fbpx
25.7 C
Mexico City
viernes, mayo 17, 2024
- Anuncio -spot_img

La UE debe aceptar que las amenazas a la seguridad económica provienen de todas direcciones

Los mercados son ahora campos de batalla y la UE está luchando por protegerse. Desde el control de las inversiones hasta los controles de las exportaciones, Bruselas está trabajando arduamente para crear un aparato de seguridad económica. Pero sería un error que Europa apuntara sus defensas principalmente a China. Ante la casi segura nominación de Donald Trump como candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, la UE necesita redoblar rápidamente sus esfuerzos o corre el riesgo de quedar lamentablemente expuesta.


Es difícil subestimar la escala de la transformación necesaria. La UE se fundó sobre la idea de que la apertura y el comercio eran canales para la paz y la prosperidad, no vectores de vulnerabilidad. Sorprendentemente, Europa ya ha comenzado a adaptarse a estos riesgos inesperados, lanzando una agenda de seguridad económica respaldada por una serie de propuestas políticas.


Pero decodificar a los burócratas revela que estos se defienden en gran medida contra la amenaza de China, incluso si esto no siempre es explícito. Las preocupaciones que abordan (incluido el control de inversiones, el espionaje industrial y la tecnología de doble uso) tienen sus raíces en cómo Beijing ha comenzado a presionar a la UE. Lituania sufrió duras sanciones informales cuando mejoró el título de la delegación de Taiwán, mientras que China supuestamente amenazó con tomar represalias contra las empresas alemanas si el gobierno alemán no lograba aprobar un acuerdo de inversión en la ciudad portuaria de Hamburgo.


China es una amenaza importante, pero la UE no hablará del elefante aún más grande en la sala: una futura administración Trump. Esto es sorprendente, ya que fue la agresiva reimposición de las sanciones a Irán por parte de Trump lo que primero despertó a la UE de su letargo geopolítico en 2018. Cuando el bloque se dio cuenta de que era impotente frente a las medidas estadounidenses dirigidas a sus sectores de petróleo, gas y financiero, comenzó a pensar seriamente en coerción económica.


Una segunda administración Trump sería mucho peor. Cuando se le pidió que identificara las principales amenazas económicas, Trump señaló a la UE como un “enemigo”. Su principal promesa de campaña es imponer un arancel general del 10 por ciento. Incluso si no ataca directamente a Europa, sin duda intensificará el conflicto con China. Y a diferencia del equipo de Biden, que ha tratado de trabajar con aliados europeos para minimizar los daños colaterales, Trump probablemente utilizaría sanciones, coerción financiera y control de tecnologías clave para obligar a las empresas europeas a doblar la rodilla.


La UE tiene que aceptar que la coerción económica proviene no sólo del este sino también del oeste. Y no puede esperar hasta enero de 2025 para prepararse. Debe analizar ahora sus vulnerabilidades con Estados Unidos y trabajar para minimizar los puntos críticos en la relación.


En primer lugar, la UE tendrá que invertir en considerable experiencia en materia de coerción y sanciones económicas, en particular. En un solo fin de semana de 2022, el Banco Central Europeo, en coordinación con el Tesoro de Estados Unidos, pudo congelar 300.000 millones de euros de reservas rusas. En principio, a Europa no le falta poder económico. Lo que le falta es la experiencia y la autoridad para enfrentarse a Estados Unidos por sí solo.

Con sólo unas pocas docenas de sanciones en todo el continente, los estados miembros europeos dependen del Tesoro de Estados Unidos para proporcionar la inteligencia necesaria para atacar sus propios ataques económicos. Y la determinación estadounidense ayudó a Europa a superar un proceso político interno plagado de vetos.

Desafortunadamente, la agenda europea de seguridad económica, hasta ahora, no dice nada sobre las sanciones. Trump explotará estas debilidades y las divisiones políticas que socavan los esfuerzos europeos para remediarlas.


Si Europa espera enfrentarse a un matón, también debe estar dispuesta a actuar. Los funcionarios de Bruselas esperan públicamente que nunca se vean obligados a desplegar su teóricamente poderoso instrumento anticoerción, que convierte el acceso a su mercado único y a su unión aduanera en un elemento disuasivo. Pero estas esperanzas socavan la credibilidad del instrumento.


Si la UE no está dispuesta a utilizar un arma, a nadie le importará que exista sobre el papel. Así como Estados Unidos persiguió a los grandes bancos europeos por violar las sanciones en la década de 2010, la UE debería empezar a pensar en casos de prueba que pudieran indicar su poder y resolución. Convertir la defensa en ofensiva no sólo haría retroceder a Trump sino también a una China cada vez más beligerante. También sería una advertencia para cualquier futura administración estadounidense que busque volver sus armas económicas contra Europa.


Europa ha demostrado ser más ágil de lo que la mayoría de los críticos hubieran esperado, aceptando que los mercados globales generan vulnerabilidades además de prosperidad.

Pero debe centrarse no sólo en el desafío sino también en los posibles rivales. Ignorar el riesgo de que Estados Unidos vuelva a ser Trump podría preparar a Europa para un invierno muy duro.

Fuente: https://www.ft.com/content/4ac30222-2d15-4d4a-a025-9e5793157610?shareType=nongift

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles