fbpx
20.7 C
Mexico City
miércoles, junio 19, 2024
- Anuncio -spot_img

Fondos soberanos petroleros de Oriente Medio, grandes inversores de Credit Suisse ahora en quiebra

La toma de decisiones de ‘caja negra’ enciende las alarmas en los círculos financieros europeos

Por HIDEMITSU KIBE

TOKIO (AP) — La crisis de Credit Suisse se profundizó rápidamente después de que su principal inversor, el Saudi National Bank, descartó más ayuda, lo que demuestra la enorme influencia que los fondos de Oriente Medio ejercen en el mercado financiero mundial.

“Absolutamente no”, dijo el presidente Ammar Al Khudairy cuando se le preguntó el 15 de marzo acerca de proporcionar más efectivo al banco suizo en crisis.
Las acciones del banco suizo cayeron inmediatamente a un nuevo mínimo, lo que profundizó su confusión.

La composición de los accionistas de Credit Suisse subraya el papel descomunal del dinero de Oriente Medio. El banco saudí tiene una participación del 9,9% en Credit Suisse, seguido por Qatar Investment Authority con un 6,9% y el grupo Olayan con un 4,9%. Juntos, los tres jugadores de Medio Oriente poseen más del 20% del banco suizo.

SNB perdió $ 1.2 mil millones, o el 80% más o menos de su inversión total en Credit Suisse, luego de que su rival UBS acordara una adquisición de emergencia del prestamista en conflicto.

Además de una pérdida en sus tenencias de acciones, la Autoridad de Inversiones de Qatar vio cómo sus bonos de Nivel 1 Adicional en el banco fueron eliminados. Se cree que el fondo soberano de riqueza tuvo $ 4.5 mil millones en bonos AT1 en un momento dado.

Los fondos soberanos de riqueza se encuentran en el corazón del impulso de los países árabes productores de petróleo para diversificar sus economías. Fortalecer sus industrias financieras, junto con la tecnología de la información y el entretenimiento, se encuentra entre sus principales prioridades.

Estos países ven las inversiones en los bancos suizos como clave para incursionar en el extranjero y reforzar sus sectores financieros nacionales, y se espera que acepten el plan de rescate de Credit Suisse por ahora.

Tradicionalmente, los países de Medio Oriente dependían de los bancos de inversión estadounidenses para administrar sus activos. Pero han estado aumentando las inversiones en bancos europeos, a los que tienen un acceso más fácil, mientras buscan desarrollar sus sectores financieros en casa.
La QIA ha ayudado anteriormente a apuntalar Credit Suisse a través de inversiones adicionales y compras de bonos AT1. También tiene una participación en Barclays, con sede en el Reino Unido.

El Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita ha sido uno de los ejemplos más visibles de este alejamiento de las inversiones conservadoras. El PIF es un accionista líder en SNB.
Pero la falta de transparencia y supervisión externa de su proceso de inversión ha causado preocupación. El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammad bin Salman, analiza en qué acciones invierte el PIF y exige rendimientos superiores al promedio del mercado, según una fuente familiarizada con el asunto.

Al principio del brote de COVID-19, el PIF invirtió en empresas que se esperaba que sufrieran un gran golpe, como Walt Disney y el operador de cruceros Carnival. Esta “inversión en dificultades” se aparta de las tácticas de menor riesgo que suelen emplear los fondos soberanos.

También se cree que el príncipe heredero impulsó al SNB a invertir en Credit Suisse para impulsar su perfil internacional. Michael Klein, director de Credit Suisse y ex banquero de Citigroup, ayudó a cerrar el trato, informa The Wall Street Journal.

La crisis de Credit Suisse ha afectado más a los tenedores de sus bonos AT1. Normalmente, el patrimonio de una empresa perdería valor antes de los AT1. Pero el plan de rescate de Credit Suisse acaba primero con los bonos y proporciona un pago parcial a los accionistas. Algunos tenedores de bonos ven la decisión como políticamente motivada y están considerando emprender acciones legales.

Crece la cautela dentro de los círculos financieros europeos conservadores acerca de la creciente influencia de Arabia Saudita. El país también se hizo cargo del club de fútbol inglés Newcastle United en 2021 y está respaldando los torneos de golf LIV, ricos en premios.

El príncipe heredero tiene como objetivo convertir el PIF en el fondo más grande del mundo, en parte mediante la venta de acciones en el gigante petrolero estatal Saudi Aramco. El objetivo es ampliar los activos bajo gestión del fondo a 800.000 millones de dólares desde unos 600.000 millones de dólares. Aún así, el PIF sigue siendo en gran medida una caja negra, y existe la preocupación de que la falta de transparencia en el fondo de gran tamaño pueda desencadenar más crisis en el mercado global.

FUENTE: https://asia.nikkei.com/Business/Finance/Credit-Suisse-crisis-highlights-growing-clout-of-Middle-East-money?utm_campaign=GL_asia_daily&utm_medium=email&utm_source=NA_newsletter&utm_content=article_link&del_type=1&pub_date=20230327123000&seq_num=21&si=13636

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles