fbpx
13.5 C
Mexico City
sábado, febrero 24, 2024
- Anuncio -spot_img

Crimea saca lentamente a Rusia de su peninsula con poder de fuego

Dos misiles ucranianos impactaron en el cuartel general de la flota rusa del Mar Negro antes del mediodía del 22 de septiembre. Esta vez no pudo haber encubrimiento. Después de un ataque ucraniano a un puesto de mando cercano dos días antes, los censores habían borrado la mayoría de las publicaciones en las redes sociales escritas por lugareños. Pero la huelga diurna en el centro de Sebastopol, programada para coincidir con una reunión de generales de alto rango, fue imposible de silenciar. Las salas de chat locales estaban repletas de chismes. “Día 576 de una guerra de tres días para tomar Kiev”, decía uno.

“¿Qué pasa con nuestras líneas rojas? Es hora de borrar a estos malditos ucranianos de la faz de la tierra”, otro. En medio de las afirmaciones ucranianas de que habían matado al comandante de la flota y a otros 34 oficiales, las autoridades rusas incluso comenzaron a encender las sirenas de alerta temprana de ataque aéreo, algo que anteriormente habían tratado de evitar.

Un año y medio después, la guerra de Vladimir Putin ha llegado a Crimea en serio. Desde principios del verano, Ucrania ha intensificado masivamente los ataques contra la península anexada por el Kremlin en un golpe de estado en gran medida incruento en 2014. Utilizando una combinación de nuevos drones de fabricación casera y misiles de crucero suministrados desde el extranjero, ha atacado bases militares, bases y centros de mando y control.


El 13 de septiembre, un ataque en el dique seco de Sevmorzavod en Sebastopol acabó con un barco de desembarco anfibio y uno de los apenas seis submarinos de clase kilo capaces de lanzar misiles de crucero cerca de la costa ucraniana. Un día después, drones y misiles de crucero ucranianos destruyeron un sistema de defensa aérea de última generación S-400 cuyo precio de exportación superaba los mil millones de dólares. El 23 de septiembre, un día después del ataque al cuartel general, otra andanada de misiles de crucero alcanzó un muelle en Sebastopol. Lenta y metódicamente, Ucrania está minando el poder de fuego de Rusia en Crimea.


Fuentes militares ucranianas dicen que las operaciones no son necesariamente fines en sí mismas. Más bien deberían verse como auxiliares de dos esfuerzos más importantes. La primera es la actual contraofensiva terrestre de Ucrania, centrada en la región de Zaporizhia, al noreste de Crimea. Cualquier éxito ucraniano en la degradación del poder aéreo, ferroviario y logístico, dicen, socava las tropas rusas que se abastecen directamente desde la península.


El segundo foco es una competición naval en el Mar Negro. Aquí, Ucrania está tratando de negarle a Rusia el monopolio del mar y recuperar el control de rutas marítimas vitales. Está destruyendo buques de guerra rusos siempre que puede y empujando al resto a una distancia que dificulta al máximo el ataque a puertos, ciudades y un nuevo corredor marítimo. El proceso comenzó en abril de 2022 con el hundimiento del buque insignia ruso Moskva, alcanzado por un misil de crucero Neptuno de producción nacional que la marina ni siquiera estaba segura de que funcionara. Desde entonces, Ucrania ha hundido o dañado al menos 19 barcos rusos.


La economía de Ucrania se basa en el éxito de un nuevo corredor marítimo dentro y fuera de Odessa, anunciado en agosto tras la negativa de Rusia a extender un acuerdo sobre cereales. La seguridad de la ruta, que bordea la costa dentro de aguas territoriales ucranianas, depende de dos cosas: una apuesta a que Rusia no atacará a barcos civiles que naveguen bajo banderas neutrales; y una amenaza viable de represalias si eso no resulta suficiente.

Esto último ya es real. Al comienzo de la guerra, los buques de guerra rusos estaban posicionados amenazadoramente cerca de Odessa. Hoy en día, rara vez entran en el noroeste del Mar Negro, un logro notable para una armada ucraniana sin un solo buque de guerra operativo. “Los ucranianos se han adaptado para convertirse en una flota de mosquitos [utilizando drones navales, misiles y artillería]”, dice John Foreman, ex agregado de defensa británico en Moscú y Kiev. ‘Es una estrategia clásica de negación del mar que otros utilizaron contra la Marina Real [británica] en el pasado’.


Los estrategas de Ucrania han identificado sistemáticamente a Crimea como el talón de Aquiles de Rusia: crucial para su capacidad de proyectar poder y conservar los territorios ocupados, pero vulnerable a ser aislada. Un artículo coescrito en septiembre de 2022 por el comandante en jefe de Ucrania, Valery Zaluzhny, destacó la necesidad de hacer que “los sentimientos [de malestar en Crimea] sean más agudos, naturales y tangibles”. Nuevas circunstancias han añadido urgencia a ese objetivo. La contraofensiva aún no ha producido el avance que muchos esperaban; específicamente, no ha puesto a Crimea al alcance de la artillería desde el norte. Hay presión para mostrar resultados de otra manera.


Aún más importantes son las nuevas capacidades en manos de los planificadores ucranianos. Las líneas de financiación concedidas a los fabricantes de drones a principios de 2023 están poniendo a disposición nuevos drones aéreos y marítimos. Algunos de los drones navales, como el “Sea Baby”, utilizado para atacar el puente de Kerch que une a Rusia directamente con Crimea, habían estado en desarrollo durante años. Pero otros, como el “Marichka” submarino de estilo torpedo, que tiene una potencia explosiva de 450 kg, han aparecido más recientemente.


Ucrania también tiene nuevos misiles a su disposición: flujos constantes de misiles de crucero Storm Shadow/scalp desde Gran Bretaña y Francia, y una nueva versión tierra-tierra del Neptune que hundió el Moskva. ‘El gran cambio es que recibimos nuevos misiles e inteligencia’, dice una fuente del Estado Mayor de Ucrania. ‘Tan pronto como tenemos un objetivo y podemos alcanzarlo, esto es exactamente lo que hacemos’. Otros misiles de crucero están en proyecto. ‘Queremos un análogo de los Kalibr y Kh-101 rusos’, dice la fuente, señalando que la velocidad, maniobrabilidad y sigilo de estas armas las hace difíciles de interceptar.


Hanna Shelest, una experta en seguridad radicada en Odessa, dice que Ucrania no tendrá que buscar muy lejos para obtener experiencia. La otrora superpotencia de misiles tenía un puñado de proyectos “locos… de clase mundial” en desarrollo antes de 2014, dice. Fueron suspendidos por falta de financiación o, en algunos casos, por sabotaje. ‘Hubo muchos casos en los que los documentos desaparecieron o no estaban firmados’. Algunos de estos proyectos han sido desempolvados. Crear un nuevo misil suele tardar unos diez años, pero llevar al mercado prototipos más antiguos será mucho más rápido.

Sin embargo, aunque Ucrania sigue cosechando éxitos contra su adversario más poderoso, no está claro si algún día llegará un punto de inflexión. Andrii Ryzhenko, un capitán retirado de la marina ucraniana, dice que la campaña para hacer que Crimea sea insostenible continuará hasta bien entrado el invierno. La llegada prevista de misiles de ataque estadounidenses, prometida por el presidente Joe Biden la semana pasada, ayudará a prolongar el bombardeo. ‘Seguiremos buscando los puntos débiles de Rusia y seguiremos degradando las defensas y la logística rusas’, dice Ryzhenko.


Rusia está ajustando sus tácticas en respuesta a la nueva amenaza. Ha trasladado algunos de sus barcos a puertos más seguros, como Novorossiysk, al otro lado del Mar Negro. Pero la importancia psicológica de Crimea para el gobierno de Putin significa que es probable que se aferre a ella. Ucrania ha degradado significativamente el “índice de poder naval” de Rusia, una medida operativa que utiliza para tener en cuenta los drones, los radares, la artillería costera, etc., así como los buques de guerra, aunque todavía está muy lejos de la paridad. Al comienzo de la guerra, su armada estimó esa proporción en 12:1. Hoy la proporción es de 4:1. “Los rusos todavía tienen ventaja”, admite el capitán Ryzhenko.

Fuente: https://www.economist.com/europe/2023/09/25/war-has-arrived-in-crimea?utm_content=article-link-1&etear=nl_today_1&utm_campaign=r.the-economist-today&utm_medium=email.internal-newsletter.np&utm_source=salesforce-marketing-cloud&utm_term=9/25/2023&utm_id=1785511

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,620SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles