fbpx
20.6 C
Mexico City
miércoles, abril 24, 2024
- Anuncio -spot_img

Cómo evitar una crisis de deuda en el mundo en desarrollo

El aumento en los préstamos de rescate de China muestra la necesidad de cooperación en la reestructuración

Las revelaciones de esta semana de que China está aumentando sus préstamos de rescate a los países más pobres sirven para resaltar una posible crisis de deuda en el mundo en desarrollo. Un nuevo estudio muestra que los préstamos de rescate de China aumentaron a $ 104 mil millones entre 2019 y fines de 2021 para los participantes en su Iniciativa Belt and Road, el programa de infraestructura transnacional más grande del mundo.

Esta cifra, aunque llamativa, es menor en comparación con los niveles generales de deuda en los mercados emergentes. El Instituto de Finanzas Internacionales, una asociación de la industria financiera, estima que la deuda total del mundo en desarrollo aumentó a un récord de $ 98 billones a fines de 2022, luego de que los gobiernos y las corporaciones se llenaran las botas en los últimos años.

Con tanta deuda pesando sobre las economías más débiles del mundo, no se necesitará mucho para empujar a varias al incumplimiento. Las presiones están aumentando. Un dólar estadounidense más fuerte está aumentando la valoración en moneda nacional de las deudas externas. Las tasas de interés más altas, requeridas para combatir la inflación, también están elevando los costos del servicio de la deuda. La guerra en Ucrania está exacerbando las incertidumbres.

Evitar una crisis de deuda en el mundo en desarrollo debería ser una prioridad máxima. Pero a medida que se intensifica la discordia estratégica entre China y el occidente liderado por Estados Unidos, la falta de cooperación entre los grandes acreedores está prolongando la agonía de varios morosos del mundo en desarrollo. Una solución a los problemas de deuda de los mercados emergentes se complica aún más por la explosión de la deuda del sector privado en las últimas dos décadas.

Esta explosión ha significado que entre 2000 y 2021, la proporción de la deuda externa pública y con garantía pública de los países de ingresos bajos y medianos bajos adeudada a los tenedores de bonos aumentó del 10 al 50 por ciento del total.

El impacto de la falta de coordinación es claramente visible. Fitch, una agencia de calificación, dice que ha habido nueve morosos soberanos desde 2020, incluidas las situaciones no resueltas en Sri Lanka y Zambia. Las demandas que compiten entre las organizaciones multilaterales, China, otros acreedores bilaterales y los tenedores de bonos privados son tan complejas que ahora se tarda tres veces más en resolver un incumplimiento que en promedio en las dos décadas anteriores a 2020, según Fitch.

Ha llegado el momento de que los acreedores occidentales y China hagan concesiones y alcancen un marco nuevo y audaz. Todas las partes (China, los prestamistas multilaterales, otros prestamistas bilaterales y el sector privado) deben estar preparados para asumir pérdidas.

Se requiere un nuevo marco institucional. Si Beijing se siente alérgico al Club de acreedores de París, entonces el nuevo marco podría construirse en torno al G20, que suele ser el foro internacional preferido de China.

Sin embargo, las partes interesadas deben tener claro que el objetivo no debe ser simplemente revivir la iniciativa de suspensión del servicio de la deuda del G20, que expiró a fines de 2021. El DSSI desempeñó una función valiosa al brindar alivio en los pagos de intereses de la deuda para 73 de los países con bajos ingresos del mundo. -países de ingresos. Lo que se necesita ahora es más ambicioso: un marco acordado para la reestructuración de la deuda del mundo en desarrollo.

La oposición a tal esquema sin duda será fuerte. Pero no tomar la ortiga ahora solo exacerbará las pérdidas eventuales para todos los acreedores más adelante. Beijing debe darse cuenta de que un marco en el que los recortes se distribuyen de manera uniforme entre los acreedores es su mejor esperanza no solo para limitar las pérdidas eventuales sino también para preservar su reputación en los países de bajos ingresos.

Los incumplimientos no resueltos en el mundo en desarrollo ya están haciendo que la vida sea una miseria para las personas en países como Sri Lanka. Muchos más podrían sufrir a menos que China y Occidente encuentren un camino hacia la cooperación en lo que es claramente un imperativo moral.

FUENTE: https://www.ft.com/content/1bbce83b-aebe-4fd2-afd2-02e45ed5338d?shareType=nongift

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,790SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles