fbpx
22.9 C
Mexico City
martes, mayo 28, 2024
- Anuncio -spot_img

Naciones del Indo-Pacífico tiemblan ante el posible regreso de Trump a la presidencia

Aún faltan ocho meses para las elecciones presidenciales de Estados Unidos, pero los países occidentales tiemblan ante la perspectiva del regreso de Donald Trump al poder.
Si Trump, que considera a los aliados más como cargas que como activos, gana en noviembre, los supuestos básicos sobre la seguridad nacional podrían cambiar radicalmente.


Intentaría retirar a Estados Unidos de la OTAN. Según diplomáticos europeos, los funcionarios de seguridad están manteniendo debates cada vez más intensos a puertas cerradas sobre posibles medidas que podrían tomarse para hacer frente a las implicaciones potencialmente devastadoras para la política de seguridad de una segunda administración Trump.


Los aliados asiáticos de Estados Unidos no están menos preocupados por las posibles ondas de choque si Trump regresa.


Según una memoria de Mark Esper, quien se desempeñó como secretario de Defensa durante la administración Trump, el presidente estaba obsesionado con la idea de retirar las tropas estadounidenses de Corea del Sur. Sus colaboradores cercanos lo disuadieron de tomar esta medida drástica, pero decidió convertirla en una ‘prioridad para el segundo mandato’. Como tal, no está claro hasta qué punto permitiría que las fuerzas estadounidenses se involucraran en caso de una crisis de seguridad en Taiwán.


En este contexto, unos 40 políticos, funcionarios gubernamentales, diplomáticos y periodistas del Reino Unido y Japón se reunieron en Odawara, cerca de Tokio, del 2 al 4 de febrero para discutir asuntos globales en privado. La reunión fue la reunión anual del Grupo Reino Unido-Japón del Siglo XXI.


Las discusiones más acaloradas tuvieron lugar en torno a las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Los participantes tanto de Japón como del Reino Unido coincidieron en que las autoridades deberían diseñar rápidamente respuestas a una presidencia de Trump.


Las medidas propuestas durante la reunión incluyeron tres puntos: Primero, reconstruir rápidamente las conexiones no sólo con el Partido Demócrata sino también con el Partido Republicano, donde Trump está ganando influencia. En segundo lugar, acercarse a otros aliados de Estados Unidos y países con ideas afines para establecer una red de cooperación diplomática y de seguridad entre las potencias medias. Al mismo tiempo, muchos participantes pidieron mejorar sus capacidades de defensa colectiva.


Una tendencia notable que está surgiendo es la decisión de las potencias medias de intensificar su cooperación conjunta en materia de seguridad. En la región del Indo-Pacífico, los aliados de Estados Unidos y las naciones amigas ya están avanzando en esta dirección a un ritmo cada vez más rápido.


Por ejemplo, en agosto de 2023, Japón y Australia firmaron un Acuerdo de Acceso Recíproco (un acuerdo de defensa bilateral que facilita el movimiento de personal y equipo militar entre dos países) para facilitar que las fuerzas armadas de cada nación realicen entrenamiento conjunto. ejercicios militares, asistencia humanitaria y operaciones de socorro en casos de desastre en el territorio del otro.


Japón y Australia también han comenzado a explorar formas de impulsar la cooperación entre sus industrias de defensa. En octubre de 2023, Mitsubishi Electric firmó un contrato con el Departamento de Defensa de Australia para un proyecto de desarrollo conjunto de equipos de defensa. El proyecto se centra en la creación de prototipos de sistemas de alerta y vigilancia mediante tecnología láser destinados a su instalación en aviones y vehículos de combate. Esta es la primera vez que una empresa japonesa contrata directamente con un gobierno extranjero en el campo de la defensa.


Filipinas, que enfrenta presión militar de China en el Mar de China Meridional, también está ampliando la cooperación en materia de seguridad más allá de Estados Unidos.


El presidente filipino, Ferdinand Marcos Jr., se reunió con el primer ministro australiano, Anthony Albanese, el 29 de febrero y firmó un memorando de entendimiento para fortalecer la cooperación en seguridad marítima y defensa contra ciberataques. En noviembre pasado, las fuerzas armadas de Filipinas y Australia llevaron a cabo su primera patrulla naval conjunta en aguas que incluyen el Mar de China Meridional.


Además, este año Filipinas planea desplegar por primera vez misiles antibuque terrestres, suministrados por la India, cada vez más recelosa ante la expansión marítima de China. A principios de este año, personal militar indio visitó Filipinas para instruir a sus homólogos sobre la operación y mantenimiento del sistema de misiles.

Un funcionario de seguridad filipino dice que Manila ampliará la cooperación en materia de defensa no sólo con Estados Unidos sino también con otras naciones amigas como Japón, Australia, India y los principales países europeos. Un experto en seguridad con base en Manila explicó que las medidas están diseñadas para ampliar el alcance de la cooperación en materia de seguridad más allá de Estados Unidos, suponiendo que la nación tenga que enfrentar las ramificaciones de un regreso de Trump.

A diferencia de Europa, que cuenta con la OTAN, no existe un marco de seguridad multilateral en la región del Indo-Pacífico. Las alianzas bilaterales entre Estados Unidos y Japón, Australia, Corea del Sur y Filipinas han respaldado la estabilidad regional. Pero si Trump regresa, los cimientos de estas alianzas vitales podrían verse sacudidos hasta sus cimientos.


La prisa entre estas naciones del Indo-Pacífico por reforzar la cooperación en materia de seguridad está impulsada no solo por la creciente amenaza del ejército chino sino también por la necesidad urgente de reducir los riesgos potenciales derivados de la posibilidad de una presidencia de Trump impredecible y errática.


Sin embargo, estos esfuerzos tardarán años en producir resultados tangibles. Además, la cooperación entre potencias medias no está tomando la forma de tratados de seguridad comprometidos con la defensa mutua en tiempos de crisis. Eso significa que dicha cooperación no puede reemplazar el paraguas de seguridad proporcionado por Estados Unidos a sus aliados.


Por lo tanto, los formuladores de políticas en estos países que temen el segundo mandato de Trump esperan en secreto que los cuatro juicios penales que enfrenta lo frenan o que se le prohibirá postularse.


Aparte de los juicios penales, también están en marcha batallas legales sobre su elegibilidad para postularse para presidente. En diciembre de 2023, la Corte Suprema de Colorado dictaminó que Trump no podía participar en las primarias del estado debido a su papel en los disturbios del Capitolio del 6 de enero de 2021 en Estados Unidos.


Este mes, la Corte Suprema de Estados Unidos anuló la decisión de la corte de Colorado que prohibía a Trump participar en las elecciones primarias del estado, diciendo que los estados individuales no podían prohibir a los candidatos presidenciales bajo la disposición de la Constitución sobre insurrección.


Disputas similares están en curso en unos 20 estados. Sin embargo, esas batallas legales que lo obligan a perder por defecto o perder las elecciones no servirán a los intereses ni de Estados Unidos ni del mundo. Podría ser el escenario más peligroso a largo plazo.


Trump podría entonces afirmar que las elecciones fueron robadas nuevamente debido a una caza de brujas e instar a sus seguidores a levantarse. Esto podría correr el riesgo de que la violencia se propague en varios lugares, ya que la afirmación de Trump enojaría a sus partidarios radicales y los incitaría a protestas violentas.


El resultado más deseable de las elecciones presidenciales de Estados Unidos para Estados Unidos y el mundo es una decisión clara e innegable a través de una elección justa. Los mejores intereses de los aliados de Estados Unidos residen en una victoria indiscutible de Biden, quien valora la cooperación internacional.


Sin embargo, otros países no tienen forma de influir en la elección de los votantes estadounidenses.


Los aliados de Estados Unidos y las naciones amigas deben prepararse para el riesgo de un regreso de Trump. No está claro si las medidas a largo plazo, como la cooperación entre potencias medias y la mejora de sus propias capacidades de defensa, puedan absorber los impactos de la agenda de política de seguridad de Trump. Es por eso que lo mejor sería que estas naciones aceleraran sus esfuerzos para protegerse del riesgo.

Fuente: https://asia.nikkei.com/Spotlight/Comment/U.S.-allies-in-Indo-Pacific-tremble-at-prospect-of-Trump-return

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,860SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles