fbpx
30.7 C
Mexico City
lunes, mayo 27, 2024
- Anuncio -spot_img

Macron Plantea Escenario sin OTAN ante Amenazas a Seguridad Europea y que Trump Gane Elecciones EE.UU.

Hace siete años, cuando Emmanuel Macron fue elegido presidente de Francia por primera vez, fue con una campaña llena de optimismo sobre Europa. El líder que se sentó con The Economist el 29 de abril es una figura mucho más grave. No ha perdido nada de su energía combativa. Pero su análisis de las amenazas que rodean a Europa es decididamente sombrío. Está en juego la supervivencia de Europa como lugar seguro, garante de la prosperidad y del orden democrático liberal. ‘Una civilización puede morir’, advierte Macron, y el final puede ser ‘brutal’. ‘Las cosas pueden suceder mucho más rápido de lo que pensamos’.


Macron habla pocos días después de dar un discurso en la Sorbona en el que dijo por primera vez que “nuestra Europa puede morir”. En nuestra entrevista, realizada en el salón doré del primer piso del Palacio del Eliseo, con las ventanas francesas abiertas a los amplios jardines de abajo, el presidente enfatiza mucho más claramente la urgencia y gravedad del momento. Su preocupación no se refiere sólo a la Unión Europea, ni siquiera a la defensa del territorio europeo. Se trata de la durabilidad de un conjunto de normas y valores, sustentados por la riqueza económica y la seguridad física, que vinculan a todos los europeos.


Macron identifica un triple shock de amenazas interconectadas que crean un momento particularmente peligroso en la historia del continente. El primero es geopolítico: la lucha de Europa por hacer frente a la Rusia de Vladimir Putin, incluso cuando el futuro compromiso de Estados Unidos con Europa se ha tambaleado. Tras preocuparse en voz alta por no “humillar” a Moscú, Macron se ha convertido en uno de los halcones más abiertos de Europa. Al enumerar el historial de beligerancia rusa, desde su amenaza de utilizar armas nucleares hasta su implacable uso de guerra híbrida y desinformación, problemas regionales y agresiones en el espacio y el mar, el presidente no tiene dudas sobre lo que está en juego. ‘Si Rusia gana en Ucrania, no habrá seguridad en Europa’, afirma. “¿Quién puede pretender que Rusia se detendrá ahí?” ¿Qué seguridad habría, pregunta, para los países vecinos: Moldavia, Rumania, Polonia, Lituania y otros?


Para hacer frente a Rusia en el corto plazo, recuerda Macron, los líderes europeos y de la OTAN que se reunieron en París el 26 de febrero acordaron nuevas medidas, incluido el refuerzo de las fronteras de Moldavia. Francia ahora codirige con Estados Unidos una coalición para abastecer de artillería a Ucrania; Macron dice que hará nuevas entregas antes del verano. Francia ha firmado un acuerdo de seguridad bilateral de diez años con Ucrania, por un valor de 3.000 millones de euros (3.200 millones de dólares) en 2024.


Macron también mantiene su negativa a descartar el despliegue de tropas sobre el terreno en Ucrania. Sus comentarios provocaron incredulidad e ira en Alemania, y una respuesta feroz de Olaf Scholz, el canciller. Sin embargo, el presidente francés sostiene que, frente a una Rusia expansionista, la capacidad de Europa para disuadir nuevas agresiones depende de no definir líneas rojas. Él llama a esto “la condición básica” de su seguridad y credibilidad. No fueron palabras vacías, insiste. ‘Si los rusos atravesaran las líneas del frente, si hubiera una petición ucraniana, lo cual no es el caso hoy’, dice, ‘tendríamos legítimamente que plantearnos esta pregunta’. Francia, señala, envió sus tropas para ayudar a los países africanos en el Sahel cuando sus líderes se lo pidieron.


Para apuntalar a Europa en el largo plazo, Macron está ideando ideas para un nuevo “marco” de seguridad europeo vinculante. Esto instantáneamente pone los pelos de punta a muchos atlantistas europeos, que desconfían de los motivos de Francia, sospechando que pretende socavar la OTAN y utilizar grandes visiones para apuntalar sus propias empresas de defensa. En una entrevista de 2019 con The Economist, Macron habló de la “muerte cerebral” de la OTAN. Hoy, sin embargo, insiste en que “no se trata de dejar de lado a la OTAN”.

Según él, Estados Unidos simplemente no siempre respaldará a Europa. El continente no tiene otra opción: “Tenemos que prepararnos para protegernos”. Quiere comenzar en una cumbre en julio en el Palacio de Blenheim de Gran Bretaña. Esta reunión de la Comunidad Política Europea, una creación de Macron, reúne a miembros de la UE y de fuera de la UE. El presidente quiere que los asistentes identifiquen los riesgos de seguridad que enfrenta Europa, las capacidades militares que necesita y cómo fabricar más equipo en suelo europeo. Macron pondrá sobre la mesa un debate completo sobre cómo la disuasión nuclear de Francia (que, a diferencia de la británica, es totalmente de fabricación propia y no “asignada” a la OTAN) podría contribuir aún más a la seguridad europea. Quiere finalizar este debate ‘en los próximos meses’. Macron también quiere reforzar la cooperación bilateral en defensa con los anfitriones, la Gran Bretaña post-Brexit, basándose en los tratados de Lancaster House.


Todo esto es sorprendente, sobre todo porque refleja una voluntad decididamente nada francesa de pensar fuera del marco de la UE sobre cómo los europeos podrían forjar acuerdos basados ​​en una “geografía múltiple”. La seguridad futura de Europa es un ‘debate existencial’, declara Macron, que ‘no se reduce a la Unión Europea… El marco no es institucional, es geográfico’. Los anteriores dirigentes franceses concebían la defensa europea como un proyecto de la UE, lo que solía asustar a los británicos. Charles de Gaulle guardó celosamente la soberanía de Francia y fue el primero en desarrollar su disuasión nuclear autónoma. De hecho, los actuales herederos de la derecha gaullista, el Partido Republicano, acusan a Macron de poner en peligro esto con su oferta nuclear, aunque, como subraya el presidente, no ofrece ceder el control operativo.


El segundo riesgo para Europa proviene del doble shock económico de la aceleración de la tecnología y de China. A Macron, un exbanquero de inversiones, le preocupa que Europa esté a punto de quedarse atrás en sectores cruciales de alta tecnología, desde la tecnología limpia hasta la computación cuántica, si no comprende la escala y la urgencia de lo que hay que hacer ahora. Parte de su solución implicaría una gran inyección de dinero público, al viejo estilo dirigista. Parte de esto también se centraría en la desregulación, para fomentar el riesgo y la innovación disruptiva.


El presidente de China, Xi Jinping, visitará Francia del 6 al 7 de mayo y pasará por los Pirineos, donde Macron pasó las vacaciones de su infancia con su abuela. El presidente francés espera mantener a China comprometida en la lucha contra el cambio climático, así como instar a Xi a ejercer presión sobre Rusia. Pero Macron también le dará a su invitado un mensaje duro sobre la necesidad de proteger tanto a los productores europeos (en particular, de una afluencia de vehículos eléctricos chinos) como su seguridad estratégica.


Este análisis se basa en la observación de que ya nadie sigue las reglas. El viejo orden se ha roto. Nada lo ha reemplazado todavía. Estados Unidos, según Macron, pensó que disciplinaría el comportamiento chino con reglas comerciales internacionales. En cambio, Estados Unidos ha terminado subsidiando masivamente su propia industria, al igual que los chinos. Europa, insiste, no está siendo proteccionista sino realista cuando intenta hacer lo mismo. Además, si los europeos quieren construir la escala industrial necesaria para seguir siendo competitivos, advierte, deben aceptar que la especialización no puede significar una proporción “justa” de los subsidios para todos los países o industrias.

La última amenaza para Europa es democrática: un nacionalismo renaciente, turboalimentado por la desinformación y las noticias de cámara de eco. La mejor manera de comprender el riesgo actual, sugiere Macron, es releer a Marc Bloch, un historiador francés ejecutado por la Gestapo. En “Strange Defeat”, Bloch argumentó que las élites facilitaron la caída de Francia en manos de los nazis en 1940 a través de su miopía y su complacencia. ‘Lo que me mata, en Francia como en Europa, es el espíritu de derrota’, declara el presidente. “El espíritu de derrota significa dos cosas: te acostumbras y dejas de luchar”. Éste es el peligro: las élites están empezando a asumir que las encuestas de opinión hacen que un resultado sea inevitable y luego se resignan a ello. “La política no se trata de leer encuestas”, dice; “Es una lucha, se trata de ideas, se trata de convicciones”.


Como siempre ocurre con Macron, hay algo en todo esto que deslumbra y consterna. Alemania cerrará los oídos a sus llamamientos a un mayor presupuesto de la UE. A los europeos aferrados al paraguas de seguridad estadounidense no les gusta nada que parezca acelerar su desaparición. Los líderes institucionales de la UE resistirán cualquier amenaza a sus propias estructuras de poder. Incluso si hubiera acuerdo sobre los objetivos, convertir en realidad un conjunto tan amplio de ideas supera los límites de la ambición. Macron ha logrado cambiar la conversación en Europa sobre algunos asuntos, como la emisión de deuda común o la promesa de ampliar la UE a Ucrania y Moldavia. Pero su debilidad ha sido a menudo la construcción de alianzas, sobre todo en un momento en que el vínculo franco-alemán es tan tenso.


Sin embargo, las dificultades o los riesgos rara vez han disuadido a Macron, de 46 años. Como ha dicho a menudo, si hubiera escuchado a quienes aconsejaban precaución, no estaría donde está hoy. A pesar de la oscuridad del análisis del presidente, su espíritu parece, sorprendentemente, haber sobrevivido a las turbulencias del cargo. Macron no puede postularse para un tercer mandato consecutivo en 2027. Esto le deja tres años para apuntalar su legado. Su último llamado de atención puede ser un intento de agitar tanto a sus compatriotas europeos como a aquellos que buscan defenderse de los nacionalistas y sucederlo en el amplio centro de su país.

Fuente: https://www.economist.com/europe/2024/05/02/how-to-rescue-europe

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,860SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles