fbpx
22.9 C
Mexico City
martes, mayo 28, 2024
- Anuncio -spot_img

El desacoplamiento entre Estados Unidos y China en cifras

Los políticos estadounidenses tienen una larga historia de destrozar debates de política económica. Algunos reconocen la realidad, como cuando George H.W. Bush caracterizó los llamados recortes de impuestos del lado de la oferta como “economía vudú”. Pero son demasiados los que distorsionan las estadísticas y los análisis económicos para ganar puntos políticos (pensemos en la “teoría monetaria moderna” o los “regañones del déficit”).

El debate actual sobre el desacoplamiento entre Estados Unidos y China es un ejemplo de ello. Desde el presidente Joe Biden en adelante, las autoridades estadounidenses finalmente se han dado cuenta de que no tiene sentido abogar por un desacoplamiento en toda regla. La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, afirma que sería “desastroso”. El secretario de Estado, Antony Blinken, y el asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, también descartan la posibilidad y enfatizan que el comercio bilateral récord es evidencia prima facie de que el desacoplamiento simplemente no puede ocurrir para dos economías estrechamente integradas.


Una mirada cuidadosa a las cifras ofrece una evaluación más matizada. Sí, el comercio bilateral total entre Estados Unidos y China (exportaciones e importaciones de bienes y servicios combinadas) alcanzó un récord de 760.900 millones de dólares en 2022. Pero el PIB y la mayoría de sus principales componentes también batieron récords. Y todas estas cifras están expresadas en dólares nominales sin ajustar por inflación. En el actual clima inflacionario, las estimaciones en dólares corrientes de muchos indicadores alcanzan nuevos récords casi todos los días. Eso nos dice muy poco sobre el flujo y reflujo de la actividad económica real.


Escalar el comercio transfronterizo según el nivel del PIB es una medida más precisa de cómo el comercio con China impulsa la economía estadounidense. Sobre esa base, el comercio bilateral de bienes y servicios entre Estados Unidos y China fue del 3% del PIB estadounidense en 2022, un 19% menos que el máximo del 3,7% en 2014. Si bien esto está muy lejos de un desacoplamiento total –lo que implicaría una La relación comercio-PIB de China se acerca a cero; sin duda, se trata de un paso significativo en esa dirección.


Como era de esperar, el 75% de esta reciente reducción se produjo después de 2018, cuando la administración del entonces presidente Donald Trump impuso fuertes aranceles a las importaciones chinas. Es probable que continúe la tendencia a la baja en la participación de China en el desequilibrio comercial general de Estados Unidos, especialmente si, como se espera, la administración de Joe Biden mantiene los aranceles de Trump e introduce otra ronda de sanciones a las tecnologías avanzadas.


Esa posibilidad subraya un factor crítico ignorado por la mayoría de los políticos en los debates sobre el desacoplamiento: los fundamentos macroeconómicos del enorme déficit comercial de Estados Unidos. En 2022, a pesar de una reducción del desequilibrio comercial con China, el déficit comercial total de mercancías de Estados Unidos aún alcanzó un récord de 1.180 millones de dólares con 106 países (incluida China).

Como he repetido hasta la saciedad, ésta es una consecuencia desafortunada pero natural de un extraordinario déficit de ahorro interno en Estados Unidos. La tasa de ahorro interno neto de Estados Unidos cayó al -1,2% del ingreso nacional en el primer trimestre de 2023, la lectura más débil desde la crisis financiera global de 2008 y muy por debajo del promedio del 7,6% entre 1960 y 2000. En consecuencia, la falta de ahorro y el deseo de Para invertir y crecer, Estados Unidos ha tenido que incurrir en enormes déficits de balanza de pagos y comercio multilateral para atraer capital extranjero.


La incómoda realidad para los políticos estadounidenses es que, sin abordar el déficit presupuestario, el déficit de ahorro que es la raíz del desequilibrio multilateral de Estados Unidos sólo persistirá. Esto significa que las acciones bilaterales específicas –en este caso, aranceles y sanciones contra China– no pueden solucionar el problema comercial.


Ahí es donde la historia del desacoplamiento toma un giro especialmente siniestro. La participación de China en el déficit comercial general de mercancías de Estados Unidos, si bien sigue siendo la mayor de cualquier país, se ha reducido desde el inicio de la guerra comercial, pasando del 47% en 2018 al 32% en 2022. Durante el mismo período, la participación colectiva de seis otros países (Canadá, México, India, Corea del Sur, Taiwán e Irlanda) ha aumentado del 24% al 36%. Esta desviación del comercio no es una sorpresa.

Es un hecho para cualquier economía con escasez de ahorro que impone aranceles y/o sanciones a un socio comercial importante.


La desviación comercial de China es especialmente insidiosa porque traslada el déficit de un proveedor de bienes importados de bajo costo a productores de costos más altos. Ésa es una de las razones por las que la mayoría de los economistas gritan que el proteccionismo es, en última instancia, un impuesto a las empresas y a los consumidores nacionales.

Evidentemente, esos gritos han caído en oídos sordos en Washington. Pero el hecho es que exprimir a China es básicamente el equivalente político de reorganizar las tumbonas del Titanic.


Yellen, una economista de primer nivel, sabe todo esto. En cierto sentido, tenía razón cuando dijo, en un intercambio después de su testimonio ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes el 13 de junio, que sería desastroso “intentar desvincularse de China. ¿Eliminar riesgos? Sí. ¿Desacoplar? Absolutamente no.’

Desgraciadamente, ésta es una falsa dicotomía. Un desacoplamiento completo es un hombre de paja. La realidad es mucho más gradual.


Sin embargo, esa realidad resulta estar en desacuerdo con las crecientes preocupaciones geopolíticas. Siguiendo el ejemplo de Europa, la administración Biden ha intentado replantear el debate sobre el desacoplamiento económico en términos de seguridad, destacando que la “eliminación de riesgos”, o una reducción de la dependencia excesiva de las cadenas de suministro chinas, ahora puede justificarse por motivos de seguridad nacional.


Si bien ese argumento es discutible, las cifras no lo son. La huella del desacoplamiento ya es evidente en la composición cambiante del déficit comercial de Estados Unidos que se aleja de China y en el desenredo de las cadenas de suministro centradas en China que implica esa desviación del comercio. Como sea que se llame –eliminación de riesgos o pasos incrementales en el camino hacia el desacoplamiento– no hay forma de escapar a los efectos nocivos sobre la economía estadounidense. Una vez más, los políticos estadounidenses están haciendo todo lo posible para ofuscar la realidad y cambiar de tema.

Fuente: https://www.project-syndicate.org/commentary/us-china-decoupling-derisking-has-deleterious-economic-effects-by-stephen-s-roach-2023-07?utm_source=Project%20Syndicate%20Newsletter&utm_campaign=f9ef86e69c-sunday_newsletter_12_17_2023&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-f9ef86e69c-107291189&mc_cid=f9ef86e69c&barrier=accesspaylog

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,860SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles