fbpx
20.6 C
Mexico City
miércoles, abril 24, 2024
- Anuncio -spot_img

Guerra Rusia VS Ucrania cerca de su final negociada, mercados mundiales y finanzas arrastrados.

El mundo necesita paz y Kiev no puede vencer a Rusia

Masahiro Matsumura es profesor de política internacional y seguridad nacional en la facultad de derecho de la Universidad de St. Andrew en Osaka.

Los comentarios del presidente francés Emmanuel Macron durante una reunión con su homólogo chino Xi Jinping en Beijing en abril sobre la necesidad de una política exterior europea independiente de los EE. UU. y la importancia de buscar una solución política de la guerra en Ucrania en coordinación con China han generado críticas significativas.
Sin embargo, cabe preguntarse por qué Macron se mostró tan escéptico sobre la hoja de ruta de Estados Unidos para resolver el conflicto.

El pensamiento de Macron puede entenderse mejor si se ve desde la perspectiva de un enfoque sistémico de la dinámica del orden mundial actual, observando cómo el conflicto prolongado en Ucrania está afectando la situación global. La mayoría de los comentarios de actualidad se centran regionalmente y están inundados de detalles operativos y tácticos, mientras que carecen de una imagen global integral.

La confrontación arraigada entre el Occidente liderado por Estados Unidos y Rusia no se ha desarrollado y probablemente no se convertirá en una guerra directa entre los dos. Cada bando se ha abstenido estrictamente de realizar ataques directos al otro y, en general, ha evitado caracterizar su conflicto como una guerra.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, a la derecha, con su homólogo estadounidense, Joe Biden, en la cumbre del G7 en Hiroshima: Occidente se ha inclinado excesivamente hacia los valores. 
(Folleto a través de Reuters)

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha calificado constantemente la acción de su país en Ucrania como una “operación militar especial”. El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, solo se ha comprometido a proporcionar a Ucrania armas y otra asistencia militar indirecta, en lugar de tropas.

Hacer lo contrario seguramente traería un grave riesgo de escalada que podría conducir a una guerra nuclear, particularmente porque el tratado fundacional de la OTAN requiere una acción defensiva colectiva contra cualquier agresor, lenguaje que cubriría un ataque ruso de represalia o anticipación.

No obstante, Occidente ha presionado imprudentemente contra la línea roja de Rusia al enviar armas cada vez más ofensivas a Ucrania, mientras que Moscú ha amenazado ocasionalmente a Occidente con el uso de armas nucleares. Aún así, la regla no escrita de no guerra nuclear entre los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU se mantiene firme.

En cambio, el enfrentamiento entre Estados Unidos y Rusia involucra dimensiones no militares, políticas y económicas, junto con una guerra psicológica en el contexto de las batallas terrestres geográficamente limitadas pero intensas que tienen lugar en Ucrania.
Mientras tanto, el estallido del conflicto ha provocado un marcado declive de la hegemonía estadounidense, a pesar de la forma en que Washington está tirando de las riendas de la política ucraniana de grandes aliados.

El Sur Global, cuyo poder económico agregado ha aumentado significativamente, no se ha aliado diplomáticamente con los EE. UU. en la guerra y ha aumentado el alejamiento de Occidente en su conjunto.

El presidente ruso, Vladimir Putin, a la derecha, visita Crimea en marzo: Los objetivos de la contraofensiva planificada de Ucrania son inalcanzables. 
(Kremlin vía Reuters)

Mientras tanto, China ha estado llenando de manera notoria el vacío dejado por la distracción estadounidense con los asuntos de Ucrania en el Medio Oriente plagado de conflictos, en particular al mediar con éxito en la reconciliación entre los rivales de toda la vida, Arabia Saudita e Irán.

Al mismo tiempo, el dominio del dólar estadounidense está disminuyendo en medio del creciente uso del yuan, el rublo ruso, la rupia india y otras monedas para el comercio internacional como consecuencia de las sanciones financieras occidentales contra Moscú.
Económicamente, las sanciones cada vez más amplias han resultado contraproducentes al provocar un aumento de los precios de los combustibles fósiles y otros productos básicos, agravando la inflación y las dificultades económicas públicas y provocando disturbios laborales y socavando la legitimidad democrática en Occidente.

En consecuencia, para sostener la lucha contra Rusia, el Occidente liderado por Estados Unidos no puede sino confiar en reforzar la solidaridad a través de la manipulación ideológica de los credos democráticos liberales. Pero anunciar un comunicado conjunto justo es una cosa; llevar a cabo una acción colectiva respaldada por la movilización de los recursos necesarios en un momento de dificultad es otra muy distinta.

Debido a la intensificación de las presiones políticas y económicas internas que interactúan con la fatiga pública hacia la ayuda a Ucrania, los cismas latentes en Occidente se están profundizando y aflorando con mayor frecuencia. La durabilidad de la posición de liderazgo de Estados Unidos parece cada vez más dudosa dadas las crecientes vulnerabilidades estructurales económicas y financieras del país y los riesgos sistémicos que plausiblemente podrían conducir a un debilitamiento hegemónico.

Las relaciones internacionales anárquicas implican una interacción compleja y dinámica entre sistemas de intereses, poder y valores. La paz y la seguridad duraderas requieren lograr un delicado equilibrio entre las tres.

Hasta ahora, el Occidente liderado por EE. UU. se ha inclinado excesivamente hacia los valores, al mismo tiempo que toma a la ligera los intereses y el poder. A pesar de la grave disminución relativa del poder de EE. UU., los líderes estadounidenses aún creen en reforzar con fuerza la expansión global de la libertad y la democracia, incluido el apoyo a la expansión de la OTAN hacia el este.

Se dice que Ucrania está preparando una gran contraofensiva para desalojar a las fuerzas rusas del territorio ocupado, que podría incluir a Crimea, mientras solicita que Occidente proporcione armas aún más poderosas. Pero es obvio que dadas las existencias de armas y la capacidad de producción actuales, así como el considerable desgaste sufrido por las fuerzas ucranianas, los ambiciosos objetivos de Kiev son inalcanzables.

En términos prácticos, sus fuerzas a lo sumo darán un gran golpe a Rusia que podría mejorar la posición de Kiev para negociar términos favorables en un acuerdo político o un alto el fuego. De lo contrario, solo existe la sombría perspectiva de un conflicto armado más prolongado.

Tanto Occidente liderado por Estados Unidos como Rusia pronto tendrán una breve ventana de oportunidad para poner fin a la guerra. Ha llegado el momento del realismo prudencial.

Por: masahiro matsumura

Fuente: https://asia.nikkei.com/Opinion/The-West-must-get-real-and-seize-chance-for-Ukraine-settlement?utm_campaign=GL_opinion&utm_medium=email&utm_source=NA_newsletter&utm_content=article_link&del_type=6&pub_date=20230610093000&seq_num=6&si=13636

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,790SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles