fbpx
25.7 C
Mexico City
viernes, mayo 17, 2024
- Anuncio -spot_img

China está desapareciendo

La disminución de la población de China, que el gobierno chino confirmó oficialmente en enero, ha llevado a muchos observadores a preguntarse si las tendencias demográficas actuales del país amenazan su estabilidad.

Según la Oficina Nacional de Estadísticas, la población de China se redujo el año pasado por primera vez en 60 años, nueve años antes de lo previsto por las proyecciones del gobierno. La tasa de fertilidad (nacimientos por mujer) cayó a 1,0-1,1, muy por debajo del pronóstico oficial de 1,8. En particular, el número de nacimientos se redujo drásticamente a 9,56 millones, el menor número desde 1790, a pesar del cambio de China a una política de dos hijos en 2016.


Pero esta fuerte caída en el número de nacimientos es una ilusión causada por una enorme exageración de las cifras anteriores a 2020. Por ejemplo, una encuesta por muestreo de 2016 mostró una tasa de fertilidad de 1,25 y solo 13 millones de nacimientos, que luego se infló a 18,83 millones. De manera similar, el informe Perspectivas de la Población Mundial de las Naciones Unidas, típicamente considerado como una fuente confiable de estimaciones y proyecciones de las tendencias demográficas chinas, siempre se equivoca, sin excepción. El WPP de 2022 sugiere que la población de China comenzó a disminuir el año pasado (diez años antes de su proyección de 2019), mientras que yo estimo que la disminución comenzó en 2018. El último WPP también predijo que la población de China caería a 767 millones en 2100, muy por debajo su previsión anterior de 1.065 millones.


Las proyecciones del WPP todavía sobreestiman la población de China. Si bien el WPP de 2022 sitúa la población china en 1.430 millones de personas, yo calculo que ahora es menos de 1.280 millones. Además, según el WPP, hubo 28,2 millones de nacimientos en China en 1990 y 17,4 millones en 2000. Sin embargo, los censos de 1990 y 2000 cifraron el número de nacimientos chinos en 23,7 millones y 14,2 millones, respectivamente, como lo confirma el noveno número de nacimientos. alumnos de 2004 y 2014.


El WPP de 2022 también exagera la población futura de China, prediciendo una tasa de fertilidad de 1,31 para 2023-50 y de 1,45 para 2051-2100. La tasa de fertilidad entre los chinos de la región sugiere lo contrario. Hong Kong, Macao, Taiwán y los chinos de Singapur han tenido tasas de fertilidad promedio de 1,0 a 1,1 (las más bajas del mundo) durante las últimas dos décadas, a pesar de las políticas pronatalistas de las autoridades locales.


Los esfuerzos de China por aumentar su tasa de fertilidad enfrentan tres desafíos principales. Primero, la política del hijo único ha remodelado la economía china, aumentando dramáticamente el costo de criar a los hijos. El ingreso disponible de los hogares chinos equivale a sólo el 44% de su PIB, en comparación con el 72% en Estados Unidos y el 65% en el Reino Unido. El mercado inmobiliario chino estaba valorado en cuatro veces el PIB del país en 2020, mientras que el mercado inmobiliario estadounidense está valorado en 1,6 veces el PIB.

Las autoridades chinas se enfrentan ahora a un dilema: si la burbuja inmobiliaria no estalla, las parejas jóvenes no podrán permitirse criar a dos hijos. Pero si la burbuja estalla, la economía de China se desacelerará y estallará una crisis financiera global. Del mismo modo, aumentar el ingreso disponible de los hogares al 60-70% del PIB para aumentar la fertilidad podría reducir el poder del gobierno, socavando los fundamentos económicos de su actual enfoque político “autoritario en el interior y agresivo en el exterior”.
Dadas estas difíciles compensaciones, las autoridades chinas podrían estar más inclinadas a replicar las políticas japonesas para reducir los costos de crianza de los hijos, como reducir los costos escolares y brindar cuidado infantil conveniente, subsidios por nacimiento y beneficios de vivienda a las parejas jóvenes. Pero el enfoque de Japón ha resultado costoso e ineficaz: la tasa de fertilidad del país recibió un aumento temporal, de 1,26 en 2005 a 1,45 en 2015, antes de volver a caer a 1,23 en 2022. Además, como “está envejeciendo antes de enriquecerse”, China carece de los medios financieros para emular a Japón.


Hay razones tanto fisiológicas como culturales para la crisis demográfica de China. Dado que cada vez más mujeres retrasan el matrimonio y el parto, la tasa de infertilidad del país ha aumentado del 2% a principios de la década de 1980 al 18% en 2020. De 2013 a 2021, el número de primeros matrimonios se redujo a más de la mitad, y a tres cuartas partes para 20 -24 años. Y la política del hijo único, que ha estado vigente durante 36 años, ha cambiado irreversiblemente la visión china sobre la maternidad: tener un hijo –o ninguno– se ha convertido en la norma social.


Cuanto más reciente es la cohorte de mujeres chinas, menos dispuestas parecen a tener hijos. Una encuesta reciente encontró que, si bien el número promedio de hijos previstos entre las mujeres en China es de 1,64, el promedio disminuye a 1,54 para las mujeres nacidas después de 1990 y a 1,48 para las mujeres nacidas después de 2000. A modo de comparación, en Corea del Sur y Hong Kong, el promedio de hijos previstos es de 1,64. El número de hijos es de 1,92 y 1,41, respectivamente (ambas tasas de fertilidad son aproximadamente la mitad de las cifras previstas). Si este interés cada vez menor en la maternidad sirve de indicación, China tendrá dificultades para estabilizar su tasa de fertilidad en 0,8 y su población caerá a menos de 1.020 millones en 2050 y a 310 millones en 2100.


La antigua China también experimentó una disminución de su población debido a la guerra y el hambre, pero se recuperó rápidamente, de forma similar a la pérdida de sangre durante la regeneración normal. Es difícil recuperarse de las disminuciones demográficas modernas, como la anemia aplásica.


Incluso si China logra aumentar su tasa de fertilidad a 1,1 e impide que disminuya, su población probablemente caerá a 1.080 millones en 2050 y a 440 millones en 2100. La participación del país en la población mundial, que disminuyó del 37% en 1820 al 22 % en 1950-80, caerá al 11% en 2050 y al 4% en 2100.

Los efectos de esta disminución de la población se verán agravados por el rápido envejecimiento, que desacelerará el crecimiento chino y probablemente aumentará la deuda pública. La proporción de chinos de 65 años o más aumentará del 14% en 2020 al 35% en 2050. Mientras que cinco trabajadores de entre 20 y 64 años mantenían a cada ciudadano mayor de 65 años o más en 2020, la proporción seguirá disminuyendo a 2,4 trabajadores en 2035 y 1,6 en 2050. En ese momento, la crisis de pensiones de China se convertirá en una catástrofe humanitaria. Las mujeres, que viven entre 6 y 7 años más que los hombres, en promedio, y suelen ser algunos años más jóvenes que sus cónyuges, pagarán en última instancia el precio de este doloroso cambio demográfico.

Fuente: https://www.project-syndicate.org/commentary/china-low-fertility-rate-population-decline-by-yi-fuxian-2023-02?utm_source=Project%20Syndicate%20Newsletter&utm_campaign=f9ef86e69c-sunday_newsletter_12_17_2023&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-f9ef86e69c-107291189&mc_cid=f9ef86e69c&barrier=accesspaylog

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles