits gubernamentales.

Fuente: https://www.ft.com/content/700f0282-e939-4441-8093-6e012c39f4bd?desktop=true&segmentId=d8d3e364-5197-20eb-17cf-2437841d178a#myft:notification:instant-email:content

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles