fbpx
20.7 C
Mexico City
sábado, mayo 18, 2024
- Anuncio -spot_img

Trump y el panorama del riesgo económico global

Hemos entrado en un período de intensificación de rivalidades y conflictos geopolíticos. La guerra de Rusia contra Ucrania se encuentra ahora en su tercer año; el conflicto entre Israel y Hamas aún podría convertirse en una guerra regional; y la profundización de la guerra fría entre Estados Unidos y China aún puede volverse más intensa en Taiwán en algún momento de esta década.

Si Donald Trump gana las elecciones presidenciales estadounidenses en noviembre, el mundo se desestabilizará aún más. Y, sin embargo, hasta ahora estos riesgos sólo han tenido un efecto limitado en las economías y los mercados. ¿Podría eso cambiar pronto?

Si bien la guerra entre Rusia y Ucrania sigue siendo tan brutal como siempre, es probable que sus efectos globales sean más modestos. Los riesgos de una participación directa de la OTAN o del uso de armas nucleares tácticas por parte de Rusia son menores hoy que en momentos anteriores de la guerra. De la misma manera, si bien la guerra inicialmente produjo un aumento en los precios de la energía, los alimentos, los fertilizantes y los metales industriales, incluso Europa –la región más afectada– ha absorbido el impacto con sólo una modesta desaceleración del crecimiento (o un estancamiento en algunos casos). no la severa recesión que muchos analistas temían.

Los hidrocarburos rusos han sido reemplazados por mayores importaciones de Estados Unidos y países de Medio Oriente. El impacto sobre los precios de los alimentos se ha reducido desde que Ucrania logró reabrir un corredor del Mar Negro para sus exportaciones de cereales.

La guerra entre Israel y Hamas también ha tenido hasta ahora sólo un impacto económico regional y global limitado. Es cierto que el PIB de Israel se contrajo drásticamente en el cuarto trimestre de 2023 y probablemente seguirá débil mientras continúe el conflicto. El daño económico a Gaza, obviamente, es aún más grave; y los ingresos de Egipto provenientes del Canal de Suez –una importante fuente de ingresos de divisas– han caído debido a los ataques de los hutíes yemeníes al transporte de carga a través del Mar Rojo. No obstante, si el conflicto se mantiene contenido en su forma actual, el impacto económico y de mercado global también seguirá siendo limitado.

Después de todo, haría falta una escalada regional importante –como una guerra abierta entre Israel y Hezbollah en el Líbano, o señales de que Israel (y posiblemente Estados Unidos) está en el camino hacia una guerra con Irán– para generar expectativas de una crisis global más severa. caer. Una guerra a gran escala entre Israel e Irán reduciría drásticamente la producción y las exportaciones de energía del Golfo, provocando un aumento en los precios de la energía similar a los shocks estanflacionarios globales que siguieron a la Guerra de Yom Kippur de 1973 y la Revolución iraní de 1979. Afortunadamente, la probabilidad de una fuerte escalada regional sigue siendo baja por el momento.

Si bien es probable que la guerra fría –o competencia estratégica– entre Estados Unidos y China siga empeorando con el tiempo, es posible que las relaciones no se deterioren mucho este año. El presidente estadounidense Joe Biden y su homólogo chino, Xi Jinping, acordaron un deshielo táctico a finales del año pasado, y la reacción de China ante un resultado indeseable en las elecciones presidenciales de Taiwán ha sido relativamente moderada. Aunque la cuestión de Taiwán podría llegar a un punto crítico a finales de esta década, no es probable que eso suceda este año ni el próximo. Las debilidades y fragilidades económicas de China pueden llevarla a ser menos conflictiva con Estados Unidos y Occidente.

Al mismo tiempo, la reducción de riesgos, la relocalización, la apuntalamiento de amigos y la restricción del comercio de bienes, servicios, capital y tecnologías por parte de Occidente no se intensificarán mucho en el corto plazo. Mientras se siga controlando la competencia estratégica, el impacto económico global será modesto.

El mayor riesgo geopolítico para el crecimiento y los mercados son las elecciones estadounidenses. Pero aquí es importante reconocer que Trump y Biden comparten algunas prioridades de política exterior. Tanto los demócratas como los republicanos son agresivos con China y seguirán siéndolo. Tanto Biden como Trump han sido firmes partidarios de Israel, pero también reconocen que la deseada normalización de las relaciones entre Israel y Arabia Saudita puede requerir cierto reconocimiento de una eventual solución de dos Estados.

La mayor diferencia entre Trump y Biden está en las cuestiones de la OTAN, Europa y el conflicto Rusia-Ucrania. A algunos les preocupa que Trump abandone Ucrania y permita que Rusia gane la guerra. Pero como es probable que siga siendo agresivo con China, puede preocuparle la señal que enviaría (con respecto a Taiwán) de permitir que Rusia se apodere de Ucrania. Además, lo que Trump realmente quiere es que los miembros europeos de la OTAN gasten más en defensa. Si lo hacen, podría reconocer el valor de la alianza a medida que gira hacia Asia para disuadir a China.

La forma más importante en que una segunda administración Trump afectaría a los mercados es a través de sus políticas económicas. No hay duda de que las políticas proteccionistas estadounidenses se volverían más severas. Trump ya ha dicho que impondría un arancel del 10% a todas las importaciones que lleguen a Estados Unidos (la tasa arancelaria promedio actualmente es de alrededor del 2%), y presumiblemente aranceles aún más altos a las importaciones provenientes de China. Esto desencadenaría nuevas guerras comerciales, no sólo con rivales estratégicos como China, sino también con los aliados de Estados Unidos en Europa y Asia, como Japón y Corea del Sur.

Una guerra comercial global reduciría el crecimiento y aumentaría la inflación, lo que lo convertiría en el mayor riesgo geopolítico que los mercados deberían considerar en los próximos meses. En este escenario, la desglobalización, el desacoplamiento, la fragmentación, el proteccionismo, la balcanización de las cadenas de suministro globales y la desdolarización se convertirían en riesgos aún mayores para el crecimiento económico y los mercados financieros.

Otros riesgos estanflacionarios relacionados con Trump incluyen su actitud negacionista hacia el cambio climático y la probabilidad de que intente reemplazar al presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, con una figura más moderada y dócil. Finalmente, las políticas fiscales de Trump aumentarían los déficits que ya son demasiado altos. Se ampliarían los recortes de impuestos que están a punto de expirar, al igual que un mayor gasto en defensa y prestaciones sociales. Aumentaría el riesgo de que los vigilantes de los bonos acaben impactando a los mercados de bonos con rendimientos mucho más altos. Con deudas públicas y privadas elevadas y en aumento, eso introduciría el espectro de una crisis financiera.

Como dice el refrán: ‘Es la economía, estúpido’. La agenda de política económica propuesta por Trump es ahora la mayor amenaza para las economías y los mercados de todo el mundo.

Fuente: https://www.project-syndicate.org/commentary/trump-global-economic-financial-outlook-geopolitical-and-policy-risks-by-nouriel-roubini-2024-03?utm_source=Project%20Syndicate%20Newsletter&utm_campaign=e90525885d-sunday_newsletter_03_10_2024&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-e90525885d-107291189&mc_cid=e90525885d&mc_eid=b85d0eef78

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles