fbpx
15.5 C
Mexico City
domingo, marzo 3, 2024
- Anuncio -spot_img

Europa: DSA, Ley de Servicios Digitales; para evitar la manipulación de información, y mantener privacidad

Por: MARGRETHE VESTAGER

Durante décadas, las plataformas tecnológicas se dejaron en su mayoría libres para hacer lo que quisieran, y el daño causado por este enfoque se ha vuelto obvio. Afortunadamente, la Unión Europea ha estado retrocediendo en nombre de los valores democráticos y humanísticos, y ahora está finalizando su mayor contribución legislativa y reglamentaria hasta el momento.

BRUSELAS – En los próximos meses, entrarán en vigor en Europa nuevas leyes, las primeras de su tipo en todo el mundo, para que las grandes empresas tecnológicas rindan cuentas ante las sociedades en las que operan y hacen negocios. En este punto, todos hemos oído hablar de los peligros que las grandes plataformas en línea representan para nuestras vidas, para nuestras democracias, para la salud mental de nuestros hijos y para la competencia económica. Ahora, la Unión Europea está haciendo algo al respecto.

Con cada una de estas amenazas, los mismos procesos básicos están en funcionamiento. Los algoritmos reducen las conversaciones a pequeños grupos de “amigos” determinados por los datos, mientras que los guardianes reducen los mercados en línea para beneficiarse a sí mismos. Con tal estrechamiento viene el riesgo de que perdamos de vista el mundo más amplio y el mercado más amplio que nos rodea.

Durante décadas, las plataformas tecnológicas se dejaron en su mayoría libres para hacer lo que quisieran, y había muy poca legislación para limitarlas a medida que tomaban un control cada vez mayor de los canales de información del mundo. Pero eso comenzó a cambiar hace unos años, cuando la UE encabezó un esfuerzo global para restablecer cierto equilibrio en la economía digital, garantizando la equidad y las protecciones básicas para las personas.

La privacidad fue el primer tema de preocupación. Con las principales plataformas aumentando sus ingresos a niveles récord mediante la acumulación de datos de los usuarios, estaba claro que nuestra concepción de la privacidad necesitaba modernizarse. La privacidad se convirtió así en un derecho no negociable para todos en Europa. Como ciudadanos, nosotros, y solo nosotros, ahora establecemos los límites de lo que compartimos o no compartimos sobre nosotros mismos.

Esta comprensión de la privacidad como un derecho fundamental se consagró en el Reglamento General de Protección de Datos de la UE de 2016. Con el RGPD, Europa estaba marcando un rumbo para que la democracia se pusiera al día con la tecnología. Hoy en día, no hay vuelta atrás a cómo eran las cosas antes de la ley. Desde entonces, la histórica legislación de la UE ha inspirado marcos similares en otras jurisdicciones de todo el mundo.

Siguiendo de cerca los pasos de esta iniciativa inicial de privacidad de datos, llegó el escándalo de Cambridge Analytica, cuando supimos que Facebook había compartido 87 millones de perfiles de usuarios con un investigador que luego proporcionó esos datos a una consultoría política que estaba trabajando para la campaña presidencial de Donald Trump en 2016. . De repente, todos comenzamos a preguntarnos si nuestras vidas digitales eran seguras y hasta qué punto estábamos siendo vigilados, influenciados y manipulados en línea.

Ladrillo a ladrillo, el muro de pseudoneutralidad detrás del cual se habían escondido las plataformas, que a menudo afirmaban que eran meros “tubos” para transmitir información, se estaba desmantelando. Cada vez era más obvio que las grandes empresas tecnológicas deberían asumir la responsabilidad por el contenido que ellas y sus algoritmos difunden al cuerpo político. Respondimos estableciendo esta responsabilidad alto y claro en la Ley de Servicios Digitales, que se presentó por primera vez en diciembre de 2020.

La DSA es la pieza central de la legislación de la UE que pronto regulará cómo se trata el contenido en las principales plataformas digitales. Requiere que las plataformas eliminen todo el contenido ilegal, al tiempo que garantizan que la libertad de expresión de sus usuarios permanezca intacta. También aborda cómo las plataformas usan algoritmos para determinar lo que hacemos y lo que no podemos ver. Actualmente estamos en el proceso de designar qué grandes plataformas y motores de búsqueda estarán sujetos a estas disposiciones de DSA antes de que entren en vigor este otoño.

El último problema importante que abordará la nueva legislación digital de la UE es la falta de competencia sana en el sector tecnológico. En los últimos años, los reguladores han iniciado casos importantes contra grandes plataformas en línea, algunos de los cuales han aumentado la conciencia pública sobre el poder de mercado indebido de las plataformas. Pero a medida que los mercados digitales se han vuelto más complejos, necesitamos nuevas herramientas sistémicas para complementar los instrumentos antimonopolio habituales.

La Ley de Mercados Digitales se redactó para abordar esta necesidad. Presenta una lista de “hacer y no hacer” destinada a evitar que las llamadas plataformas de guardianes abusen de su posición en los mercados digitales, y permite un espacio para que los nuevos participantes compitan con los titulares en función de sus méritos. Así como la DSA articulará oficialmente las responsabilidades de las plataformas hacia sus usuarios, la DMA establecerá sus responsabilidades hacia otros participantes del mercado, a menudo más pequeños. El resultado será un mercado tecnológico más vibrante, más innovador y más justo.

Aprobamos esta legislación en un tiempo récord. A lo largo del proceso, nos aseguramos de que nuestro trabajo estuviera guiado por valores, en lugar de por la tecnología subyacente. Esto es importante porque, si bien las tecnologías cambian todo el tiempo, los valores no.

Estamos orgullosos de que Europa se haya convertido en la cuna de la regulación tecnológica a nivel mundial. Ha sido gratificante ver cómo se redactan leyes similares en países que comparten nuestros valores democráticos y humanistas, y seguimos ansiosos por coordinar nuestros propios esfuerzos normativos y normativos con los demás. El Consejo de Comercio y Tecnología UE-EE. UU., lanzado en 2021, fue un ejemplo temprano de cómo podemos profundizar la cooperación internacional para garantizar que las tecnologías funcionen para todos. Ahora hemos establecido asociaciones similares con India, Japón, Singapur y Corea del Sur.

Para que la democracia prospere, necesita espacios abiertos donde las personas puedan hablar, estar en desacuerdo, contradecirse y encontrar soluciones comunes. En el pasado, teníamos plazas públicas, cámaras electas, universidades y cafés. Cuando Internet llegó por primera vez, tenía la promesa de expandir estos foros a nivel mundial. Pero el surgimiento de grandes plataformas se interpuso, fragmentando nuestras conversaciones en una constelación de espacios opacos y amurallados, lo que representa una amenaza para nuestra democracia.

Ahora es tarea de los ciudadanos de todo el mundo derribar esos muros.

FUENTE: https://www.project-syndicate.org/commentary/eu-big-tech-legislation-digital-services-markets-by-margrethe-vestager-2023-03?utm_source=Project+Syndicate+Newsletter&utm_campaign=ccb4237b99-sunday_newsletter_03_12_2023&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-ccb4237b99-107291189&mc_cid=ccb4237b99&mc_eid=b85d0eef78

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,720SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles