fbpx
20 C
Mexico City
sábado, mayo 18, 2024
- Anuncio -spot_img

A medida que aumenta el nearshoring en México, el peso cobra protagonismo

México está preparado para beneficiarse de la deslocalización, una tendencia creciente que está alentando a las empresas estadounidenses a fabricar productos cerca de casa. Esto pone un renovado enfoque en el comercio y una mayor atención de los inversores al creciente peso mexicano.

China, por supuesto, ha visto caer drásticamente las ventas de mercancías en medio de las interrupciones de la cadena de suministro de la era de la pandemia y el aumento de los aranceles de los EE. UU. Esto ha provocado retrasos en los productos para muchas empresas estadounidenses, animándolas a trasladar el abastecimiento a México para garantizar que los productos lleguen a los clientes a tiempo.

México es una opción obvia, no sólo porque tiene frontera con Estados Unidos, lo que significa que los camiones de carga pueden entregar mercancías en aproximadamente 12 horas, sino también porque tiene un tratado de libre comercio llamado Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá, anteriormente conocido como el Acuerdo del Norte. Tratado de Libre Comercio Americano.

En 2023, México superó a China como el mayor importador a Estados Unidos, representando el 15% del total de las importaciones estadounidenses, según datos del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

‘Hemos visto un enorme salto en las exportaciones en muy poco tiempo’, dice Jeff Grills, quien supervisa la deuda de los mercados emergentes para Aegon Asset Management, con sede en Nueva York.

Peso volátil
A medida que los inversionistas se suman al frenesí del nearshoring, el peso mexicano se ha disparado en los últimos 12 meses y se ha convertido en uno de los pares comerciales más volátiles con el dólar estadounidense, impulsando las oportunidades para los operadores de divisas (forex).

‘Los futuros del peso mexicano son nuestro contrato de mayor rendimiento, con un aumento del 24 % en el volumen nocional en 2023 y un récord de volumen diario promedio trimestral de 2.200 millones de dólares en el cuarto trimestre de 2023’, dice Paul Houston, director global de productos de divisas de CME Group.

De hecho, 2023 fue un año récord para los futuros del peso mexicano en CME Group. El contrato alcanzó un récord de 1.800 millones de dólares en valor nocional equivalente de volumen diario promedio (ADV).

‘La liquidez del Grupo CME en futuros del peso mexicano ha sido un elemento clave para mejorar nuestras actividades de cobertura y, por lo tanto, poder aumentar la oferta de productos de nuestros clientes’, dice Alejandro Vigil, director de divisas del banco mexicano BBVA.

La actividad compradora de los administradores de activos, en particular los fondos de cobertura locales, los administradores de activos y los fondos de pensiones, o “Afores”, también ha aumentado notablemente, según Houston, mientras que el interés de las grandes corporaciones mexicanas también está aumentando.

En 2023, CME Group redujo los incrementos del precio mínimo de las operaciones en bloque para ofrecer más granularidad y liquidez al mercado y, al mismo tiempo, reducir los costos comerciales. Esto ha llevado a que las operaciones en bloque de clientes institucionales se multipliquen por veinte en 2023, según Houston.

Uno de los impulsores del aumento del comercio de pesos también radica en el “carry trade”, donde los inversores captan el diferencial de tasas de interés en diferentes países pidiendo prestado fondos de un país con tasas de interés bajas y comprando bonos en un país con tasas más altas. El banco central de México comenzó a subir las tasas por encima de las de Estados Unidos y otros países en 2021.

Las operaciones con otras monedas latinoamericanas también alcanzaron nuevos máximos en 2023. Los futuros del real brasileño alcanzaron un récord de 300 millones de dólares en valor nocional equivalente ADV en CME Group.

‘El crecimiento continuo de las economías mexicana y brasileña, combinado con el actual entorno de tasas de interés, está impulsando a más clientes a negociar futuros de divisas de CME Group’, dice Houston.

Exportaciones cuadriplicadas
El T-MEC ha desatado un corredor comercial de 1,3 billones de dólares entre Estados Unidos, México y Canadá, frente a los 343 mil millones de dólares cuando se firmó el TLCAN en 1994.

Si la deslocalización cercana se materializa plenamente, México será un gran ganador, ya que las exportaciones manufactureras a compradores estadounidenses superarán los 600 mil millones de dólares en 2028, frente a los 455 mil millones de dólares actuales, según Morgan Stanley.

El banco también predice que las inversiones podrían aumentar a $46 mil millones, impulsando el producto interno bruto anual de México a alrededor del 3% en el período 2025-27 desde un estimado del 1,9% en 2022.

El banco mexicano Banorte es más optimista y pronostica que las ventas aumentarán en 168 mil millones de dólares en cinco años, impulsadas por las exportaciones de automóviles, computadoras, transporte, electricidad y telecomunicaciones. Espera que la tendencia transforme la economía de México y le ayude a adelantarse a otros países de la región, que están experimentando una disminución del crecimiento pospandemia, como Colombia y Chile.

Banorte planea agregar 800 trabajadores para satisfacer la demanda de financiamiento para el fenómeno de la cadena de suministro, que ya tiene plantas de fabricación, o “maquilas”, en el norte de México luchando por cumplir con los pedidos.

“Muchos de los parques industriales y manufactureros del país están al 100% de su capacidad”, confirma Carlos González, director de investigación del banco de inversión mexicano Monex. ‘Necesitamos muchos más préstamos e inversiones en infraestructura’.

Sin embargo, las tasas de interés pueden representar un desafío para las proyecciones de crecimiento. El economista jefe del Grupo CME, Erik Norland, señala que es poco probable que Estados Unidos y Canadá sientan todos los efectos del ajuste monetario hasta más tarde en 2024 o 2025. Como principales socios comerciales de México, cualquier desaceleración en esas economías podría ser una mala noticia para el peso.

Gran enfoque en vehículos eléctricos
Un gran impulsor de la fabricación podría ser el floreciente espacio de los vehículos eléctricos (EV). Tesla anunció planes para construir una fábrica de 5 mil millones de dólares en Monterrey, una gran ciudad industrial que limita con Texas y cerca de San Antonio. Para no quedarse atrás, BMW también tiene la intención de establecer una fábrica de baterías para vehículos eléctricos de 800 millones de euros en el estado de San Luis Potosí, que también ensamblará su mini sedán Neue Klasse.

Otro gasto notable provendrá de proveedores externos como el alemán Robert Bosch, que planea una planta de frenos electrónicos de 258 millones de dólares para abastecer a Tesla, BMW y Nissan. Mientras tanto, Samsung también pretende destinar 500 millones de dólares para impulsar la producción de electrodomésticos en Tijuana, cerca de San Diego, y en Querétaro, una ciudad de rápido crecimiento a poca distancia de Ciudad de México.

Se avecina competencia global
También hay competencia. Las empresas estadounidenses están mirando cada vez más a India, que está impulsando sus políticas e infraestructura proempresariales para competir con México, así como a Costa Rica, que ha construido un enorme centro de producción de textiles y prendas de vestir para robar clientes de moda a su vecino del norte.

Los impuestos también son prohibitivamente altos para una nación donde la infraestructura energética y vial sigue siendo deficiente, señala Andrés Abadía, economista jefe para América Latina de Pantheon Macroeconomics.

“México ocupa el puesto 115 entre 190 países en términos de cuán fácil es para las empresas tener energía confiable”, explica. “Esto tiene que mejorar, así como la logística y la seguridad del transporte”, especialmente en los puertos donde la corrupción de larga data ha permitido que florezca el contrabando mientras la actividad de las pandillas continúa amenazando a los transportistas de carga.

La actividad minera, especialmente la de plata, también podría experimentar una reactivación. Con 6,300 toneladas métricas (TM) extraídas en 2022, México es el mayor productor mundial, seguido de China. Sin embargo, los inversores necesitan ver mejoras en el marco legal y el entorno empresarial de México antes de asumir nuevos compromisos, dicen los analistas.

“El potencial es enorme, pero muchas cosas necesitan mejorar para que México aproveche esta oportunidad de nearshoring, como las condiciones legales (es decir, leyes más estrictas que protejan a los inversionistas extranjeros), la logística, la infraestructura y las regulaciones laborales”, señala Abadía.

Esos desafíos no impiden que los inversores negocien el par MXN/USD en CME Group, lo que aumenta el interés abierto por sus futuros y opciones a niveles récord.

“El peso es, con diferencia, nuestra moneda más fuerte en América Latina”, añade Houston. ‘Es el más líquido, por lo que es el más aplicable a los futuros’.

Fuente: https://partners.wsj.com/cme-group/beyond-the-market/as-nearshoring-increases-in-mexico-the-peso-comes-into-focus/?utm_medium=WSJ&utm_source=1403142_1_wsj_ros_in_articlenativemodule_flight1

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles