fbpx
22.9 C
Mexico City
martes, mayo 28, 2024
- Anuncio -spot_img

En Estados Unidos, finalmente hay buenas noticias en el frente de la lucha contra el blanqueo de dinero.

Durante años, Estados Unidos actuó como uno de los principales centros mundiales de lavado de dinero y finanzas extraterritoriales. Ahora, esa realidad está cambiando rápidamente.


Con poca fanfarria, en las últimas semanas Estados Unidos ha anunciado o implementado nuevas reformas en una variedad de sectores que tradicionalmente se prestaban al lavado de dinero. Todo esto es una consecuencia del enfoque de la administración Biden en contrarrestar la corrupción.


La medida más importante se produjo el mes pasado, cuando Estados Unidos finalmente puso en línea su nuevo registro de beneficiarios reales. El registro arrojará luz sobre la constelación de empresas fantasma anónimas formadas anteriormente en el país. Durante años, Estados Unidos permitió la creación de estos proyectiles a un ritmo mucho mayor que sus competidores, liderados especialmente por estados como Delaware y Nevada. Para tomar solo un dato, el Banco Mundial descubrió en 2011 que Estados Unidos formó más entidades legales anónimas que 41 paraísos fiscales juntos, una trayectoria que, según todas las apariencias, solo ha continuado desde entonces.


Ahora, gracias al nuevo registro, la capacidad de cualquier persona (desde cleptócratas y oligarcas hasta jefes de cárteles y traficantes de armas) de obtener su propio caparazón anónimo en Wilmington o Reno ya no existe. Quienes formen empresas deberán identificar a los llamados “beneficiarios reales” o enfrentarse a una posible pena de cárcel si evitan intencionalmente proporcionar la información.


Esa medida por sí sola habría sido loable. Después de todo, son estos caparazones anónimos los que sirven como base para casi todas las redes extraterritoriales, ayudando a extraer información de identificación del dinero sucio en cuestión.


Pero la administración no se ha detenido ahí. A principios de este mes, funcionarios de la Red de Ejecución de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro anunciaron requisitos de transparencia para los bienes raíces residenciales estadounidenses. Durante mucho tiempo, este sector ha actuado como una esponja para finanzas cuestionables, transformando la riqueza cleptocrática en activos estables y que se aprecian.


Esos días pronto quedarán atrás. Los funcionarios estadounidenses anunciaron que pondrían fin a un vacío legal de décadas que eximía a los profesionales de bienes raíces de realizar controles básicos contra el lavado de dinero. Ahora, quienes cierran acuerdos inmobiliarios, incluidos los abogados, tendrán que identificar a las personas detrás de compras que antes eran anónimas.


Eso todavía no es todo. FinCEN anunció una nueva propuesta de regla para el sector de inversión privada, que ha actuado como un tamiz abierto para la riqueza ilícita. Los mercados de capital privado, fondos de cobertura y capital de riesgo han pasado décadas eludiendo incluso los controles básicos contra el lavado de dinero. El sector, que casi ha duplicado su tamaño durante la década anterior y ahora vale decenas de billones de dólares, ha actuado de hecho como una nueva luz brillante y parpadeante para que los peores actores del mundo oculten su riqueza. Un memorando de 2020 del FBI apuntaba directamente a “oportunidades cada vez mayores para que los actores de amenazas coopten fondos de inversión sin ser sometidos a un escrutinio excesivo”.


Ahora, todos los fondos registrados en la SEC tendrán que realizar controles básicos de diligencia debida sobre los clientes, incluidas las fuentes de su riqueza. Es una carga mínima, que coloca a los administradores de fondos a la par de los de los bancos estadounidenses, que durante mucho tiempo han tenido que realizar controles contra el lavado de dinero.

Por supuesto, todavía quedan muchas cuestiones por resolver. Es necesario hacer cumplir el registro de empresas fantasma, una lección que Gran Bretaña aprendió por las malas, no hace mucho. Las normas sobre bienes raíces se centran únicamente en construcciones residenciales, más que comerciales. Y los requisitos de inversión privada podrían ser anulados por una administración Trump, que probablemente estaría mucho menos interesada en tales esfuerzos.


Pero todas esas son cuestiones para el futuro. En este momento, vale la pena dar un paso atrás y reconocer que el fin del papel de Estados Unidos como vector central del lavado de dinero global está, por fin, a la vista.

Fuente: https://www.ft.com/content/131ba949-57b4-452d-84fc-2657689e3f10?shareType=nongift

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,860SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles