fbpx
16.8 C
Mexico City
viernes, julio 19, 2024
- Anuncio -spot_img

Análisis sobre la guerra en Rusia y cómo terminarla

El presidente ruso, Vladimir Putin, nunca esperó encontrarse después de 18 meses de una gran guerra en Ucrania. En enredos pasados, incluido el que heredó en Transnistria (la región separatista de Moldavia) y el que creó en 2008 en Georgia, por ejemplo, se contentó con dejar que los conflictos hirvieran a fuego lento. Pero la conflagración en Ucrania es demasiado grande y demasiado importante: no puede aceptar una combustión lenta ni llevar a cabo el tipo de conflicto congelado que ahora existe en varias partes del mundo postsoviético. Es poco probable que la estrategia de Putin en los próximos meses sea más de lo mismo: el status quo no es ni atractivo ni sostenible para él. Mientras mira hacia el próximo invierno, piensa en formas de poner fin a la guerra en sus términos.


No puede hacerlo simplemente enviando más tropas y armas al frente: sus reservas de ambos son limitadas. En cambio, buscará de nuevo oportunidades para infligir dolor a Ucrania lejos del frente. Y como es probable que su enfoque se vuelva más brutal y sádico, Ucrania y sus socios internacionales deben estar preparados. Quienes apoyan a Ucrania y el derecho internacional pueden encontrar formas de ampliar el campo de juego y ejercer más presión sobre Putin.

EL CAMPO DE BATALLA DEL ALMA
Una de las cosas sorprendentes del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky es su comprensión aparentemente intuitiva de que ganar una guerra no es sólo una cuestión de tener suficientes armas y soldados y gestionar las líneas de suministro, ni se trata sólo de estrategia y tácticas militares. Zelensky recuerda a muchos en Occidente a Winston Churchill porque, tal como lo hizo el primer ministro británico durante la Segunda Guerra Mundial, entiende que la guerra requiere la administración del alma nacional. Un líder en tiempos de guerra, especialmente en una guerra existencial, debe ser a la vez general y prelado.

Esta preservación a la vez secular y espiritual de la nación requiere elevar lo que comúnmente se entiende como moral, pero también apelar a los elementos más profundos de la identidad común y el sentido de propósito frente al horror y la adversidad: el tipo de creencia individual y colectiva que, en de manera casi religiosa, anima a las personas a dar un acto de fe: creer en la posibilidad de aliviar su condición actual y en su poder para hacer algo al respecto, incluso si no pueden ver un camino plausible hacia un futuro mejor.


Los cuidadosos y valientes esfuerzos de Zelensky por reunir los corazones, cuerpos y mentes de sus compatriotas frente a una agresión despiadada han quedado de manifiesto desde el comienzo de la guerra, desde su desafiante declaración a los preocupados funcionarios estadounidenses que querían evacuarlo de Kiev… No necesito que me lleven, necesito munición”, a su manejo deliberado de las expectativas y la ejecución de la contraofensiva ucraniana en curso. Sabía que después de un año y medio de agotamiento humano y material de la guerra, los propios ucranianos, al igual que sus socios internacionales, ahora son menos capaces de absorber la decepción.


Tanto Zelensky como Putin entienden que, en términos militares, la guerra está, por el momento, en un punto muerto. Continuará mientras ambas partes puedan hacer incluso un trabajo modesto de reabastecimiento de cuerpos y armas en el frente. Para Zelensky, esto plantea un desafío táctico: necesita garantizar que Ucrania pueda seguir obteniendo las armas que necesita, incluso cuando sus socios occidentales, en particular Estados Unidos, enfrentan una combinación de obstáculos materiales (y la reposición de existencias agotadas se vuelve cada vez más difícil). y distracciones políticas (el inminente ciclo de elecciones presidenciales en Estados Unidos). Pero para Putin, el estancamiento plantea un desafío estratégico inesperado.

LA TRAICIÓN DEL TIEMPO
En el casi cuarto de siglo de gobierno de Putin, el tiempo ha sido su cómplice más constante. Putin ha utilizado su creciente autoritarismo, especialmente después de regresar a la presidencia en 2012, para ganar tiempo: tiempo para calmar a sus críticos internos, para moldear la mentalidad rusa con propaganda, para esperar a que pase la capacidad de atención de Occidente tras los atropellos del pasado. y atraer a las elites de Rusia y sus países vecinos a una red de corrupción.


Al comienzo de la guerra, parecía que, como siempre, el tiempo estaba del lado de Putin. Incluso aquellos pocos que no pensaban que Rusia derrotaría rápidamente a las fuerzas ucranianas, la mayoría habría predicho que, ante un enfrentamiento militar, Putin se conformaría a largo plazo. Desgastaría a los ucranianos en el campo de batalla durante el tiempo que fuera necesario, contando con que Occidente perdería su determinación y que Ucrania perdería fuerza y ​​esperanza.


Dieciocho meses después, no está tan claro que el tiempo esté del lado de Putin. El G-7, la OTAN y la Unión Europea no han perdido la determinación. Los desafíos económicos internos de China han dado motivos de impaciencia a Beijing, el único aliado y fuente de apoyo importante de Moscú. Exteriormente, el líder chino Xi Jinping no ha roto con Putin, pero Putin sabe que él es el socio menor en esa relación, y los socios menores normalmente no llegan a hacer exigencias a sus mayores. A pesar de todas las declaraciones de que Putin reforzará su control más que nunca después de la rebelión de junio de la compañía militar privada Wagner, el extraño espectáculo y sus consecuencias expusieron grietas donde se pensaba que no existían. Incluso si se pueden reparar, no pueden pasar desapercibidos. Como ha descrito mi colega Tatiana Stanovaya en Foreign Affairs, la guerra está regresando a Rusia, Putin está cada vez más aislado en su propio sistema, desvinculado de los puntos de estabilidad que anclan un juego sostenido de tiempo. Y está envejeciendo: el tiempo finalmente nos traiciona a todos.

INTENCIONES CRUELES
La conclusión obvia que se puede sacar de los analistas que enfatizan que la guerra ha llegado a una especie de punto muerto es que los responsables de las políticas en Occidente deberían seguir moviéndose malhumorados de un paquete de asistencia militar al siguiente, inventariando sin cesar armas y municiones, y decidir (con lo que pasa).

Pero Putin puede estar cada vez más ansioso por concluir la guerra en sus términos; el tiempo ya no es el compañero que alguna vez imaginó que sería. Las evaluaciones creíbles del pensamiento y el estado mental de Putin son notoriamente difíciles de alcanzar, pero quienes lo han estudiado durante décadas informan que, en todo caso, se ha comprometido más con la misión mesiánica sucedánea que expuso en un discurso surrealista en vísperas de la guerra. Ya sea que decidirse a ganar tiempo apele o no a sus intuiciones estratégicas, hay pocas razones para creer que apele a su psique actual. Puede que vea la perspectiva de la reelección de Donald Trump como una oportunidad potencial para el abandono de Ucrania por parte de Estados Unidos y un fin negociado del conflicto en los términos del Kremlin, pero ese resultado tiene, en el mejor de los casos, una probabilidad de 50-50, y aún está por encima de un año de distancia. Esperar la victoria de Trump es una cosa; apostar por ello, otra muy distinta. E incluso si Putin espera aguantar el conflicto hasta las elecciones presidenciales de Estados Unidos, querrá mejorar su posición antes de cualquier negociación esperada.

Desafortunadamente, eso significa que los próximos meses pueden ser especialmente sombríos: si Putin quiere llevar la guerra a una conclusión o prepararse para las negociaciones, no aceptará simplemente la continuación indefinida de la guerra de trincheras de desgaste. A pesar de los problemas de equipamiento y suministro de armas de su ejército, estará dispuesto a hacer más, muchas más, de las cosas más horribles que ya ha hecho. Intensificará los crímenes de guerra, incluida la violencia sexual y los secuestros, ordenando explícitamente algunas atrocidades y tolerando tácitamente otros incidentes similares. Ampliará los ataques contra la infraestructura civil, incluidos hospitales y escuelas. Acelerará los fines genocidas de la guerra, intentando infligir aún más matanzas y devastación a las poblaciones civiles. Al intensificar los ataques criminales contra civiles, esperará socavar la capacidad de los ucranianos para trabajar juntos, funcionar y verse a sí mismos como una nación.


El principal campo de batalla del próximo invierno no serán las trincheras a lo largo del Donbass. Putin intentará romper el alma ucraniana.


TIC TAC
En respuesta, Estados Unidos y los socios internacionales de Ucrania deberían estar preparados para reforzar el espíritu ucraniano y darle cuerda al reloj que hace tic-tac en la cabeza de Putin. Por supuesto, deben seguir brindando asistencia militar, pero también necesitan, de conformidad con el derecho internacional, debilitar a Rusia y recordar a Putin y al pueblo ucraniano que los opositores a la violenta agresión del Kremlin conservan su agencia; todavía pueden hacer cosas.

Occidente puede ampliar su enfoque en los próximos meses de varias maneras. Los países occidentales deberían proporcionar experiencia e inteligencia a los ucranianos que puedan utilizar para destruir las instalaciones rusas dentro de Rusia que son fundamentales para el reabastecimiento de las líneas del frente y los ataques aéreos rusos. Los ataques con drones o actos de sabotaje dirigidos a bases militares y fábricas de equipos podrían volverse más comunes, debilitando aún más el esfuerzo bélico ruso y haciendo que la guerra sea más palpable para el pueblo ruso.


Estados Unidos y sus socios clave también deberían enviar un mensaje claro a Putin de que si ataca infraestructuras críticas como los sistemas de gas, agua y electricidad este invierno, como lo ha hecho en el pasado, no sólo lanzarán misiles balísticos de corto alcance ATACMS, sino también También eliminar algunas de las limitaciones impuestas a los sistemas de armas ya proporcionados a Ucrania, restricciones que actualmente impiden que Ucrania utilice dichas armas para atacar objetivos en Rusia. A pesar del terrible estado de la relación entre Estados Unidos y Rusia, los funcionarios estadounidenses han recalcado a sus homólogos rusos cómo Washington ha limitado con éxito el alcance del conflicto y ha evitado la escalada, en particular restringiendo el uso de ciertas armas que ahora están en manos ucranianas. Estados Unidos se ha ganado credibilidad ante Putin al poder ejercer ese control. Los funcionarios estadounidenses deberían dejar en claro que si Putin continúa atacando a civiles y la infraestructura de la que dependen, Estados Unidos eliminará gradualmente las restricciones, incluidas aquellas que actualmente impiden a Ucrania tomar medidas proporcionales y discriminatorias en suelo ruso en respuesta a los ataques rusos contra Ucrania.

Lejos del campo de batalla, Estados Unidos y otros socios deberían comenzar a tomar formalmente las reservas internacionales de Rusia, de las que muchos países se apoderaron después de que Putin lanzó la invasión, y transferirlas a un fondo para apoyar a Ucrania. Desde el comienzo de la guerra se han congelado unos 300.000 millones de dólares de reservas soberanas rusas. Las preocupaciones sobre el establecimiento de un peligroso precedente legal internacional –así como los posibles efectos en cadena para los bancos centrales y el sistema financiero internacional– han impedido hasta ahora que Estados Unidos y sus socios implementen tales transferencias. Pero es hora de superar las objeciones legales, con el mayor cuidado posible para reducir el precedente establecido, y comenzar a crear un fondo de reconstrucción de Ucrania con activos rusos. Para empezar, los funcionarios occidentales deberían transferir 20.000 millones de dólares al mes. Putin creerá que mientras las reservas no hayan sido confiscadas formalmente, seguirán en la mesa de negociaciones al final de la guerra. La transferencia de 20.000 millones de dólares mensuales mientras continúe su guerra ilegal y equivocada le recordará el paso del tiempo y se convertirá en un testimonio más de los crecientes costos de la guerra.


Estas tres medidas reforzarían el sentido de capacidad de los ucranianos y su sensación de que se comprende su difícil situación. Ser capaz de imponer costos militares dentro de Rusia, tal como lo ha hecho Rusia desde el comienzo de la guerra en Ucrania, proporcionaría una nivelación parcial del campo de juego. Les recordaría a los ucranianos que mientras Putin intenta doblegarlos, ellos tienen la capacidad de resistir de nuevas maneras que perjudican a Putin y a su ejército. El anuncio de que un verdadero fondo de reconstrucción de Ucrania (que en última instancia debe ser de cientos de miles de millones de dólares) está comenzando con las reservas rusas como financiación inicial indicaría que los socios de Ucrania están planeando un futuro esperanzador para el asediado país y su pueblo. Y, lo que es más importante, ese compromiso con la defensa de Ucrania acelerará el reloj contra el que ahora se encuentra Putin.

Fuente: https://www.foreignaffairs.com/ukraine/putin-races-against-clock?utm_medium=newsletters&utm_source=fatoday&utm_campaign=American%20Hatred%20Goes%20Global%20&utm_content=20230919&utm_term=FA%20Today%20-%20112017

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,690SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles