fbpx
20.6 C
Mexico City
miércoles, abril 24, 2024
- Anuncio -spot_img

Inmigración a Estados Unidos aumenta y ayuda a combatir la inflación

El regreso del dinamismo migratorio podría significar cosas buenas para el crecimiento estadounidense y la lucha contra la inflación.

La inmigración está de regreso, al menos en los Estados Unidos. En los últimos dos años y medio, la inmigración al mercado laboral estadounidense aumentó en 4 millones de trabajadores, y la población inmigrante en edad de trabajar finalmente alcanzó su nivel de tendencia anterior a la pandemia.

Es probable que esto sea un factor central en el fuerte crecimiento del empleo, particularmente en el ocio y la hostelería. 

También es parte de la historia sobre el aumento de la participación laboral, además de ser una buena noticia para la lucha contra la inflación.

Como dijo el economista jefe de Apollo, Torsten Sløk, en una nota reciente a los clientes, “la inmigración es una razón clave por la que el mercado laboral de EE. UU. se está moviendo gradualmente de muy sobrecalentado a menos sobrecalentado. 

El hecho de que la inmigración se mueva ahora a niveles superiores a los de 2019 va a ser muy positivo para el mercado laboral y para el desafío inflacionario de la Fed”. 

Además de atraer a más mujeres a la fuerza laboral, aumentar la inmigración es la única forma rápida de impulsar la fuerza laboral en cualquier nación. Las tasas de natalidad están en declive en la mayoría de los países ricos, y los robots y el software de inteligencia artificial que desplaza el trabajo vienen con sus propias perturbaciones económicas y políticas.

En los EE. UU., la inmigración representó aproximadamente la mitad del crecimiento de la población en edad de trabajar entre 1995 y 2014, según Pew Research.  Desafortunadamente, entre el jingoísmo de “construir un muro” de Donald Trump y la pandemia de Covid, hubo una fuerte caída en los trabajadores inmigrantes. En el transcurso de cuatro años, según un documento de febrero de la Reserva Federal de San Francisco, la administración Trump tomó 472 acciones ejecutivas destinadas a reducir la inmigración, desde aumentar la aplicación de la ley de inmigración hasta congelar las admisiones de refugiados y alejarse de la inmigración familiar. Entre 2016 y 2019, la cantidad de nuevos residentes permanentes disminuyó un 13 % y la cantidad de visas F1 para estudiantes disminuyó un 23 %.

El covid no ayudó. Muchos trabajadores despedidos perdieron sus visas o simplemente prefirieron sobrellevar la pandemia en sus propios países. Las dos tendencias juntas impulsaron un fuerte ajuste en los mercados laborales, según el periódico de San Francisco. 

Los autores encontraron que la caída en la inmigración a partir de 2017 resultó en un aumento de 5.5 puntos porcentuales en la relación entre vacantes y desempleo en los EE. UU.Pero, afortunadamente, el aumento reciente ha resultado en una reducción de 6 puntos porcentuales en esa proporción. 

Más de 900,000 inmigrantes se convirtieron en ciudadanos estadounidenses durante 2022, el tercer nivel más alto registrado y la mayor cantidad en cualquier año fiscal desde 2008, según Pew. 

Los números más grandes provinieron de México, India, Filipinas y Cuba, y el mayor crecimiento en los flujos fueron de Cuba, Jamaica, Filipinas, India y Vietnam.

En pocas palabras, Estados Unidos parece estar volviendo a las tasas de inmigración anteriores a Trump y antes de la pandemia.Esas son buenas noticias no solo para la inflación, sino también para el crecimiento, la movilidad de la fuerza laboral y el espíritu empresarial.

Los inmigrantes tienen más probabilidades de trabajar por cuenta propia y comenzar nuevos negocios que los estadounidenses nativos. Son el corazón del sueño americano en constante evolución. 

En mi propia ciudad natal en Indiana, hay supermercados, restaurantes, clubes nocturnos y proveedores de servicios bilingües en español para atender a una comunidad de ex trabajadores agrícolas migrantes. Un par de generaciones después, son cada vez más de clase media y representan gran parte del celo empresarial de la zona.La movilidad laboral, que alguna vez se anunció como una gran diferencia entre EE. UU. y otras naciones ricas, ha disminuido en los últimos años. 

Esto se debe a muchas razones, desde la crisis de las hipotecas de alto riesgo hasta la pérdida de puestos de trabajo a gran escala en regiones que se encontraban al borde de la globalización o la destrucción tecnológica de puestos de trabajo. Una nueva investigación económica “basada en el lugar” muestra que estos factores tienden a hacer que las personas sean menos móviles, ya que se mantienen cerca de cualquier red de seguridad familiar o comunitaria que puedan tener.Pero los migrantes toman riesgos: van donde hay crecimiento, fomentan la expansión comercial y alivian los cuellos de botella a la inversión. 

Esto tiende a reducir las disparidades de ingresos entre regiones, algo que EE. UU. necesita desesperadamente. Un documento de 2020 de la Reserva Federal de Dallas encontró que gran parte de la fluidez en el mercado laboral de EE. UU. en la actualidad se debe a los flujos de inmigrantes más que al movimiento de trabajadores nativos.

De hecho, la investigación de la Reserva Federal de Dallas apunta al hecho de que el futuro del excepcionalismo del crecimiento estadounidense (en relación con Europa y otros países ricos) puede depender en gran medida del futuro de la inmigración. Los economistas de la Fed de Dallas hicieron una proyección a largo plazo que incluía las contribuciones al crecimiento de los inmigrantes y sus hijos. Descubrieron que si la inmigración a los EE. UU. continuara en los niveles de tendencia de 2016 hasta 2060, la fuerza laboral crecería un 0,45 por ciento, creando eventualmente una fuerza laboral de 193 millones de personas, dado que el crecimiento es básicamente personas más productividad, una fuerza laboral más grande es clave. 

Por el contrario, una disminución del 30 por ciento en la inmigración significaría 180 millones de trabajadores, y un recorte del 50 por ciento significaría 173 millones de trabajadores.

Eso significa millones menos de personas para pagar impuestos, financiar derechos y comenzar nuevos negocios. Si bien los inmigrantes representan el 13,6 por ciento de la población estadounidense, inician una cuarta parte de los nuevos negocios. De hecho, un estudio realizado el año pasado por el American Immigration Council encontró que el 43,8 por ciento de las empresas Fortune 500 fueron iniciadas por inmigrantes o sus hijos. 

Los conservadores contrarios a la inmigración y favorables a las empresas en particular deberían pensar detenidamente en esa cifra.

Fuente: https://www.ft.com/content/9974c765-3258-4b5c-a244-95ee6fda419f?desktop=true&segmentId=7c8f09b9-9b61-4fbb-9430-9208a9e233c8

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,790SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles