fbpx
26.8 C
Mexico City
lunes, junio 17, 2024
- Anuncio -spot_img

Elecciones de Polonia pueden causar un giro político en la Unión Europea

La victoria de la oposición en Polonia es el resultado electoral más significativo desde la victoria de Emmanuel Macron en 2017 sobre la populista de extrema derecha Marie Le Pen en Francia. Esas elecciones de 2017, que se produjeron inmediatamente después del Brexit y con la preocupación de que la Unión Europea pudiera desmoronarse aún más, salvaron a la Unión Europea del abismo. Esta última elección, ampliamente considerada como un salvamento de la democracia polaca, también es increíblemente significativa para la Unión Europea, no por lo que impide sino por lo que promete.

Polonia es el quinto estado miembro más grande de la UE por población y el mayor de los países del antiguo Pacto de Varsovia en unirse a la Unión Europea. También ha experimentado un milagro económico desde que se unió a la Unión Europea en 2004 y ha sido una voz fuerte, persistente y, lamentablemente, acertada de preocupación por la Rusia de Vladimir Putin.

Todo esto significó que cuando estalló la guerra en Ucrania en febrero de 2022, hubo considerables rumores sobre un cambio de poder hacia el este dentro de la Unión Europea, con Polonia a la cabeza. Después de todo, los europeos del este tenían razón acerca de la amenaza rusa, y los europeos occidentales, particularmente Alemania, estaban muy equivocados. Sin embargo, por muy atractivo que fuera el sentimiento, especialmente para los del Este, el poder dentro de la Unión Europea no se desplazó hacia el Este, en gran parte porque el Este no ofrecía una visión positiva de hacia dónde quería que fuera la Unión Europea.

Cuando Estonia, por ejemplo, propuso una iniciativa innovadora para que la Unión Europea comprara municiones para Ucrania, fue adoptada a la velocidad del rayo. Esto demostró que si Oriente lideraba el intento de fortalecer la Unión Europea, Occidente ciertamente lo seguiría. Pero Polonia no tenía capacidad para liderar la Unión Europea porque quería debilitar, no fortalecer, a Europa. Polonia podía establecer el listón para Europa en materia de gasto en defensa y apoyo militar a Ucrania, pero al mismo tiempo estaba socavando las decisiones de la UE, avivando deliberadamente la tensión con Alemania y recientemente restringiendo el comercio ucraniano. Polonia, con un gobierno nacionalista, no podía liderar una unión en la que no parecía creer. Por lo tanto, es posible que la atención de Europa se haya desplazado hacia el Este, pero el centro de gravedad dentro de la Unión Europea se movió poco.

Dado que Donald Tusk probablemente se convertirá en primer ministro, la victoria de la oposición centrista crea una oportunidad para el tan comentado cambio de poder hacia el este dentro de la Unión Europea precisamente porque un gobierno polaco pro-UE buscará fortalecer la unión. Pero lo más importante es que un nuevo gobierno polaco pro UE también podría abrir la puerta a una integración europea más profunda, incluidas las reformas críticas que la Unión Europea debe emprender para convertirse en un actor geopolítico global más cohesivo.

El momento de estas elecciones es crítico en parte porque el motor franco-alemán de la Unión Europea se ha estancado. La reciente cumbre anual en Hamburgo, donde se suponía que Francia y Alemania resolverían sus diferencias y crearían una agenda para la UE, produjo pocos avances, y esto se produjo después de que la del año pasado fuera cancelada por completo. Berlín, con su coalición de gobierno fracturada, está en un aprieto y no ofrece una visión más amplia para Europa. El presidente francés, Emmanuel Macron, ofrece muchas visiones para Europa, pero carece de la capacidad y la confianza más amplia sin un socio fuerte para convertir sus ideas y planes en realidad. Por lo tanto, la Unión Europea se encuentra estancada, incapaz de ponerse de acuerdo sobre nuevas reglas fiscales, sobre cómo complementar el presupuesto de la UE o una agenda de reformas para ayudar a abrir paso a Ucrania.

Entra Polonia. Un nuevo gobierno polaco pro UE, encabezado por Tusk, que conoce Bruselas como ex presidente del Consejo Europeo, podría ayudar a impulsar la Unión Europea. Polonia tiene la oportunidad de trabajar con Francia para esbozar una visión clara de la Unión Europea. Esto no significa que Polonia simplemente esté de acuerdo con la agenda de Francia, sino que más bien desempeñe el papel que tan a menudo ha desempeñado Alemania al centrarse en esfuerzos particulares y en la ambición de corregir el tamaño. Si Varsovia y París están en la misma página y empujando en la misma dirección, se ejercería una presión adicional sobre Berlín para que se una. Berlín estará ansioso por pasar página sobre la hostilidad del gobierno liderado por Ley y Justicia y construir una asociación más sólida con Varsovia. Por tanto, el llamado formato de Weimar entre Alemania, Polonia y Francia podría convertirse en un lugar clave en los próximos años.

Por lo tanto, Polonia, con su nuevo gobierno, tiene la oportunidad de impulsar a la Unión Europea hacia adelante en una serie de áreas clave.

En primer lugar, puede crear un impulso para la membresía de Ucrania y la reforma de la UE. El gobierno polaco liderado por Ley y Justicia hizo mucho por Ucrania en términos de ayuda y apoyo a los refugiados. Pero sin duda habría sido un obstáculo importante para la reforma de la UE, que será necesaria para allanar el camino hacia la membresía de Ucrania. Es probable que un nuevo gobierno polaco adopte un enfoque mucho más constructivo respecto de la agenda de reformas, creando así un impulso real. Esto es muy importante porque uno de los obstáculos clave para la reforma de la UE es psicológico. Los funcionarios se muestran cautelosos a la hora de sumergirse en lo que será un proceso difícil, largo, técnico y a menudo tedioso si creen que las probabilidades políticas de éxito son bajas. La eliminación de Polonia como obstáculo genera un impulso positivo.

En segundo lugar, puede fortalecer la capacidad de la Unión Europea para defender la democracia y el Estado de derecho. Este tema ahora puede volver a incluirse en la agenda de la reforma de la UE. Después de haber llevado a cabo una campaña electoral sobre la preservación de la democracia y el estatus de Polonia en la UE, el nuevo gobierno polaco entiende claramente la importancia de defender el Estado de derecho en la unión. Polonia debería liderar un esfuerzo para fortalecer las herramientas de aplicación de la ley de la Unión Europea y ayudar a guiar la política de la UE para adoptar una línea más firme con Hungría.

En tercer lugar, puede impulsar la defensa de la UE. Estonia, como ya se ha mencionado, ha liderado el camino con propuestas innovadoras. Pero existe una necesidad urgente de que la Unión Europea haga más, por ejemplo financiando mayores esfuerzos conjuntos europeos de adquisiciones. Ya sea reforzando la financiación de la asistencia de seguridad de la UE para Ucrania, ampliando los esfuerzos de adquisición de la Unión Europea más allá de las municiones y delineando de manera más amplia una visión para la defensa de la UE e incorporándola a la OTAN, Polonia podría impulsar propuestas de largo alcance.

En cuarto lugar, puede exigir una reforma del presupuesto de la UE y de la capacidad fiscal de la unión. Es probable que Polonia quiera ver crecer el presupuesto de la UE para apoyar a Ucrania, invertir en defensa y brindar apoyo a infraestructura. Polonia es actualmente el mayor beneficiario neto del presupuesto de la UE, recibiendo casi 12 mil millones de euros en 2021. Esto significa que Polonia podría ser una voz poderosa para expandir la capacidad fiscal de la Unión Europea y probablemente se opondrá a un retorno rígido al pacto de estabilidad y crecimiento que Alemania está defendiendo. Por lo tanto, es necesario que la unión invierta y gaste más, y eso podría respaldarse con un mayor endeudamiento de la UE o desarrollando su capacidad de recaudación de ingresos. Aquí es donde la ruptura de las relaciones franco-alemanas ha obstaculizado el progreso en la unión y donde el liderazgo de Polonia y de países clave de la eurozona como España podrían trazar un nuevo camino.

Por último, es poco probable que descarrile la agenda climática de la UE. El anterior gobierno polaco fue una espina clavada en los esfuerzos climáticos de la Unión Europea. Si bien es posible que Polonia no lidere la política climática de la UE, también puede dejar de actuar como saboteador y adoptar en su lugar un enfoque más productivo. Esto será un alivio para Bruselas.

Las elecciones en Polonia tienen el potencial de remodelar Europa. La pregunta será si un nuevo gobierno polaco aprovecha la oportunidad y presenta una visión y una agenda positivas para la Unión Europea. Si lo hace, es probable que Europa le siga.

Fuente: https://www.csis.org/analysis/polands-election-could-transform-european-union

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles