fbpx
15 C
Mexico City
lunes, julio 15, 2024
- Anuncio -spot_img

¿Sigue la era de la “Hiperglobalización”? La ausencia de gobernanza destruyó lo construido

Por: DANI RODRIK

Con la hiperglobalización en declive, el mundo tiene la oportunidad de corregir los errores del neoliberalismo y construir un orden internacional basado en una visión de prosperidad compartida. Pero para hacerlo, debemos evitar que los establecimientos de seguridad nacional de las principales potencias del mundo se apropien de la narrativa.

CAMBRIDGE – La narrativa que sustenta el sistema económico global actual se encuentra en medio de un giro transformador en la trama. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el llamado orden internacional liberal se ha basado en el libre flujo de bienes, capital y finanzas, pero este arreglo ahora parece cada vez más anacrónico.

Cada orden de mercado está respaldada por narrativas: historias que nos contamos sobre cómo funciona el sistema. Esto es especialmente cierto para la economía global porque, a diferencia de los países individuales, el mundo no tiene un gobierno central que actúe como creador de reglas y ejecutor. En conjunto, estas narrativas ayudan a crear y mantener las normas que mantienen el sistema funcionando de manera ordenada, diciéndoles a los gobiernos lo que deben y no deben hacer. Y, cuando se internalizan, estas normas sustentan los mercados globales de una manera que las leyes internacionales, los tratados comerciales y las instituciones multilaterales no pueden hacerlo.

Las narrativas globales han cambiado numerosas veces a lo largo de la historia. Bajo el patrón oro de finales del siglo XIX, la economía global se consideraba un sistema autoajustable y autoequilibrante en el que la estabilidad se lograba mejor cuando los gobiernos no interferían. El libre movimiento de capitales, el libre comercio y políticas macroeconómicas sólidas, se pensaba, lograrían los mejores resultados para la economía mundial y los países individuales por igual.

El colapso del patrón oro, junto con la Gran Depresión, hizo mella significativa en esta narrativa benigna de los mercados. El régimen de Bretton Woods que surgió después de la Segunda Guerra Mundial, que se basó en la gestión macroeconómica keynesiana para estabilizar la economía mundial, otorgó al Estado un papel mucho más destacado. Solo un estado de bienestar fuerte podría brindar seguridad social y apoyar a quienes cayeron por las grietas de la economía de mercado.

El sistema de Bretton Woods también alteró la relación entre los intereses nacionales y globales. La economía mundial, construida sobre un modelo de integración superficial, estaba subordinada a los objetivos de garantizar el pleno empleo nacional y establecer sociedades equitativas. Gracias a los controles de capital y un régimen de comercio internacional permisivo, los países podían crear instituciones sociales y económicas que se adaptaran a sus preferencias y necesidades individuales.

La narrativa de hiperglobalización neoliberal que se volvió dominante en la década de 1990, con su preferencia por una integración económica profunda y el libre flujo de finanzas, fue en muchos sentidos un regreso a la narrativa del patrón oro de mercados benignos y autoajustables. Sin embargo, reconoció un papel crítico para los gobiernos: hacer cumplir las reglas específicas que hicieron que el mundo fuera seguro para las grandes corporaciones y los grandes bancos.

El camino futuro de la economía mundial dependerá de cómo estos marcos de políticas en competencia se desarrollen por sí mismos y entre sí. Dada la superposición entre los dos en lo que respecta al comercio, lo más probable es que los gobiernos adopten un enfoque más proteccionista en los próximos años y adopten cada vez más la relocalización, así como otras políticas industriales que promuevan la fabricación avanzada. Es probable que los gobiernos también adopten políticas más ecológicas que favorezcan a los productores nacionales, como la Ley de Reducción de la Inflación de EE. UU., o erijan barreras en la frontera, como lo hace la Unión Europea a través de su mecanismo de ajuste fronterizo de carbono. Tales políticas servirían tanto a las agendas de política interna como a la de política exterior.

En última instancia, sin embargo, lo más probable es que las consideraciones geopolíticas dejen de lado todas las demás consideraciones, lo que permitirá que prevalezca la narrativa hiperrealista. No está claro, por ejemplo, que el enfoque en la fabricación avanzada que caracteriza el resurgimiento actual de la política industrial contribuirá mucho a reducir la desigualdad dentro de los países, dado que es probable que los buenos empleos del futuro provengan de industrias de servicios que tienen poco que ofrecer. ver con la competencia contra China.

Permitir que los establecimientos de seguridad nacional de las principales potencias del mundo se apropien de la narrativa económica pondría en peligro la estabilidad global. El resultado podría ser un mundo cada vez más peligroso en el que la amenaza siempre presente de un conflicto militar entre EE. UU. y China obligue a los países más pequeños a tomar partido en una lucha que no favorece sus propios intereses.

Tenemos una oportunidad única para corregir los errores de la hiperglobalización y establecer un mejor orden internacional basado en una visión de prosperidad compartida. No debemos permitir que las grandes potencias lo despilfarren.

FUENTE: https://www.project-syndicate.org/commentary/failure-of-hyper-globalization-creates-need-for-new-economic-narrative-by-dani-rodrik-2023-03?utm_source=Project%20Syndicate%20Newsletter&utm_campaign=ccb4237b99-sunday_newsletter_03_12_2023&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-ccb4237b99-107291189&mc_cid=ccb4237b99&mc_eid=b85d0eef78&barrier=accesspaylog

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,620SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles