fbpx
18.9 C
Mexico City
sábado, junio 15, 2024
- Anuncio -spot_img

Los planes arancelarios de Donald Trump causarían graves daños a Estados Unidos y el mundo

El índice de aprobación de Joe Biden está languideciendo y Donald Trump se acerca a la nominación presidencial republicana, por lo que es prudente considerar lo que podría traer otro mandato de Trump. Aunque gran parte de la agenda política de Trump es caótica, en un área es muy claro: quiere aumentar los aranceles. Mucho. Ha propuesto imponer un arancel del 10% a todos los bienes importados, triplicando así el promedio del país y llevando el proteccionismo comercial estadounidense a su apogeo de mediados del siglo XX.


Ésta no es una charla inútil. Los lugartenientes de Trump quieren redoblar las malas apuestas que hicieron durante su presidencia. Robert Lighthizer, el principal negociador comercial de Trump, propuso un arancel universal que sería tan alto como sea necesario para eliminar el déficit comercial del país. Peter Navarro, un quisquilloso asesor de la Casa Blanca de Trump, ha pedido una reciprocidad total: si algún país aplica aranceles elevados a productos estadounidenses específicos, Trump debería igualarlos. Mientras tanto, los populistas económicos están tratando de convencer a los estadounidenses de los méritos de todo esto. El 28 de octubre, el Wall Street Journal publicó un ensayo en el que argumentaba “Por qué Trump tiene razón sobre los aranceles”. De hecho, la política no sólo no lograría sus objetivos, sino que también infligiría un daño grave a Estados Unidos y a la economía mundial.


Trump y sus compañeros de viaje argumentan que los aranceles alcanzan tres objetivos: conducen a una reducción del enorme déficit comercial de Estados Unidos, una fuente (en su opinión) de debilidad económica; alientan a las empresas a fabricar en casa; y contrarrestan la injusticia manifiesta de un sistema económico global en el que otros países, especialmente China, explotan la apertura de Estados Unidos.


Cada una de estas proposiciones es una tontería. El argumento de que los aranceles determinan el tamaño del déficit comercial es erróneo tanto en la teoría como en la práctica. El motor fundamental de la balanza comercial es la baja tasa de ahorro nacional de Estados Unidos, que en parte refleja su economía impulsada por el consumo. Más que un signo de fragilidad, su apetito por las importaciones es una prueba de su vitalidad.

Estados Unidos ha tenido un déficit comercial todos los años desde 1975, tiempo durante el cual ha sido la potencia económica preeminente del mundo. Y la propia experiencia de Trump muestra que los aranceles por sí solos hacen poco para cambiar el déficit comercial.

Se amplió casi un 25% durante su mandato.


Los aranceles ayudan a algunos fabricantes. Las industrias protegidas tienden a expandir su participación en el mercado interno, como lo han hecho las siderúrgicas desde que Trump las mimó con aranceles. ¿Pero a qué precio? Las empresas protegidas pueden salirse con la suya siendo menos eficientes que sus rivales globales. Otras industrias nacionales sufren: un estudio estima que los usuarios de acero pagaron la escandalosa cifra de 650.000 dólares por cada empleo en la fabricación de acero creado por los aranceles de Trump. Y aunque Trump afirma que los aranceles los paga “principalmente China”, la carga en realidad recae sobre los consumidores estadounidenses, a través de precios más altos.

Un impuesto universal del 10% le costaría a cada hogar estadounidense un promedio de 2.000 dólares al año.


Por último, los aranceles no arreglarán el sistema de comercio global, pero empeorarán las cosas. Otros países tomarían represalias, como lo hicieron durante el primer rodeo de Trump. Eso equivaldría a un impuesto global al comercio, lo que aumentaría los riesgos de inflación. La Organización Mundial del Comercio estaría al borde del abismo, tras haber sido debilitada por las administraciones estadounidenses a lo largo de los años, incluida la actual. Y los aranceles destrozarían los vínculos de Estados Unidos con sus aliados, socavando los intentos de forjar cadenas de suministro que no dependan de China.


Lamentablemente, Biden no tiene mucho prestigio para criticar a Trump por su proteccionismo. Sus subsidios para vehículos eléctricos, turbinas eólicas y más, además, discriminan a los países extranjeros y pueden terminar despilfarrando dinero público. Ha dejado intactos la mayoría de los aranceles originales de Trump y podría volver a aplicar gravámenes al acero europeo a medida que las conversaciones transatlánticas fracasan.


Ese lamentable historial es una razón más para temer los planes de Trump. En materia de comercio, ha sido influyente, convirtiendo a Estados Unidos de una fuerza a favor del libre comercio en un apologista del proteccionismo. Con un arancel del 10%, esa fea transformación estaría completa.

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles